LA ESTUPIDEZ AMENAZA LA VIDA

conspirar 4 Hace pocas semanas escribía, en mi columna de prensa semanal, sobre la imperiosa necesidad de que una mayor y mejor educación sanitaria contribuya a eliminar en la población prejuicios y falsas creencias que pueden poner en grave riesgo su salud o, caso de enfermedad, comprometer las posibilidades de curación. Me refería con especial énfasis a las reticencias de un amplio colectivo respecto a las vacunas, lo que no sólo puede dañar a sus propios hijos sino facilitar un contagio del entorno que habría sido evitable. Asimismo, denunciaba la publicidad de lo que han dado en llamar “Medicinas alternativas”, sin base científica alguna y que nunca han demostrado los beneficiosos efectos que se pregonan.

conspirar 10Pues bien: como si las citadas reflexiones hubiesen ejercido el efecto contrario al pretendido, leí al poco, por parte de otro colaborador habitual y en el mismo periódico, un cúmulo de falsedades sobre el tema que es necesario, desde ese medio y también en el blog, desvelar en lo que tienen de desconocimiento cuando no simple estupidez. Porque la mentira no es un punto de vista ni puede ser sustrato de digresiones sin el menor fundamento.conspirar 2

La industria farmacéutica pretende por supuesto la rentabilidad como desvelaba el referido columnista con una clarividencia sin par, pero sin ella -y en espera de que un día el erario financie adecuadamente la investigación biomédica- no se habría avanzado, como se ha hecho, en la profilaxis y tratamiento efectivo de un sinnúmero de patologías. conspirarNaturalmente que se han producido fiascos y errores por falta, la mayoría de veces,  de un seguimiento clínico más prolongado en los ensayos correspondientes. Sin embargo, el aumento en la esperanza de vida no es resultado del azar, y si hoy en día puede curarse la hepatitis C o se ha duplicado la supervivencia media de muchos cánceres, es debido a unos avances farmacológicos financiados en buena parte por multinacionales. ¿Que éstas promueven enfermedades y entran en contubernio con los médicos para ampliar su negocio? ¡Venga ya! La inversión económica busca obviamente el beneficio cuando acierta, pero sin ella estaríamos aún frente a letales epidemias de viruela o polio, sin anestésicos ni quimioterapias antineoplásicas, inermes frente a un sinfín de procesos infecciosos… Todo innecesario porque ahí está la homeopatía y la medicina ortodoxa es fruto de interesadas connivencias, afirma el imbécil a quien me refería al comienzo, cuando lo triste es que el infortunio de algunos enfermos, potencialmente curables, obedezca a que hicieron caso de una pandilla de indocumentados disfrazados de visionarios en posesión de la verdad. Lo cierto es que, en ocasiones y frente a según qué o quién, la censura se echa de menos.

Acerca de Gustavo Catalán

Doctor en medicina y especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador en la revista digital de Los Ángeles "Palabra abierta". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad, corrupción, Medicina, Sanidad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a LA ESTUPIDEZ AMENAZA LA VIDA

  1. Zèfir dijo:

    No podría estar más de acuerdo. Otro de los grandes argumentos de las medicinas alternativas se basa en que se trata de “remedios ancestrales”, como si su origen arcaico fuera un apoyo y no, precisamente, un fundado motivo de sospecha sobre su utilidad.
    Por cierto, las pseudomedicinas también mueven intereses económicos. La homeopatía, por ejemplo, se calcula que factura unos 60 millones de euros al año (A. López, “El Mundo”, 19/03/2016)

    Le gusta a 1 persona

  2. Mónica dijo:

    ¿Cuánto de acuerdo crees que puedo estar contigo?

    En estos casos no sería censura, sino regulación.
    No permitir sacar partido económico de prácticas o medicamentos que no estén debidamente probados. Y ahí entra todo: homeopatía, productos naturales y alternativos (CAM, aquí los farmas vamos locos pues son peligrosos) o diferentes remedios más o menos ancestrales (ahora es que está de moda lo “antiguo” como auténtico).

    Ho oído que la nueva Ministra de sanidad Italiana es antivacunas… Ya me informaré más.
    Gustavo, dime la columna del citado imbécil, y así la leeré y me enfadaré un poco, que ahora no lo estoy mucho.

    Me gusta

  3. Mónica: tu acuerdo es algo obvio. Y de la Ministra antivacunas no he leído nada; ya me dirás si te enteras, pero de la Italia actual puede esperarse cualquier cosa… El autor del artículo al que me refería, en Diario de Mallorca, es un tal Capacete; un abogado “animalista” como se titula a sí mismo y no le falta razón. Publicó el artículo hará 10 ó 12 dias.
    Un abrazo

    Me gusta

    • Mónica dijo:

      Lo he localizado, pero no me deja entrar por no ser suscriptora.
      Viendo el resto de entradas ya se adivina qué clase de personaje es.
      Lo de la Ministra está en todas partes, acabo de leer algo en La Vanguardia.
      Será esto lo que nos viene? Ay!

      Me gusta

  4. Yo no te lo puedo mandar porque tampoco estoy suscrito. Me gusta leer en papel y lo compro en el quiosco. ¡Todo un placer que un día se acabará! Averiguaré en la Vanguardia lo de la Ministra. Un beso

    Me gusta

  5. Pingback: La estupidez amenaza la vida | Palabra Abierta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s