¿PAGAN LAS HUELGAS LOS INOCENTES?

a 1          Nada que objetar, ¡faltaría más!, a las huelgas para reivindicar derechos conculcados. Sin embargo, paros y movilizaciones debieran, por cuestión de ética y estricta correspondencia, afectar a quienes por acción u omisión son los causantes de la protesta y no, como sucede demasiadas veces, elegir las respuestas o fechas que provoquen las mayores molestias a una ciudadanía que no es en ningún caso copartícipe ni responsable de los agravios en cuestión.  Aunque solo fuese porque, como dijera un filósofo en la antigua Grecia, sigue siendo mejor sufrir la injusticia que cometerla.

Los ejemplos de cómo se utiliza la población a modo de instrumento, ariete y arma de presión, son el pan de cada día: desde pilotos o controladores eligiendo las épocas  de mayor trasiego aeroportuario para las cancelaciones, a las huelgas ferroviarias de estos días o suspender la recogida de basura, determinación pospuesta por ahora pero que en anteriores ocasiones ha dejado los espacios comunes hechos unos zorros. a 6Planificación tan cuestionable y desenfocada, cuando no toma por único objetivo poner contra las cuerdas a la correspondiente patronal, como lo sería que las huelgas sanitarias – por insuficiencia de medios, congelación salarial, jornadas laborales impropias…- afectase  a la atención de los usuarios y la operatividad en los servicios de Urgencias más allá de unos servicios mínimos (caso de aceptarse) siempre precarios; que la policía, con efectivos inadecuados, decidiera no frecuentar las zonas más conflictivas o los dueños de bares, vistas las restricciones por lo que hace a sus terrazas, cerrasen los W.C. que, dada la incomprensible carencia de retretes públicos, suponen a día de hoy la única alternativa para evitar que se multipliquen los chorros de orina en portales y esquinas.a 3

¿No podrían los colectivos en paro, presunta o ciertamente ninguneados, actuar selectivamente contra los empresarios o administraciones correspondientes? a 8Porque ya me dirán qué culpa tiene ése/a que no pueda llenar su depósito de gasolina para acudir al trabajo; quien deba desplazarse en tren o avión mediante, el que haya de comer en un hospital cuyo servicio de cocina anda de brazos caídos o, por no hacer la lista interminable, el transeúnte con su vejiga pidiendo auxilio. Como dijera Canetti, el escritor, ¡Cuántas injusticias se cometen para ser justos una vez! En consecuencia, debiera llamarse a capítulo a quienes se pasan de rosca: sean empresas o, en aras de lo anterior también, y más de una vez, a los huelguistas.

 

Publicado en Actualidad, Justicia, Opinion | Etiquetado , , , , , | 16 comentarios

SACAR MÁS JUGO AL PASEO

Durante los paseos, en los últimos días, me he dado a suponer cuánto puedo haberme perdido por andar abstraído en mis asuntos y sin fijarme en lo que ocurría más allá de la propia cabeza, así que he decidido intentar hacer compatibles interior y exterior, dejando en mi cuarto y hasta la vuelta el aislante caparazón. ¿En razón de qué? Pues a continuación un par de experiencias para justificar lo antedicho.

En cuanto al amor, su universalidad me parece ahora incuestionable tras haberlo presenciado en aguas de un torrente y por parte de un pato -a buen seguro hembra-. ATAQUE DE UNA GAVIOTA A UN PATOFue de no creer el valor con que se enfrentó a la gaviota que intentaba hacerse con una de sus crías. Se jugaba la vida y por unos instantes temí que un picotazo acabara con ella, pero no cedió un ápice en la defensa mientras los patitos huían despavoridos y la pata detrás, haciendo evidente que sólo un amor de madre puede sobreponerse al riesgo que la sobrevolaba.

paseo 6El ave atacante cedió finalmente en su empeño y mientras yo seguía mi camino, todavía preso de la tierna escena, fui observando, distraídamente al principio y luego con creciente curiosidad, los rincones, paisajes y edificios que por archisabidos me venían pareciendo anodinos pero que los turistas fotografiaban con sumo placer, dando razón a Flaubert cuando escribió que cualquier cosa se vuelve interesante de mirarla el tiempo suficiente. Y con nuevos ojos, añadiría. Pero hay más y es que, con suerte, a través de esa compulsión fotográfica de los visitantes puedes incluso iniciarte en un idioma ajeno. paseo 4La joven china posaba, y el novio repitió varias veces la misma palabra, supongo que para provocar su sonrisa. Me acerqué cuanto pude y colegí que pronunciaba lo de “patata”. Pero en su idioma. paseo 10Es lo que suele decirse en tal situación aunque, tras observar a Pablo Casado, el líder del PP y su risueño y permanente rictus, también podría concluirse que, para algunos, la patata (en castellano) es un permanente martilleo cerebral y de ahí sus dientes siempre exhibidos, a diferencia de la china. paseo 8Deducirán, de todo lo expuesto, que para el aprendizaje y los descubrimientos, incluso en el ámbito de la política y por deducción, nada como un paseo entre patitos y viajeros orientales.

 

 

 

 

 

Publicado en Amor, Artículo, Educación, Humor, Opinion | Etiquetado , , , , , , , , | 9 comentarios

JUSTOS DE RECURSOS

Bla1      Saben, como yo mismo, que muchas veces el más torpe puede dárnosla con queso siquiera en los primeros compases. Sea actuación, discurso o simple conversación. Por eso, y en un intento de encontrar alguna que otra clave que permita reconocer a quien va de marisabidillo/a sin bagaje, aquí van algunas de mis presunciones.

Cuando oigo repetir en pocos minutos lo de “evidentemente”, intentan cargarse de razón terminando con el consabido “como no podría ser de otra manera” o enlazan reiteradamente las digresiones con un “dicho lo cual…”, suelo etiquetar al hablante y cambiar de tercio, aunque ello no garantice que consiga evitar a quienes andan en dificultades con los antónimos y aludan a las virtudes de quien sea y las no virtudes, los problemas y no problemas o su confianza en el próximo resultado y a un tiempo la no confianza.torpe 8

torpe 6Y, por cambiar de tercio, ojo avizor de toparnos con quienes afirmen que todo es lo mismo, se trate de programas políticos (“Todos son iguales”, puede concluir el interlocutor al tiempo que se hurga los dientes con un palillo) o los recientes avances -“Ya será menos”- en farmacoterapia anticancerosa. torpe 2Pero como sin duda sospechan, no terminaré sin aludir al exiguo capital cultural que exhiben muchos de nuestros próceres cuando las cosas no resultan como habían anunciado y, en tal caso, del digo al diego. Eso si no desaparecen y dejan a su segundo disfrazar los hechos (“Como no podría ser de otra manera”) aunque, en semejantes situaciones y por estar quienes escuchamos de algún modo concernidos, cambiar de canal no nos libere por lo general de una inquietud con difícil solución. Tan inaceptables los quiebros de esos a quienes aludo, tan impropios para el cargo, tan justos de recursos, como lo estaría un escritor pusilánime e incapaz de relatar lo que tiene en la cabeza, un obispo ateo, el nadador manco o un amante capón.

Publicado en Actualidad, Humor, Opinion, Política | Etiquetado , , , , , , | 10 comentarios

MIENTRAS NOS LLEGA EL SUEÑO

sueño 3       La vida es sueño o, quizá mejor, duermevela, porque es en esos ratos cuando la azoriniana observación de que vivir es ver volver, se manifiesta en toda su plenitud y brillan deslumbrantes las luciérnagas del ayer, los paisajes, las caras y los afectos. Con el añadido de que en cada insomnio uno puede esforzarse en traer, junto a la almohada, el fragmento del pasado que quiera rememorar.sueño 10Yo suelo, en las noches que se alargan, elegir la edad y circunstancias a recobrar: niñez bajo la manta y junto a la bolsa de agua caliente que traía mi madre si llegado el invierno o, de apretar el calor, aquella acampada en el cabo de Creus junto a unos amigos que no he vuelto a ver y el enorme pulpo que pescamos. Sin embargo, las opciones son para cada uno innumerables y ahí están, en plena oscuridad, las iluminadas calles que transitabas en las distintas ciudades donde hayas vivido, el bar de la esquina y su ajedrez o la primera novia, la sala de cine y la espera en el intermedio para volver a entrar y aguantar el No-Do antes de la segunda película, el tranvía 67 que solías tomar a la carrera cuando ya en marcha… O el dormitorio en aquella casa, y la ventana… ¿dónde daba la ventana?sueño 9

Quizá tengamos con algunos recuerdos, y mientras nos damos la vuelta hacia el otro lado, esa relación de tipo vicioso que apuntaba Bufalino en su “Perorata del apestado”, y los acariciemos como hacen algunos con los cadáveres amados. Pueden sobrevenirnos placeres y nostalgias que durante el día permanecen agazapados, de modo que, tal vez, compartamos el deseo de que no desaparezcan esos ratos para poder regresar a balcones, esquinas y viejos amores. Y es que Sancho Panza creo que se equivocó con su “Bien haya quien inventó el sueño”. Mejor la duermevela.

Publicado en Amor, Memoria | Etiquetado , , , , , , | 7 comentarios

Ian McEwan y su envés

Ewan 2  En el libro publicado por Anagrama en 2009 y titulado “El mejor humor inglés” se recoge, entre relatos de autores varios, uno del conocido escritor Ian McEwan y titulado “Fabricación casera”. Leo que pertenece al volumen con el que debutó en 1975, “Primer amor, últimos ritos”, y por el que obtuvo el premio Somerset Maugham en 1976.Ewan

La narración -una decena de páginas- veta cualquier atisbo de sonrisa, lo que dice poco respecto al título de esa obra en que se incluye. Tampoco otros cuantos ofrecen lo que cabría esperar, pero en el caso de McEwan se trata, además, de un argumento soez, hiriente y censurable de todo punto de vista. Ewan 1Evitaré los detalles, pero no creo que la violación de una niña de 10 años por parte de su hermano de 14, simulando un juego, pueda despertar en cualquier lector otra sensación que la de repulsa teñida de enfado. Por lo demás, y si la pormenorizada descripción forma parte del mejor humor inglés, apaga y vámonos.

Había conocido en el pasado otras obras suyas: “Entre las sábanas”, “Amor perdurable”, “Chesil Beach”… y, por entonces, me pareció justo que fuera considerado entre los mejores de su generación -la del baby boom- en aquel país, pero el que comento ha dado al traste con mi opinión y espero que, con los setenta ya cumplidos, incluso él mismo se avergüence de lo escrito más de cuarenta años atrás. Porque la literatura pasa a ser bodrio cuando no se consigue lo pretendido; en este caso, el fallido propósito de hacer gracia. Al terminar, asqueado, concluí que la provocación, la afrenta a la sensibilidad, tiene mejores derroteros también en la ficción. A mi juicio, un baldón para el autor y, por extensión, para quien seleccionara en su día esas páginas como exponente de la sutil ironía inglesa.

Publicado en Literatura, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 6 comentarios