HOY LO VI PASAR

amigo 5Se me ha ocurrido el título a propósito de la vieja canción de Rocío Durcal, aunque nada más en común con ella a no ser una antiguedad comparable a la de nuestra amistad. Habrán pasado más de treinta años desde que nos vimos por última vez. Esta mañana las clásicas palmadas del reencuentro y explicaciones por ausencia tan larga, al tiempo que cada uno hurgaba fijamente en las facciones del otro para poder sumergirse a la mayor brevedad en el antiguo pozo del afecto. Pensé en la carne devastada que mencionaba Onetti en una de sus novelas aunque, por fortuna, la masacre de los años no había cambiado su forma de sonreír o la voz pausada cuando nos dimos a recordar las comidas semanales con el grupo de antaño, todos empeñados en hallar el atajo que nos permitiese sin más tardanza cambiar el mundo.amigo 1

No mentía cuando le aseguré que había pensado en él a menudo. Observé que su cojera había aumentado. Él quiso, tiempo atrás, localizarme sin éxito. Ahora su mujer está en tratamiento con quimioterapia pero ya hablaremos de ello con más calma -me dijo-. Le anoté mi teléfono en un trozo de papel (no tiene móvil) y, ya en casa, amigo 9al observar mi cara en el espejo del baño intenté contemplarme con sus ojos porque sin duda el paso del tiempo nos iguala, así que se trataba de reconocerme también 30 años después y sin los maquillajes de la costumbre. ¿Qué pudo ver en mí del amigo de entonces? Ignoro si los sueños compartidos, cuando ya desvanecidos, dejan huellas visibles para el otro. Las canas no estaban y los amigos idos tampoco tuvieron tiempo esta mañana para aposentarse entre los dos…amigo

Al rato comprobé si acaso me había llamado, y pensé (un vicio éste de las citas literarias que por razones varias guarda la memoria) que deberíamos los dos aprovechar el otoño / antes de que el futuro se congele. No lo había hecho y si tras colgar estas líneas sigue sin dar señales… ¡Maldita sea! Yo no tengo su teléfono y en el listín, como pasa conmigo, tal vez figure el fijo a nombre de su mujer que ignoro cómo se llama. ¡Otros treinta años? ¡Ni hablar! Algo tendré que hacer…

Publicado en Amor, Artículo | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

EL NOMBRE DE LAS HIJAS PARA LOS SENTIMIENTOS

nombreIgnoro si María Zambrano llevaba razón cuando apostaba por “La lógica del sentir”, aunque creo que es lógico pensar que son los sentimientos de los padres quienes explican la elección de ciertos nombres para sus hijas. Y me restrinjo a las niñas porque en el caso de los chicos no ocurre lo mismo y a saber tú el porqué; quizá sea la madre quien decida en estos casos o, tal vez, se considere al género femenino como más adecuado para ser marcado de por vida con las emociones de sus ancestros. Por cierto: ardo en deseos de conocer la opinión al respecto de algún colectivo feminista.

Hay nombres tristes e incluso deprimentes: Soledad, Martirio, Dolores, Angustias, Olvido… (dos de mis tías cargaron con alguno de los citados y han sido el disparadero de mis reflexiones). nombre 2Otros, por el contrario, trasmiten un soplo de aliento y ahí tienen a las Remedios, Misericordia, Alba, Luz, Milagros, Esperanza, Paz, Amparo y, por no seguir, Estrella o Gloria. Se echan en falta muchos, por descontado. Para el lamento (que también podría incorporarse), el abanico podría ampliarse con Hambruna, Pejiguera o Genocidio, Cataclismo, Desconcierto… Y, en cuanto a los segundos, Paliación, Bienestar o Cataplasma no desdecirían junto a los que tienden a insuflar ánimo. También hay quien se llama Regla y, puestos a entrar en la fisiología, no sé el por qué se evita el final de la misma cuando se bautiza a algún bebé: Menopausia o Climaterio, si prefieren.nombre 1

Dando vueltas a la cuestión, me ha venido también a la cabeza lo que apuntaba el escritor Lobo Antunes en su Libro de Crónicas. Las criadas -decía- sólo poseen nombre propio; sin apellido. ¿Imaginan el castigo de por vida que puede suponer llamarse Desgarro o Aflicción, sin un Pérez o un Fernández que suavice siquiera en parte la ocurrencia de los progenitores? Al hilo de todo esto, se me da que tales elecciones debieran ser objeto de investigación; una exploración metódica de la que podrían sacarse jugosas conclusiones en ámbitos varios. nombre 4Por lo que hace a la psicología y la sociología, ¿Se sobrelleva de igual modo llamarse Felicidad que Angustias? Porque pudiera ocurrir que los nombres aproximen o ahuyenten, favorezcan o dificulten la socialización, la formación de pareja…Por lo demás y en su conjunto, no estaría de más analizar si acaso los aconteceres históricos: crisis, guerras o bonanzas, influyen en la frecuencia con que se llama a las hijas de uno u otro modo y así, la estadística sobre el acúmulo de ciertos nombres en determinado tiempo podría constituirse en báculo adicional para aproximarse a la Historia y su interpretación. Como verán, no es asunto baladí y me extraña la carencia de tesis al respecto. Pero nunca es tarde y, a fuer de modesto, me conformaré con ser citado como impulsor de la idea cuando finalmente se publiquen unos resultados que, desde ahora mismo, espero con impaciencia (otro nombre que tener en cartera).

Publicado en Artículo, Humor, Opinion | Etiquetado , , , , , , , | 4 comentarios

¿JUBILARSE PARA CUÁNDO?

pensión 1Tomaba café con un grupo de colegas de toda edad y la conversación derivó hacia la de jubilación, cuya prolongación en años venideros implicará también, ¡faltaría más!, al personal sanitario. Somos en alguna medida responsables de que la pirámide de edad se esté invirtiendo: ensanchando por arriba y adelgazando su base al extremo de que pueda empezar a tambalearse pronto sobre la abscisa, así que habrá que asumir las consecuencias y posponer el cobro de la pensión para que ésta no termine por desaparecer y acabemos como aquel Coronel de García Márquez, esperando desde hacía quince años mientras se comía las uñas a falta de cosa mejor.Pensión 7

Y así seguimos, en el bar, debatiendo entre bromas el futuro escenario en lo que a nuestra profesión concernía. De ser cierto que los médicos suelen especializarse en aquello que más les preocupa -sugirió alguien-, en unos años habrá geriatras por un tubo… pension 4Pero no debemos afligirnos -tercié, recurriendo de nuevo a un Séneca leído hacía poco-: llegado el teórico tiempo del retiro, podremos conducir la actividad de los otros al modo de las Vírgenes Vestales que, tras aprender las funciones sagradas, pueden enseñarlas… ¿Vírgenes?, ¡pues vaya lo que se viene! -respondió uno-. ¿Y enseñar a quién, si ya no contratan ni al Tato?

pensión 3

Los más jóvenes, médicos residentes, reían con esas y otras ocurrencias a mandíbula batiente, pero no así los más viejos; sobre todo por no mostrar algunos de nosotros algún que otro hueco en la dentadura. “Doctor, cada vez me cuesta más levantarme”, nos dirán, y habrá que contestarles, a fuer de sinceros, “Pues si yo le contara…”. pensión 2 “Por cierto, iba a recetarle algo que suele aliviar, pero ahora no me acuerdo de su nombre…” y, de nuevo, las carcajadas. “¿Le ayudo?” -se ofrecerá el paciente-. “No, no es necesario. A ver: tóquese usted, con los ojos cerrados, la punta de la nariz. Así… bueno: así pero más deprisa y no la mejilla. Es que me tiembla un poco la mano…”. En ese tono continuamos durante un rato, suponiendo que en un tiempo éstas podrán ser escenas habituales en espera de una jubilación remunerada para algo más que las uñas del Coronel. Aunque podría suceder que a alguno, tras quitarse la bata, lo ingresen directamente para un chequeo, vistos los achaques. Y es que envejecer, como afirmara Gil de Biedma, el único argumento de una obra que, en espera de la pensión, podrá ser también tragicomedia. Y no sólo por lo que a los médicos se refiere.

Publicado en Actualidad, Actualidad económica, Humor, Opinion, Sanidad | Etiquetado , , , , , , | 5 comentarios

LA RESPONSABILIDAD ES INTRANSFERIBLE

ansiedad 6Encuentra un camino y hazlo. Es el consejo de Séneca y me da que andaba en lo cierto si pretendemos conseguir, a más de los propósitos, el propio respeto. Sin embargo, no es tarea fácil y bien sea por pereza (proyectos pospuestos una y otra vez), incapacidad o por no haber valorado adecuadamente las dificultades, no es infrecuente ser presas de la frustración al no lograr lo que hemos perseguido con empeño, tal vez durante años.

¿Qué hacer en tales casos? Mejor quemarse que oxidarse, aconsejaba Neil Young y, no obstante, es razonable plantearse si acaso el objetivo/s es asumible en nuestras condiciones o convendrá modificarlo para hacerlo asequible; rebajar temporalmente nuestras expectativas o, sencillamente, tomarse un respiro y a otra cosa mientras recuperamos -si realmente es lo que queremos- el empuje inicial. ansiedad 5Entretanto, es oportuno decirse que no hay derrotas -o victorias- definitivas ni merece la pena que, sumidos en la porfía, olvidemos demasiadas veces que quizá estén a nuestro lado, sin percatarnos debido a esa obsesión, a esa ambición, otros atisbos de felicidad.

ansiedad 1Es lo que me digo hoy tras unos días en que se instaló en mi alma un nuevo Noviembre (por copiar la frase de Moby Dick) pese a estar en abril. Y no había optimismo de la voluntad que aliviase mi inoperancia: trabajos deficientes o sin culminar, el descontento que teñía los ratos y, sobre todo, la desazón por no  tener siquiera ganas de priorizar los deseos si hubiera conseguido racionalizarlos, lo que no era el caso. Fracasar es también una victoria porque supone haberlo intentado pero, en horas bajas (por suerte para mí, infrecuentes), las reflexiones suelen tomar otros derroteros, y si el amor propio ejerce de dique frente a la asunción de responsabilidad por lo que nos aflige, la alternativa más cómoda, frecuente e injusta, es cargar sobre lo que sea (ambiente, obligaciones indeseadas y el consiguiente consumo de tiempo…) o quien sea, por lo general los más próximos, las culpas de nuestra insatisfacción. ansiedad 7Afortunadamente, pronto me percaté de que fueran las dificultades o carencias que fuesen, sólo estaban en mí, y si he decidido escribir estas líneas es para poder releerlas si un día vuelvo a las andadas. Por último, ruego disculpen la exhibición de intimidad, pero he pensado que, de haber alguien que haya pasado o ande en las mismas, no estaría de más intentar la sintonía. Aunque ello implique el comentario de su parte.

Publicado en Opinion | Etiquetado , , , , , , , | 8 comentarios

SÓLO SON NOTICIA LAS MALAS NOTICIAS

negrura 7Con independencia del caracter de cada quién y su “optimismo de la voluntad”, cualquiera podría concluir, tras seguir los medios mes a mes, que Max Weber llevaba razón cuando sugirió que “Cabalgamos hacia la destrucción” y el futuro que nos aguarda será lo más parecido a un infierno. Si hemos de atenernos al tono general de las noticias, no hay rayo de esperanza que pueda cimentar siquiera un atisbo de ilusión a no ser (Rostand) el de “sentirse optimistas sobre el porvenir del pesimismo”.

No se trata únicamente de hechos comprobados sino que, cuando neutros e incluso alentadores, se retuercen hasta conseguir que destilen gotas de veneno. negrura 6Recientemente se publicaba que un virus propio de los murciélagos y que hasta aquí nunca ha afectado a nuestra especie, caso de conseguirlo vamos a saber lo que vale un peine. En cuanto a las mutaciones genéticas como responsables de los cánceres, se sabe hoy que surgen de forma accidental en muchos casos. Pues bien: podría ponerse el énfasis en que ello nos libra por lo menos de la sensación de culpa o, por contra, subrayar la inquietud que supone esta imprevisibilidad; elijan ustedes la opción que más pueda conturbar a la población y es la que se viene difundiendo al margen de consideraciones científicas. Así pues, si no hay hechos sino interpretaciones, y éstas se dejan al arbitrio de la prensa y medios audiovisuales, aviados estamos. En cuanto a los encabezamientos más frecuentes, pues se detectan graves deficiencias en… Se acusa… Condenan a… El déficit crece a pesar de… Se multiplica el número de víctimas por… ¿Les suena? Si las ventas de inmuebles aumentan en nuestra Comunidad, ello conducirá a que sea la más afectada por el Brexit; hay más empleo pero más precario y, si vivimos más, ello producirá el consiguiente aumento en la frecuencia de achaques  y un definitivo jaque a las pensiones de jubilación.negrura 4

Si todo lo anterior no es, en buena medida, exponente de ganas de joder para mejor vender, ya me contarán. Y haber aumentado en igualdad, asomar la cabeza tras la crisis o universalizar los derechos sociales con excelentes y constatables resultados, pecata minuta.negrura 8 Con semejante talante, sonreir, tras leer o escuchar, es sobre todo un ejercicio de ánimo que no nos ponen fácil y la verdad: para ser objetivos, cuando menos un cuadro de grises, ¿no?, lo que supone algo de blanco -y lo hay- entre tanta negrura. Sin embargo, búsquenlo en páginas, pantallas o radios y, con toda probabilidad, precisarán de lupa.

Publicado en Actualidad, Medicina, Opinion, Prensa | Etiquetado , , , , , , , | 4 comentarios