DEL TURISMO A LA CONTRACTURA

Tortic 18 La masiva afluencia turística en algunas zonas del país aporta, junto a indudables beneficios, problemas varios que deben afrontar, con suerte variable, los residentes de esas áreas que acumulan en ciertos meses millones de visitantes. Entre otras cosas, los precios de las viviendas de alquiler se disparan al punto de que encontrar una compatible con el sueldo es casi milagro, y de ahí se derivan numerosas secuelas no siempre emocionales -son sobradamente conocidas el estrés o depresión, el enfado saliendo por la coronilla o las gónadas arrastradas por el suelo, el nerviosismo y el insomnio…-, como el galeno tuvo ocasión de comprobar (que no certificar, por no haber a quién reclamar daños y perjuicios).

Tortic 5El paciente en cuestión acudió a él refiriendo intenso dolor cervical y a ambos lados del cuello, al extremo de tener que mantener la cara mirando hacia lo alto. La exploración reveló una intensa contractura muscular bilateral afectando a los Trapecios, sin que la rigidez cediese tras un inicial masaje. “Intente mirarme a los ojos” -le instó el médico-. “¡No puedo!”, contestó, los ojos fijos en el techo. Se imponía averiguar la causa (diagnóstico etiológico, que le llaman) de la tortícolis,  y a eso dedicó el profesional el siguiente rato. “Vamos a ver: ¿ha hecho usted esfuerzos exagerados últimamente?”. “En absoluto”-respondió el agarrotado-. “Y cuando trabaja, ¿mantiene cuello y hombros relajados?”. “Sí: me paso las horas sentado frente a la caja de un supermercado”. tortic 6“¿Cuándo advirtió que no podía mirar de frente?”. El interpelado tardó unos segundos en responder: “Pues verá… hará un par de meses. Desde que empecé a buscar piso me paso mis horas libres y parte de las noches callejeando y mirando hacia arriba por si localizo un letrero de “Se alquila”. Ahora ya no puedo fijarme en los Primeros; sólo a partir de la cuarta planta y ya me contará usted, con el precio a que están los áticos…”

AragónTortic 15

Tortic 16El médico meneó la cabeza (él sí podía hacerlo) y pensó que describiría el síndrome en una futura comunicación a cualquier congreso. Inmediatamente, por ser un algo leído, se le ocurrió que podría cambiar el quevediano “¡Ah de la vida! ¿Nadie me responde?” por el más prosaico “¡Ah de la casa! ¿Nadie me la alquila?” Sería un sugerente título para iniciar su exposición sobre la secuela músculotendinosa que puede acarrear la escasez de viviendas. Porque dormir al raso, o en cualquier balcón hasta la pulmonía, es cosa sabida.

Publicado en Actualidad económica, Humor, Sanidad | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

LA ANGUSTIA POR QUEDAR BIEN

entrevista 2La frase de Oscar Wilde, “El estilo y no la sinceridad es lo que cuenta”, me viene a la cabeza cada vez que leo entrevistas a famosos – o menos- con preguntas que se dirían de examen. Se ven obligados a lucirse; a pasar por cultos y enterados so pena de quedar como lerdos, y las que se publican los sábados en las últimas páginas de Babelia, el suplemento de El País, son buen ejemplo del acoso a que se ve sometido el interpelado.entrevista 6Interrogantes parecidos a los que siguen: ¿Por qué se inició en esto? ¿A quién le daría el premio Nobel de…?, ¿Cuál es el mejor libro que ha leído? ¿Con qué música se identifica? ¿De qué acontecimiento le habría gustado ser protagonista? ¿Qué está socialmente sobrevalorado?… En parecida línea, cuantas vueltas de tuerca se les ocurran: a la memoria o, en otro caso, a su capacidad de improvisación. entrevista 5Quizá el famosillo/a no cayó en la conveniencia de conocer con anticipación por dónde iban a ir los tiros y, encantado con el eco que pudieran tener logros o proyectos, no previó la que se le podía venir encima. ¿Qué es para usted la muerte? ¿Y el amor?Se diría que, en el tú a tú, se enfrentan el deseo de quedar bien con el afán del preguntón por pillarlo en un renuncio. Y no creo que muchos, tomados de improviso (de no ser así, debieramos saberlo para no llamarnos a engaño), estén en disposición de hablar con coherencia de lo divino y lo humano; de resumirse como habrían querido de poder hacerlo a su aire.

Lo cierto es que, cuando intento ponerme en su piel, lo de “Preferiría no hacerlo” cobra rabiosa actualidad o es, cuando menos, lo que a mí me saldría. Porque es posible que los pillen a contrapié: en plena laguna mental si se trata de recordar fechas y nombres o que, por albergar sobre determinado asunto ideas que se dan entre sí de bofetadas, no estén en disposición de pasar por coherentes a caballo de dos frases traídas por los pelos. Ojalá, en su beneficio y como dijera Nietzsche, sólo oyesen las preguntas a las que fuesen capaces de responder aun a riesgo, en el extremo, de dejar la página en blanco. Pero imagino que ningún periodista se conformaría con las verdades por omisión, así que, de no iniciarse el diálogo con un genérico “Hable usted al lector de lo que le apetezca”, con seguridad los hay que preferirían no haber aceptado. Siquiera por evitarse una crisis de hipertensión a no ser que les de igual un roto que un descosido. Yo los adivino, pobrecillos/as, con taquicardia. Y puedo oír su corazón enloquecido cuando leo: “¿Como definiría su obra en una frase?”. Por un decir.

Publicado en Actualidad, Humor, Opinion, Prensa | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

LA REALEZA EN LA PLAZA DE TOROS

realeza 9El pasado jueves 3 de agosto, la infanta Elena y sus hijos asistieron -por enésima vez; en otras ocasiones junto al rey emérito…- a otra corrida. Sin el menor recato, como muestran las fotografías publicadas, y con cara de satisfacción frente a un espectáculo que concita una amplia repulsa social y ha sido ya vetado en algunas Comunidades Autónomas con respaldo mayoritario. Diez años atrás y según una encuesta Gallup, el 72% de la población manifestaba su nulo interés cuando no el desacuerdo con ese peculiar “Bien de interés cultural” con explícita tortura. Y el porcentaje va a más aunque los defensores de la tal “Fiesta” retuerzan los hechos a su gusto o conveniencia.realeza 4

Sin embargo, no es mi intención hoy avivar la polémica, sino invitar a preguntarse por la oportunidad de que la familia real se alinee a las claras con los taurinos; una posición que sin duda concitará el repudio de un sector y, por lo mismo, un comportamiento inconveniente y a todas luces innecesario. realeza 1Porque si bien es cierto que cada quien es muy libre de conducir su sensibilidad por los derroteros que estime y siempre que ello no lleve aparejado limitar las alternativas elegidas por otros, no lo es menos que la exhibición pública de filias o fobias demanda un exquisito cuidado, máxime cuando se es objeto de especial atención en virtud de la posición social que se ocupa. Y siquiera por no dar tres cuartos al pregonero, había en el caso de la Infanta mejores opciones para refrendar la cultura: bien fuese visitando una biblioteca, bien argumentando en favor de la reducción del IVA -si acaso supiera de qué va la cosa- para artes otras que la de la masacre.

realeza 7Y si para cualquiera el saber cuándo y dónde aparecer es del todo aconsejable, para la Infanta y familia sería incluso exigible y, de no dar la talla como parece, los hay que querríamos poder decirles a la cara que ahí está la puerta. Es lo que a muchos se nos ocurre frente a la palmaria evidencia de una estupidez que preside las holganzas de quienes debieran, si no dan para más, buscar las oportunas asesorías. Porque incluso para seguir comiendo la sopa boba, discreción y sensatez son requisitos que debieran ser obligatorios.

Publicado en Actualidad, corrupción, Opinion, Realeza, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

LAS RESPONSABILIDADES, COMPARTIDAS

convivir 1Vivir en comunidad supone algo más que disponer de ayudas varias, bares y tiendas. Y es que si cada uno persigue la máxima comodidad con el mínimo esfuerzo y al vecino que le den, aviados estamos. Me refiero a todos nosotros -con las excepciones que quieran-, tras comprobar hasta la saciedad que la suciedad está en la sociedad sin que haya una mayoría que se aplique a lo que con tanto ahínco exige de los demás. Y que nadie es una isla, por el hecho de estar juntos, suele rezar únicamente para los otros.

No hará falta listar las evidencias sobre la  cojera del mútuo respeto. Por lo que hace a los servicios públicos, sus manifiestas carencias o interesadas manipulaciones no son, como acostumbran a aducir, fruto del personal insuficiente para una creciente demanda, sino resultado del pasotismo cuando no la voluntad de hacerse con el santo y la limosna a costa de unos usuarios que, por cierto, no verán rebajados sus impuestos en relación directa con la inepcia ajena. convivir 4Llamen ustedes para obtener la solución a un problema -léase Movistar, Telefónica, cualquier compañía eléctrica…- o intenten entender, aunque sea tras la cuarta lectura, los cargos que figuran en el recibo de la luz, y convendrán conmigo en que pintan bastos. Observen cómo se reparan los socavones, retiran la basura o colocan los cables electricos en algunos barrios y sabrán de las prisas o el desprecio suplantando la eficiencia.Calles La Union

convivir 6

convivir 9Sin embargo, no todo se pierde por el mismo agujero ya que los resíduos depositados a deshora, las calles como estercolero para colillas, botellas o meadas de humanos y perros, son también el maloliente pan de cada día. Y los escapes a todo gas, en plena madrugada, subrayan la poca consideración en que nos tenemos, orillando que hay servidumbres obligadas y, sin mayores cotas de responsabilidad por parte de todos, seguiremos en la queja sine die. Se precisan aún unos cuantos años para formar y dotar de poder a unos gestores del sentido común que eviten lo que, a día de hoy,  sigue siendo imprescindible: legislación estricta y las correspondientes multas a quien corresponda, empresas, empleados públicos o ciudadanos. A diestro y siniestro. Mal que pese y hasta que incorporemos a la convivencia mayor sensibilidad que la presente.

Publicado en Actualidad, Artículo, Educación, solidaridad | Etiquetado , , , , , , | 13 comentarios

LA ANGUSTIA DEL SINÓNIMO

memoria 9Escribía el filósofo Emilio Lledó que ser es, esencialmente, ser memoria. Bajo semejante paraguas, podrán imaginar la creciente zozobra que te invade ante la repetida constatación de tus lagunas. Sigo confiado en las habilidades que me supongo, pero los olvidos menudean al extremo de que combatirlos se está incorporando al resto de ocupaciones cotidianas y no es plato de gusto, como bien sabrán quienes hayan experimentado las fugas a que aludo.

Y éste que acaba de saludarme, ¿de qué lo conozco? Incluso unas palmadas y la sonrisa de oreja a oreja para que no pueda adivinar su inexistencia a mis ojos… Me suena, sí, pero aunque me aspen… Y apostaría a que me comprenden porque la mayoría y en llegada cierta edad participamos de iguales lamentos: quejarnos de la memoria y no de la inteligencia, lo que tal vez fuese más acertado. memoria 5Pero la fundada sospecha de que las neuronas han comenzado a funcionar a su aire, es ya evidencia cuando buscamos el sinónimo para no repetirnos: la palabra que pueda evitar el convertir la pretendida seducción de cualquier escrito, de una exposición, en puro aburrimiento. Y si bien los años pueden aportar mucho de positivo, el olvido no es precisamente su mejor legado porque supone, en buena medida, el triunfo de la decadencia sin paliativos que valgan. No obstante y ante esa certeza, ¡Ni hablar de resignación! ¡Buscar la salvación a lomos de la palabra; de esa que se resiste, maldita! ¡Pero si la habré empleado cincuenta veces…! A ver: ponte tranquilo…  memoria 3

No albergo ninguna duda de que todos, pasada la cincuentena, sabrán de qué les hablo y podrían, a resultas de ello, suscribir la unamuniana excusa. “No tengo mala memoria sino buen olvido”. Por fortuna, aún puede uno salirse por la tangente; si más no, repitiendo la ocurrencia.

Publicado en Humor, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios