HORARIOS SIN COLCHÓN

dormir 3Si alguno de ustedes es de esos que, con los años, cambia su ritmo de sueño/vigilia (circadiano, le llamará algún enterado), debería aliarse conmigo para proponer que un par de asuntos fuesen objeto de debate en el Congreso de Diputados al igual que lo ha sido el rabo de los perros y su eventual reducción. Porque no me parece que el colchón y su forzado abandono tenga menos trascendencia que el apéndice canino.

Los hay que nos desvelamos a las cuatro de la mañana y si, como afirmó María Zambrano, dormir es regresar, ¿cómo volver atrás y regresar a las dichas que guardamos en la memoria, con los ojos como platos? dormir 5Lo que apetece a esas horas, si el tiempo acompaña, sería salir a darse un garbeo, antes de ponerse al tajo, para el café y el periódico. Así, y en atención a los mayorcitos, la legislación debería contemplar cafeterías abiertas de madrugada ( atendidas por aquellos con parecidas alteraciones circadianas) y quioscos con expendedor automático de prensa (la versión digital a esa edad no es plato de gusto) para que la objetividad de las noticias -en el supuesto de que así sea- supla la añorada subjetividad de los sueños desvanecidos.dormir 6

Y la segunda cuestión que apuntaba: el cambio de hora en ciernes. Su utilidad es más que dudosa, pero no hay duda que posponer el amanecer para los que ya llevan un par de horas despiertos en la oscuridad es, si más no, meterles sin necesidad el dedo en el ojo. dormir 7Por concluir: la unánime noche, por decirlo a lo borgiano, está muy bien si acompaña a los ronquidos; en otro caso, ¡luz, más luz! Y que te echen una mano (mejor si va provista de cuatro churros o una ensaimada) para empezar el nuevo día con optimismo. Porque no todo ha de ser, para los madrugadores a su pesar, encender el flexo y ¡hala!: esperar a que el entorno se despereze. Encima, y en pocos días, una hora más tarde.

Publicado en Actualidad, Humor, Opinion | Etiquetado , , , , , | 7 comentarios

MI NIETO Y EL MANDRIL

Mandril 1Ese mono catirrino (!) y de cola no prensil (podrán advertir lo que he aprendido), era un perfecto desconocido hasta que me comprometí con mi nieto: investigaría esa misma tarde obras y milagros del tal para, al día siguiente, proporcionarle datos con los que redactar el trabajo encargado en la escuela y que debería exponer por escrito y luego en alta voz.

Alimentación, relaciones y reproducción, me repitió. Esos eran los tres capítulos a considerar y, tras la oportuna inmersión en la Red, llegó el momento de las cuatro pinceladas que le permitieran cumplir con su tarea. Tras lo de catirrino, la nariz estriada, seguí. ¿Y eso cómo es? -interrumpió-. Y el trasero (el culo, ¿no?, precisó) rojo para hacerse visible en la penumbra de la selva. Omnívoro, lo que significa… -ya, ya: de todo-. Animales sociales que pueden superar los treinta años de vida. ¿Años humanos? -preguntó-. Bueno, repuse: el tiempo pasa igual para todos… Para todos no -corrigió-, porque un año de perro es como siete de los nuestros. Dada mi escasa experiencia pedagógica, preferí salirme por la tangente y entrar de una vez en el tercer y más peliagudo apartado.mandril

En cuanto a la reproducción, el embarazo dura menos que en los humanos; unos siete meses. ¿Y cómo lo hacen? Verás -proseguí-: el macho emite sonidos para atraer a la hembra. Si ella está en período fértil y acepta, se pone de espaldas y, en esa posición tiene lugar… ejem… la cópula. ¿La qué?  O sea -aclaré-: el apareamiento. Mandril 2Que se la cepilla, quieres decir, resumió poniendo así fin a mis titubeos. Pero no se lo cuentes de ese modo a la maestra, aconsejé tras la inicial sorpresa. ¡Hombre…!, exclamó al tiempo que me miraba como si fuese yo su discípulo. Supe al poco que había conseguido un excelente, de lo que deduje que probablemente me hizo caso. Por lo que respecta a la experiencia, he descubierto que estos críos saben bastante más de lo que suponemos y puedo imaginar lo que deben pensar, en cuanto cumplen los seis o siete,  de nuestros pudores y eufemismos. ¡Como para seguir con París y la cigüeña!

