PREMIOS: SUS MÁS Y SUS MENOS

cervantes-1Sus más porque el Cervantes de literatura, al que hoy aludo, se ha concedido a eximios escritores y ahí están, entre otros, Borges y Octavio Paz, Carpentier, Delibes, Cabrera Infante, José Hierro… Sin embargo, el de este año ha recaído en Eduardo Mendoza cuya obra, en mi criterio y el de otros con superior bagaje para la crítica, ha empeorado en los últimos tiempos al extremo de que no resiste la comparación con algunos de sus coetáneos y que junto a él protagonizaron, allá por los setenta, la que se llamó (quizá impropiamente) “Nueva narrativa española”.cervantes-2Con sólo 31 años publicó la que quizá puede considerarse un hito de aquellos años: “La verdad sobre el caso Savolta” (1975), galardonada en su día con el Premio de la Crítica. A ella siguieron otras de indudable mérito: “El misterio de la cripta embrujada” cuatro años más tarde, “La ciudad de los prodigios” (1986)… No obstante, desde los noventa, su producción decayó. cervantesLa última hasta donde sé, “El secreto de la modelo extraviada”, es al decir de muchos totalmente prescindible y, en conjunto, creo que entre los autores de su generación (Tomeo, ya fallecido y también abogado, José María Merino, Manuel de Lope, Luis Mateo Díez, Luís Landero…) los hay que habrían concitado, de haber sido distinguidos, menores reticencias.

Se trata de una opinión y como tal cuestionable si no fuese porque en hablar de medallas llueve sobre mojado. A eso me refiero cuando traigo a colación los premios con “sus menos”. cervantes-4El Cervantes del pasado año al mejicano Fernando del Paso, el Nobel de 2016 a Dylan… por no hablar del Nobel de la Paz, otorgado en tiempos nada menos que a Henry Kissinger. ¿No los había, antes y ahora, con mayor consenso? La cuestión lleva a dar razón a Borges cuando sugirió que lo malo de los premios no es que se concedan a obras malas, sino que la expectativa de ganarlos puede impedir que se escriban obras mejores. Y todos los peros que quieran, aunque tal vez haya algo de eso. Con todos mis respetos al ganador.

Publicado en Actualidad, Literatura, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

LA SANIDAD DE NUESTRO PAÍS, PARA VOSOTROS.

desiguales-4Eso de haced lo que digo y no lo que hago, porque no os queda más remedio, parece ser la convicción de ciertos políticos -y de algunos otros con iguales posibles que ellos- respecto al uso de la sanidad pública en sus respectivos países. Y si para los adinerados nada que objetar y allá cada quién con sus decisiones, cuando se trata de aquellos que tienen entre sus responsabilidades la de lograr la excelencia en el cuidado de las enfermedades merced a una adecuada estructura y organización sanitarias, la hipocresía que demuestra su comportamiento debiera tener su correlato en el Código Penal.desigualesLos profesionales de la medicina conocemos bien la desesperada búsqueda de una esperanza, aunque para ello deban hipotecar, enfermos y familiares, vida y hacienda caso de contar también con la segunda. Desde el requerimiento de segundas o quintas opiniones que desdigan un diagnóstico de gravedad u orillen la dureza del oportuno tratamiento, hasta los desplazamientos allá donde suponen una mejor calidad asistencial e incluso la entrega a inventos de mentecatos y desaprensivos (las llamadas medicinas alternativas), con sus indeseables consecuencias. Todo comprensible, aunque no siempre justificable y tal es el caso de algunos prohombres, de más cara que vergüenza cuando la enfermedad llama a su puerta. Porque no se les puede llenar la boca con la idoneidad sanitaria en su país (y en España convendrá señalar que estamos en muy buena posición) para, cuando aquejados de cualquier dolencia, optar por lo que no entra en las posibilidades de una inmensa mayoría de ciudadanos.desiguales-5desiguales-2

Muchos recordarán que el anterior Rey, Juan Carlos, decidió tratar su cadera en una clínica privada en vez de acudir a un hospital público, sin que en esa ocasión dijese otra vez, como habría sido lo propio, “Perdón; me he equivocado. No volverá a ocurrir”. El extinto Hugo Chávez marchó a Cuba desde Venezuela para el tratamiento de una patología que a día de hoy sigue sin desvelarse y, según leí el 15 de este mismo mes, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha viajado a Estados Unidos para determinar la posible recidiva del cáncer prostático que padeció unos años atrás. Con independencia de la idoneidad sanitaria en sus correpondientes ámbitos de origen, desiguales-3no es de recibo que eludan para sí lo que se ofrece a la mayoría de sus conciudadanos. Una vez más, queda patente que pasarse la ética por el forro es consustancial al cargo que ostentan muchos jerifaltes. Y más allá de fronteras, ideologías o nacionalidades.

Publicado en corrupción, Medicina, Opinion, Sanidad, solidaridad | Etiquetado , , , , , | 6 comentarios

PLACERES Y SUS CONTRARIOS EN LA COTIDIANIDAD

placer-2Esos momentos de plenitud en que, siquiera durante un rato, nos sentimos colmados, no suelen precisar de desplazamientos, esfuerzos sobrehumanos o grandes inversiones. Minucias si quieren; efímeros, pero que nos quiten lo bailao. Además, son asequibles a la mayoría y no precisan siempre de compañía. Ha de haberla, claro está, para experimentar el cosquilleo enardecido que procura una cita erótica, crecerse ante los elogios de alguien a quien se respeta, dejarse invadir por la satisfacción frente al éxito de un hijo/a o por ese abrazo en invierno y de madrugada bajo las mantas. placerSin embargo, que no se esfume la luz de una tarde después de llover, el minuto siguiente al trabajo finalizado a entera satisfacción o la delicia de un pan con tomate y jamón.

Frente a lo anterior, las grandilocuencias no pasan de la epidermis y provocan, todo lo más, una mueca; el discurso coyuntural o, en algunos, cuatro líneas. Piensen en Trump o el Brexit, el teatro podemita o este nuestro Presidente cogido por los pelos. Por todo ello, eso de que la vida Bienaventurada consiste en la virtud y no en el placer, como proclamaba Epicuro, ¡un cuerno! En cuanto a que el placer solitario (y no me refiero a la masturbación) es estéril, pues otro cuerno. ¿Y que no dura? Peor es nada, de modo que total rechazo a vivir fuera de los asuntos de este mundo como aconsejan algunos, ya que es precisamente en este mundo donde podemos obtener, si no felicidad, sus atisbos para el recuerdo cuando desvanecidos.placer-1En cuanto al envés, enfado y cabreos surgen también como por ensalmo, sin nada que ver con filosofías y trascendencias;: tan inmediatos y terrenales como el pan con jamón. ¿Se le ha pinchado a alguien de entre ustedes una rueda del coche mientras volvían a casa de madrugada? placer-5Y de llamar a Movistar, al 1004, tras colgarse la línea una y otra vez, a media conversación, sabrán lo que vale un peine. Todo muy prosaico si quieren: los placeres y sus contrarios, pero de vez en cuando no viene mal dejarse de hermetismos, de análisis dubitativos y aterrizar para rebozar las digresiones con ese día a día de regalo o bofetada. Según se tercie.

Publicado en Humor, Opinion | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

A MÁS DE POBRES, ACOSADOS

inmigr-8Me refiero a esos manteros que vengo observando junto a la terraza del bar que frecuento, aunque el título puede hacerse extensivo a muchos de entre quienes se ven forzados a sumar, a su precaria economía, las sucesivas vueltas de tuerca de unas políticas que no incluyen precisamente y entre sus premisas la compasión,  poniendo en evidencia que lo que hace a la pobreza tan dura, quizá sean menos las privaciones que la falta de solidaridad para con los desfavorecidos.inmigr-3En la plaza, frente a las mesas en las que solemos sentarnos, junto a la Plaza de la Reina y bajo los iluminados rótulos de la perfumería Tin-Tin, media docena de negros deambulan para ofrecer esas telas, bolsos, echarpes y vestidos de marca falsificada que transportan bajo el brazo o sobre los hombros para que no dificulten su huída, el único momento en que la concurrencia suele reparar en ellos. Para llamar la atención de infrecuentes compradores, uno lleva algo parecido a un ventilador de color rosa sobre la cabeza; otro se cubre a cada poco con un chal y da dos vueltas sobre sí mismo ante la general indiferencia… Los vengo observando desde hace tiempo e incluso, en un par de ocasiones, he entablado conversación con alguno. “Vine de Senegal -me respondió mi último interlocutor con una amplia sonrisa y en un precario castellano-. Sí: allí tengo pareja, pero como aquí no lo sabe nadie, voy a buscarme otra. ¿Dormir? Donde puedo…”. Junto a la inicial curiosidad, una simpatía en aumento y quedamos que la próxima vez que nos veamos se sentará con nosotros para un bocata mientras charlamos.

inmigr-10Y, de pronto, la desbandada. Están siempre ojo avizor entre el potencial cliente y esa calle por la suele aparecer la policía. Entonces, al unísono, como a golpe de pito, corren agachados para ocultarse donde mejor puedan hasta volver cuando haya pasado el peligro. Así mes tras mes: entre la represión y las ganas de llevarse algo a la boca. Nos preguntamos si acaso no sería adecuado priorizar el acoso para no incluir -salvo en determinadas circunstancias- a quienes no tienen más objetivo que el de sobrevivir. inmigr-4Porque no suponen amenaza alguna y, por lo que hace al fraude que implica vender falsedades, las hay de mayor enjundia como sabemos muy bien, aunque para estafas millonarias no hay policía que se presente de súbito y los autores pueden seguir con ellas, sentados a manteles a diferencia de estos pobres. Al de Senegal, por cierto, aún le debo el prometido bocadillo y espero que no se le atragante si llegasen los agentes del orden para imponerlo donde no se echa en falta, dando razón a Orwell cuando afirmó que los hay más iguales que otros; que gozan de una mayor permisividad y eso no depende del color de la piel -añadiría-, sino del bolsillo.

Publicado en Actualidad, Justicia, Opinion, solidaridad | Etiquetado , , , , , , | 7 comentarios

¿PRESUNCIÓN DE INOCENCIA?

presunto1Es sabido que algunas palabras y en determinados contextos, pueden referirse a una cosa, a una determinada situación, al tiempo que sugieren la contraria y, en esa tónica, la presunción de inocencia con que muchos políticos echan pelotas fuera y se llenan la boca cuando se destapa por enésima vez la olla podrida, es un tópico más de entre los muchos que nos tienen hartos. Así que convendría acabar de una vez con polisemias y ambivalencias, porque aproximarse a los hechos con transparencia y rigor es lo menos que podemos exigir, dejándose ya de enmascarar la vida y sus avatares apelando a un lenguaje que fabrique la realidad que conviene a algunos.presunto-4A nadie se investiga de no existir fundadas sospechas y, en este sentido, sería más adecuado indicar que el llamado a declarar en el juzgado lo es por presunción de culpabilidad. presunto-3Que deberá probarse, ¡faltaría más!, pero se parte de los indicios; de un barrunto que no es casual porque sin fundados recelos no se hurga en la historia de nadie. ¿Acaso se hace un TAC cerebral de no albergarse fundadas sospechas de alteración patológica? ¿Se ingresa en un hospital por presunción de salud o se registra un domicilio, un barrio, bajo el supuesto de una trayectoria intachable?

presunto-8En resumen: que basta de hipocresías. La presunción es de culpabilidad y el antónimo, puro cinismo y disfraz que nos retrotrae a las palabras primeras de Pascual Duarte en la novela de Cela: “Yo, Señor, no soy malo, aunque…”. Pero es el “aunque” el que ha llevado al implicado frente al juez. Que no se trate de un sinvergüenza habrá que demostrarlo porque las dudas apuntan en otra dirección y, hasta que los recelos se disipen, presunto malo y culpable. La inversa, son simples ganas de pasar página cuanto antes. Y por algo será.

Publicado en Actualidad, corrupción, Justicia, Opinion, Política | Etiquetado , , , , , , | 4 comentarios