“STEFAN ZWEIG, ADIÓS A EUROPA”: UN FIASCO

ZweigMi opinión sobre el valor y acierto de la película en cuestión, difiere de la manifestada por los numerosos analistas que con sus elogios me llevaron a entrar en la sala. Pero la ilusión por conocer más sobre los últimos cuatro años del escritor, a la salida se había mudado en fiasco por unas carencias que trataré de resumir. De entrada, la primera media hora transcurre en una sucesión de diálogos y discursos un tanto pesaditos -a propósito de un congreso de escritores-, con la participación de un Zweig (SZ) que se limita a evasivas cuando algunos pretendan ahondar en el drama de esa Europa que tanto le dolía, asolada por la Segunda Guerra Mundial y que fue causa de su exilio.

No se ha puesto a mi juicio el suficiente énfasis en la frustración de SZ por el presente y futuro del viejo continente, lo que marcaría su deriva hacia la muerte. Se pasa de puntillas sobre la relación mantenida con su esposa tras el divorcio y con su ex-secretaria y después amante Lotte Altmann, de la que no se insinúa sintomatología depresiva alguna pese a ser determinante, según leí tiempo atrás, para el final de ambos.Zweig 1 Igualmente, tampoco hay referencias, para una mejor contextualización biográfica, sobre sus amistades epistolares con iconos intelectuales de la época (desde Freud a Rilke o Herman Hesse), aficiones otras que la de escribir (era un melómano impenitente), colaboraciones en revistas o la autoría de celebradas biografías (la última, sobre Montaigne, inacabada por su prematura desaparición y que por ello mismo habría merecido siquiera de mención).

Zweig 5

Un sonriente Zweig pasa sus últimos años en Brasil, hechizado por el entorno, y no hay progresión dramática ni prolegómenos que anuncien un desapego a la vida que terminará con el suicidio y el de su mujer. A lo que se sabe, de común acuerdo (Lotte, 30 años más joven, padecía según se dijo una enfermedad incurable, sobre lo cual tampoco hay mención alguna en la película). Zweig 4No se sitúa al espectador frente a la génesis y desarrollo de la fatal decisión, de quién partió la idea o fue el ejecutor/a (SZ se suicidó con Veronal, un barbitúrico actualmente fuera del mercado, y ella ingiriendo matarratas, aunque nada de esto se traduzca en el film). Por ende, que el abrupto final, en buena medida incomprensible para quienes no conozcan siquiera un algo de la vida y talante de SZ, termine con una criada de raza negra rezando el Padrenuestro de principio a fin, se antoja un pobre recurso para el que sin duda había mejores alternativas. En conclusión: salí del cine convencido de que los últimos años de Zweig daban para más de lo que nos ha ofrecido la directora, María Schrader. Aunque del subjetivismo que tiñe estas líneas no quepa hacer, en modo alguno, una vara de medir.

Publicado en Artículo, Literatura, Opinion, Televisión | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

PROGRESO TERAPÉUTICO, ANIMALES Y ANIMALISTAS.

animales 4Las sustancias que se presume pudieran aportar algún beneficio en el tratamiento de determinadas patologías, han de ser sometidas a un largo proceso experimental, con duración de muchos años y perfectamente reglamentado, antes de que pueda autorizarse su empleo en humanos. A las iniciales pruebas in vitro (acción sobre cultivos celulares), habrán de seguir estudios in vivo con animales (ratones o ratas, cobayas, conejos… a tenor del producto en cuestión) para evaluar su tolerancia y eventuales toxicidades. Sólo tras estos prolegómenos, denominados preclínicos y caso de resultar alentadores, podrá justificarse el inicio de ensayos clínicos en fases sucesivas (I a III) y con inclusión de un número creciente de sujetos. Tras la III, en general con participación de numerosos hospitales y miles de pacientes, se autorizará, caso de resultar positiva, el uso del medicamento en enfermos y bajo prescripción.animales 5

Quiero poner el acento en el uso de animales porque, hasta el presente, no hay método que pueda sustituir el de la inicial comprobación de los efectos en organismos vivos y antes de servirse de seres humanos como receptores, lo cual, según he venido percibiendo, hiere la sensibilidad de muchos que se denominan animalistas. Aunque supongo que, como cualquier hijo de vecino, agradecerán el disponer de un medicamento eficaz para tratar su propia dolencia o la de su allegado/a. animales 6No se trata de banalizar el mal y, a este respecto, se sigue escrupulosamente un código de buenas prácticas para evitar, a los animales en estudio y en lo posible, sufrimientos innecesarios (anestesia, eutanasia…). Pero la compasión admite prioridades y, por encima de la que merece cualquier animal, está la que se debe a nuestros semejantes. Así que el animalismo, en el terreno que me ocupa, entiendo que está teñido de desconocimiento cuando no de demagogia porque, puestos a analizar contradicciones, el encomiable respeto por la vida y bienestar del animal deberá en estas circunstancias subordinarse al que debemos al ser humano y, de entrar en colisión, parece claro a quién se debe sacrificar. Por ello, el cartel con que me topé el otro día, en plena calle, me parece cuando menos desafortunado.animales

Quizá llegue el día (¡ojalá!) en que la experimentación con organismos artificiales evite la lesiva manipulación de seres vivos pero, entretanto, habrá que continuar. Y, por cierto: de seguirse escrupulosamente la metodología descrita para la investigación biomédica, se evitarían engaños y estafas como la desvelada en la Universidad Balear a propósito del Minerval y el Dhalifort, que no cuentan con avales de eficacia exigibles para su administración a humanos. No se siguió hasta su culminación el método descrito e ignoro si en los inicios se emplearon animales. Quizá los encausados, Escribá y Busquets entre otros, son animalistas. Y la rata y su bienestar ante todo. O el del conejo.

Publicado en Actualidad, Medicina, Opinion, Sanidad | Etiquetado , , , , , , | 7 comentarios

EL GALOPE DE PACO IBÁÑEZ

IbañezEl pasado día 12 y con ocasión del XIX Festival de Poesía de la Mediterrània, tuve el placer de escuchar de nuevo y en vivo, después de mucho tiempo, al cantautor Paco Ibáñez que, con sus 82 cumplidos (nació en 1934), consiguió volverme a las emociones de mis años mozos. Fue un referente en aquella época -finales de los sesenta y la década siguiente- en que la ideología cabalgaba también a lomos de sus canciones y las de Raimon, Lluis Llach… Ibáñez fue censurado en este país tras su vuelta de Francia y hasta la muerte del Dictador, de modo que vida y obra se solapan en este hombre aún capaz -la voz gastada por los años- de devolverme el nudo a la garganta al tiempo que coreaba su rasgueada palabra.Ibañez 4Los poetas nos enseñan el camino de la verdad existencial. Así comenzó para, a continuación, intercalar sueños y vivencias en las pausas de su guitarra. “Si he perdido la voz en la maleza, me queda…” (Blas de Otero), el Góngora de “Déjame en paz, amor tirano” y su enemigo Quevedo en “Es amarga la verdad…”; Lorca, el León Felipe de “Como tú, piedra pequeña…” y Celaya (“Estamos tocando el fondo”), “Andaluces de Jaén” o “Palabras para Julia”.Ibañez 7El público que abarrotaba el Auditorio, permanecía entregado tanto al verso como a la prosa con que aludía, quizá para tomarse un respiro (la edad puede no pesar en el alma, pero sí en pulmones y cuerdas vocales), a la opinión que le merecen los curas,  estadounidenses o la dictadura de la delincuencia -que así le dijo un taxista italiano- para, seguidamente, traerse al Ché Guevara junto al “Soldadito de Bolivia”. Ibañez 2Y a ratos dejé de escuchar su voz para centrarme en los recuerdos casi húmedos mientras susurraba, con él, aquel “Acuérdate de lo que un día yo escribí / pensando en ti…”. Para colofón, “A galopar, hasta enterrarlos en el mar” y todos sin excepción, puestos en pie, cabalgamos de nuevo, como años atrás, junto a Paco Ibáñez. Sólo me queda hacer votos para que haya una próxima vez antes de guardarlo, definitivamente, en la memoria de mis nostalgias.

Publicado en Actualidad, Memoria, Opinion | Etiquetado , , , , , | 5 comentarios

ARREAR FUERTE DESDE/A LA UNIVERSIDAD BALEAR (UIB)

Ensayos 5En la UIB, Escribá y Busquets, dos indivíduos sin escrúpulos -escondidos bajo la pátina de investigadores y paladines de la ciencia-, han sido imputados por supuesto delito de estafa tras comercializar desde hace años, sin ensayo clínico alguno, dos productos para el tratamiento de los tumores cerebrales y la enfermedad de Alzheimer respectivamente. No viene de nuevas que, de vez en cuando, gentes sin conciencia (quizá Borges tuviese razón al afirmar que la ética no es sino una ilusión de los hombres) aprovechen los males ajenos para intentar hacer su agosto. Por estos pagos, baste con recordar el PF2, el Bio-Bac o la ureasa que defendía en Zaragoza, con tesón digno de mejor empeño, el Dr. Blanco Cordero, que de cordero poco y menos de blancura.Ensayos 6

El caso que hoy me ocupa despierta a un tiempo repugnancia y la tentación irónica tras conocer el nombre con que bautizaron al mejunje anti-Alzheimer: Dhalifort. En catalán, sinónimo de fot-li castanya y, en castellano, aquivaldría al imperativo “Arréale un mamporro”. Ensayos 3Parece evidente que, a falta de refrendo científico alguno, los dos imputados fiaron a la contundencia del nombre la seducción de incautos y supondrían que frente a la uniformidad, la monotonía de una medicina ortodoxa sin garra, ¿cómo podrían resistirse, pacientes y/o familiares, a comprar lo que prometía sin ambages y sólo con ver el envoltorio impreso, no andarse por las ramas?  Ensayos 7  Prosperar en el negocio, poniéndose la vergüenza por montera, parece haber sido el único objetivo de ese par de mercachifles y, con ese horizonte, no dudaron en utilizar la UIB y sus cargos en ella como trampolín, el pavoneo como señuelo y, para guinda, dejarse de rodeos y designar la engañifa de modo que no hubiese lugar a dudas respecto a su eficacia. Sin embargo, se demuestra una vez más que no hay vanidad inteligente porque, en otro caso, los defraudadores habrían siquiera intuído que el Dhalifort podía a la larga tomarlos como objetivo y, como prometía, con más efectividad que el suave coscorrón. Ahora, la mayoría esperamos que la castanya, el mamporro legal, no desdiga del preparado y acabe con ellos en chirona o, tal vez mejor, limpiando Residencias u hospitales mientras se convencen de que, por primera vez, el anunciado castañazo ha dado donde correspondía.

Publicado en Actualidad, corrupción, Justicia, Sanidad | Etiquetado , , , , , , | 4 comentarios