Publicado en Educación, Humor, Política | Etiquetado , , , , , | 10 comentarios

LA TRANSGRESIÓN: A VECES UN RESPIRO

aburrimiento 1En ocasiones la cotidianidad puede pesar demasiado si lleva pegada siquiera a ratos un algo de aburrimiento y quizá  a eso debía referirse Baltasar Gracián al escribir que la repetición es la carcoma que corroe todas las cosas. El esfuerzo continuado, si aplicado un día tras otro a los mismos empeños, corre el riesgo de transformar la ilusión en inercia. Y de ahí a la anestesia media poco trecho.

¿Qué vamos a hacer con nosotros los próximos treinta años?, se preguntaba Daisy, el personaje femenino de la novela El gran Gatsby, y su duda llevaba implícito el temor al tedio que también puede acompañar, por mucho que nos esforcemos en evitarlo, algunas de las decisiones que tomamos tiempo atrás e intentamos mantener por coherencia y amor propio: los diez mil pasos diarios o proseguir con la mejora del inglés (aunque sólo fuera por distinguirnos del presidente Rajoy, glosado en el post anterior), intentar no perder comba en los temas que nos han interesado desde antiguo o seguir con este blog. No sé si me explico y, de no ser así, para entender lo que quiero decir será de ayuda hacer memoria sobre cómo veían de aburridos, algunos escritores, a los ciudadanos de según qué paises (los españoles hemos llevado tradicionalmente el marchamo de la pandereta contra el hastío).aburrimiento 2 Henry Miller escribía en Los días de Clichy que la única preocupación de los luxemburgueses estribaba en decidir en qué lado del pan untar la mantequilla. Y Baudelaire, experto en aburrimientos, aseguraba que Bélgica era capaz de devolver la virginidad al más voluptuoso.

aburrimiento 5

aburrimiento 7Ignoro cuánto habrá de cierto en lo anterior, pero tengo por seguro que no únicamente en esos lugares precisan los corazones de novedad. Y de ahí el título. Por eso entiendo la peculiar vestimenta del actual presidente del Parlamento Balear, Balti Picornell; las meadas a la entrada de cualquier garaje, con nocturnidad o, si me apuran, incluso alguna salida de tono del impresentable Trump. En mi caso no entraré en detalles, pero me vengo planteando el tema de vez en cuando; alguna que otra mañana al repasar el orden del día. Porque da que pensar (y dice poco en favor de uno) tanta disciplina que parece un credo sólo transgredido, si me apuran, cuando se tira la basura a deshoras.

Publicado en Artículo, Educación, Humor, Opinion | Etiquetado , , , , , | 13 comentarios

EL MUY LEÍDO PRESIDENTE RAJOY

mariano-2Hace unos días, concretamente el sábado 25 de febrero, no pude creer lo que veían mis ojos en el periódico El País. Mariano Rajoy, a página entera, como firmante de un artículo titulado España, amparo de libertad y cuyo contenido, con referencias literarias varias, revelaba a las claras que había dispuesto de un negro (tan fácil, en razón de su cargo,como disponer en los medios del espacio que quiera) versado en asuntos que a él, lector del diario Marca y con un lenguaje que delata no sólo carencias en cuanto a lectura sino gramaticales, le pillan a contrapié.

Mariano Rajoy en un mitin en Leon. FOTO BRUNO MORENOA la concesión de la nacionalidad española que mencionaba el texto con orgullo para algunos -no muchos- inmigrantes, debió referirse Don Mariano tiempo atrás con aquel su “Muy españoles, mucho españoles” entre los que ahora se incluía a Héctor Abad Faciolince, el escritor colombiano y autor, entre otras obras, de la novela El olvido que seremos. Es la que glosaba, con seguridad por pluma ajena, nuestro intelectual presidente que, según se afirmababa en el diario, “He citado y recomendado en diversas ocasiones”. ¿Significaba eso que la había leído? Pues qué quieren que les diga: no me lo creo. Como tampoco que el inicio del artículo (“Qué lejos queda el español del éxodo y del llanto al que se refería nuestro poeta León Felipe…”) fuese en modo alguno de cosecha propia.mariano-12

mariano-7Mariano Rajoy sabe mucho de echar pelotas fuera y, como se podía leer a propósito de una defensa de la libertad que ahí reivindicaba a título de presunto autor, con retórica fácil (?) y escasa concreción (se decía en distinto contexto) acostumbra a salirse por la tangente para exculpar a los de su cuerda. Pero poco más y, menos, pretender que comulguemos con ruedas de molino y asumamos que, como mencionaba la susodicha página, sea capaz de “parafrasear al propio Abad Faciolince en su artículo Visados, espinas y clavos”. mariano-8Es más: tras oírle en innumerables ocasiones, dudo que conozca siquiera el significado de “parafrasear”. Por cierto: aceptando que desde la pasada semana y tras revisar el escrito se haya quedado por lo menos con el título de El olvido que seremos, sólo cabría preguntarle cuándo se lo aplicará a sí mismo para que “mucho españoles” no sigan empujados al éxodo y el llanto del León Felipe que se le ocurrió mencionar a su escribiente.  

 

 

Publicado en Actualidad, Literatura, Opinion, Políticas del PP, Prensa | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

machismo-6La ignominia viene de atrás. De muy atrás y, últimamente, la media en este país de un asesinato por semana a manos de la pareja actual o pasada, es la tónica que parece haberse asumido como inevitable y cada vez con menos aspavientos. Podría concluirse que, conforme pasan los años, nos hubiéramos conformado con disfrazar la misoginia y, por lo que respecta a la violencia, arbitrar unos mecanismos represivos que se revelan a todas luces insuficientes para prevenirla o evitar la reincidencia.

No hay organización social o religión alguna que haya logrado acabar con la discriminación. En la antigua Grecia y como es conocido, la esfera pública estaba vetada a las mujeres, surgidas en el mundo después que el varón y a diferencia de éste, nacido de la tierra, originadas del barro (o de una costilla del hombre, para los cristianos). Para Aristóteles eran machos mutilados; los judíos les vetan el estudio de la Torah y los musulmanes las ocultan a la vista. Así hasta hoy y, en contextos ideológicos varios (“Cuando te acerques a la mujer no olvides el látigo”, aconsejaba Nietzsche), ni la Ilustración ni el creciente laicismo han conseguido terminar con la estupidez cronificada y semejante iniquidad. machismo-10Asesinos y maltratadores no reciben castigos ejemplares que ejerzan efecto inhibitorio alguno sobre sus émulos y ellos mismos que, pese a la orden de alejamiento que pueda llevar aparejada la condena, no tienen dificultad alguna, si se les antoja, en hacer de su capa un sayo. La reeducación es una filfa y esta reciente ocurrencia de elaborar un perfil psicológico de maltratador, dada su variabilidad, no es presumible que se convierta en un instrumento útil para la profilaxis.

machismo-7Frente a tal vergüenza colectiva, extraña que no se adopten de una vez por todas medidas más contundentes. Las penas habrían de cumplirse en su integridad y sin reducciones que valgan -a diferencia de lo que pueda pasar con Urdangarín-. En cuanto al alejamiento de la mujer en cuestión, su potencial víctima, de algo habría de servirnos la tecnología.machismo-8 Él y ella deberían ser portadores de un dispositivo electrónico en perfecta sintonía y, de acercarse el varón a menor distancia de la acordada, un aviso sonoro a ambos de cinco minutos tras el cual, el artilugio del presunto agresor produciría una descarga de importancia, de preferencia en la zona perineal-testicular y con seguro efecto disuasorio. Sencillo, ¿verdad? Y de fabricarse en serie el adminículo (del todo aconsejable dadas las cifras de violencia reportadas), tan operativo como barato.

Publicado en Actualidad, Justicia, Opinion, solidaridad | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios