ESA ENTRAÑABLE Y A VECES OLOROSA ANCIANIDAD

viento 7 De la vejez se han escrito matices sin cuento, aunque ninguna aproximación que pretenda sintetizarla, de entre las que he leído, haya conseguido incluir sus innumerables variantes. Así me lo hizo patente la anciana que me precedía frente a la caja del supermercado en que ambos acabábamos de comprar.

Ya había observado en numerosas ocasiones y con anterioridad que, llegada cierta edad -y me refiero a ellas por ser su presencia mucho más frecuente en ese ámbito-, hacerse en su monedero con la cantidad requerida exige paciencia a los que siguen/seguimos en la cola. Los billetes se cambian por monedas; éstas caen al suelo o se desparraman sobre el mostrador y recogerlas lleva su tiempo hasta volver a empezar, se buscan los céntimos una y otra vez por no entregar un euro y guardar el cambio… viento 6En esta ocasión ocurrió lo de costumbre pero, al agacharse para recoger el monedero de entre sus pies, el sonoro pedo, continuado y en un insólito crescendo, hizo que los circunstantes intercambiásemos miradas en las que se mezclaba el pasmo con la curiosidad por ver su cara cuando se incorporase.viento 4

Y cuando lo hizo, como si nada. actitud a la que nos sumamos todos, haciéndonos los sordos y en espera de saldar nuestra cuenta con la cajera. Estaba claro que, para la vieja, la hora del esplendor en la hierba a la que un día se refirió Wordsworth se había rendido al esplendor intestinal, haciendo evidente que no siempre la edad propicia el silencio.viento 8Y si toda vejez es una confesión, en su caso no era, por ininteligible, menos contundente. El caso es que me había olvidado de coger las cervezas, pero me dio por pensar que, si iba a buscarlas, al volver podría ocurrir que debiera situarme en la cola tras otra anciana y dicen que la vejez iguala. ¡Sólo me faltaba una segunda pedorreta!, así que pagué y a otra cosa, al tiempo que me prometía que tamaña ventosidad, por su aparatosidad y suficiencia de la protagonista, no debería caer en saco roto. Y aquí está.

Publicado en Humor | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

AVIÓN SI NO HAY MÁS REMEDIO

avion 1Asunto peliagudo cuanto implique dependencia, porque pesa como una losa sobre quienes viven/vivimos en una isla o tantos otros que han de desplazarse lejos. Me refiero a los aviones y las maquinaciones sin cuento de las Compañías para apretarnos, más allá de esos asientos donde no caben las piernas, el bolsillo con excusas varias.

Se basarán en el tamaño del equipaje de mano, la fecha en que se compró el billete, un suplemento por cambiar el vuelo… Desde hace pocas semanas y en Air Europa, la asignación de asientos es aleatoria y de preferir ventanilla, o pasillo por aliviar el menisco, se habrán de pagar seis euros adicionales en los trayectos nacionales y el doble si se trata de internacionales. avion 5En Vueling tutean a los usuarios por los altavoces aunque haya confianzas que den asco y de Ryanair para qué contar; una línea aérea que es el paradigma de la desvergüenza y engañifas varias para sacarnos cuanto puedan: bien a través del tamaño de la maleta que se pretende embarcar (rueditas incluídas en la medida), bien analizando con lupa el que se facture. Y todo lo anterior, sin entrar en retrasos, anulaciones o un espacio entre los sillones que se ha reducido al extremo de obligar a la contorsión.avion 7

No se trata, como escribía García Márquez, de que el viaje en avión sea tan rápido que llegue antes el cuerpo que el alma, sino que ésta, desde antes de saberse encogida entre dos respaldos y por incapaz de ausentarse del lamentable espectáculo, avion 2es por norma presa de un cabreo que no hará sino aumentar a partir del mismo mostrador del aeropuerto por las artimañas empleadas. Después, al poco y hasta destino, como en espera del siguiente guantazo. Y para acabarlo de arreglar, ha desaparecido Air Berlín, una de las pocas que daban la talla. ¿Por qué será que los mejores llevan siempre las de perder? Si hubiese que aventurar una respuesta, cosas del libre mercado. Supongo.

Publicado en Actualidad, corrupción, Opinion, Viajes | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

¡SIEMPRE NEGATIVO, NUNCA POSITIVO!

pesimismo Por remedar a Van Gaal, el ex entrenador del Barça cuando increpó a un periodista, opino que demasiados de entre nosotros se instalan en un pesar tal, que sólo deben encontrarse a sus anchas en los entierros, haciendo actual aquella reflexión de quien dijo sentirse muy optimista respecto al porvenir del pesimismo. Y es que, desde Change a Greenpeace, de Avaaz a Terraferida pasando por los Sindicatos, Comunidades de vecinos o cualquier Partido político en la oposición (de estar en el poder, todo es maravilloso o lleva camino de solucionarse), se contribuye a extender la sensación de que nos rodea la noche angustiosa, en su calidad de “nubarrones” (como diría un argentino): voceros del desatre que no paran de anunciar desgracias.pesimismo 5

Podría ser que les/nos ocurra como a aquella aldeana en la novela Pedro Páramo, confesando que, de tantos años sin alzar la cara, se olvidó del cielo. Y por evitar el contagio no estaría de más, de vez en cuando, parar mientes en lo conseguido hasta aquí.pesimismo 1 Siquiera por incorporar un algo de objetividad y trufar los malos augurios de algún que otro hálito refrescante. Cuando se mira en derredor los argumentos dan para todos los gustos, aunque cualquiera puede concluir que las buenas noticias suelen quedar sepultadas frenta a la avalancha de agravios o deficiencias.

Y tampoco es eso. Quizá, como dijera el filósofo, nada pueda darse por perdido mientras uno esté descontento. Pero de sí mismo: un terreno ése, por fortuna, siempre mejorable.pesimismo 6 Para lo demás, una de cal y otra de arena podría suponer la mejor opción para no tenernos, en lo que dura la existencia, con el alma suspendida de un hilo. No haría falta llegar al quevediano Nada me desengaña. El mundo me ha hechizado, pero entre uno y otro extremo, de vez en cuando un elogio, plasmar una satisfacción en cuatro líneas, el esporádico aplauso… No parece que sea pedir demasiado aunque respondiera al optimismo de la voluntad. ¡Que son cuatro días…!

Publicado en Actualidad, Artículo, Opinion, Prensa | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

EL REGATEO: EJEMPLO DEMOCRÁTICO

regateo 2Dos opiniones divergentes que terminan en acuerdo respecto al precio; eso es el regateo de la compraventa y un ejemplo conceptual que, de asumirse en su práctica por los políticos que nos han tocado en suerte, facilitarían que otro gallo nos cantase. Con la ventaja añadida, al igual que ocurre en el regateo comercial, de que cada cual se iría a casa con la satisfacción de suponer que ha sido él quien finalmente se ha llevado el gato al agua, convirtiendo en más verosimil que nunca aquello de que, a la larga, la verdad es lo de menos.regateo 1

Viene el asunto a colación de los comentarios sobre la cuestión que hizo nuestro guía, turco de Anatolia, durante un reciente viaje a Chipre. Tened cuidado -nos advirtió- o perderéis más de lo acostumbrado. Además, venden en forma distinta según tengan delante a chinos, españoles, alemanes… En nuestro caso es distinto (se refería a los de su propio país) porque sabemos de qué va, tenemos igual formación que ellos y suponen que podemos volver a encontrarnos cualquier día… De inmediato me vinieron a la cabeza los líderes del soberanismo catalán (algunos independentistas estaban presentes en el grupo, dando la vara en cuanto sentados a manteles) y sus rifirafes con el Estado. Cuando pidan 100 -continuó- rebajad a menos de la mitad para llegar finalmente al 40%; más o menos.regateo 5 Y cuidad los gestos, tan importantes como las palabras aunque en mi caso -siguió- sirvieron de poco cuando hace unos años estuve en el Corte Inglés de Barcelona. Pese a mi entrenamiento, no resultó. Quería una chaqueta. ¿Y si compro otra para mi hermano -dije a la vendedora-, cuánto? Me miró como si hubiera oído a un marciano y no me bajó un solo euro, así que sólo volveré allí si coincido con la “Semana fantástica” (en época de rebajas, entendí).

Probablemente los independentistas no eligieron la semana (un distinto Gobierno en España) ni la gestualidad oportunas frente a la Constitución, lo que no quita para que las unanimidades y el encastillamiento, cuando se trata de negociar, digan muy poco del talante democrático.regateo 4 Sólo cabe confiar que en el futuro se apliquen los consejos del guía chipriota y entiendan todos que el regateo es un arte que precisa de cintura. Aunque no haya garantía alguna de que, tras el eventual acuerdo, sobrevenga la frustración. El único remedio -la prisa es siempre mala consejera- es volverse a ver cuanto antes las caras con la alfombra de por medio. O la Autonomía.

 

Publicado en Actualidad, Opinion, Política | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

MANOS DUCHAS COMEN TRUCHAS

destreza 5La habilidad manual no es un patrimonio común de los seres humanos, como para mi desgracia he tenido ocasión de comprobar desde que tengo memoria. De los dedos morados por golpear con el martillo donde no debía a pinchazos evitables, el cuadro con el marco roto tras haber fallado el clavo o las gotas de aceite hirviendo sobre la piel. Y eso en caso de acertar con el huevo y no como aquella vez en que olvidé poner la sartén y, tras quebrar la cáscara, lo eché directamente sobre el fogón. Y ni les cuento de la limpieza consiguiente.destreza 4

No hay genética que pueda justificar el ser un manazas (mi hermano es la antítesis de esta inepcia) ni aprendizaje que valga. Y mira que me he esforzado para evitar el consabido “¡Tú no, mejor déjalo, no la vayamos a liar!”. En esa línea, el refrán que es hoy  título supone también la triste constatación de unas carencias que, a estas alturas, tienen difícil arreglo. ¡Es que ni una sola trucha! Pero no es sólo que se me resistan martillo o tijeras (falta la rueda para completar tres de los mejores inventos de nuestra especie) sino que, por copiar al rumano Cioran, todo lo que ha producido el genio técnico (excepto el boli y antes la estilográfica) me inspira un terror casi sagrado.

destreza 3

En cambio, si dispongo en mi arsenal de celo, cinta aislante y algún que otro palillo, puedo obrar maravillas. destreza 8Para el lomo despegado de un libro, celo; la cinta negra igual vale para un roto que para un descosido y, ayer mismo, arreglé la pantalla del ordenador inmovilizando la tecla de “Auto” con un palillo convenientemente insertado en la ranura. En mi caso, las manos duchas a veces han dado paso a la mano de santo por disimular la falta de destrezas en los dedos, esa gracia que no quiso darme el cielo. O la escuela primaria. Por cierto: ¿a alguien le ocurre lo mismo? Sería un consuelo…

Publicado en Humor, Opinion | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios