EMPEÑOS INÚTILES

a 11   Esa convicción, asumida por Wittgenstein, de que es mejor caer muerto por el esfuerzo que reventar lamentándose, es la que muchos habíamos asumido hasta que experiencias varias nos han obligado a poner en solfa dicha afirmación. Tenacidad y perseverancia son ciertamente imprescindibles para alcanzar siquiera algunos de nuestros objetivos, y a tal extremo mi convicción, que llegué a identificarme como Perseverancio cuando apoyaba o suscribía determinada opción difundida por las redes, en línea con el beckettiano “No puedo seguir. Voy a seguir”.

a 6 Pero un talante, ya digo, que empezó a hacer agua conforme las evidencias en contra se iban sumando. Porque las arrugas seguirán ahí pese al Botox de algunas, a la frecuente artrosis asociada a la edad no hay pilates que la disuada y, más allá del cuerpo, algunos creemos imposible razonar con un cura por distintos matices que incorporemos al diálogo, no está en nuestro ánimo admitir como mejor alternativa una dieta vegana a 4.pgni confiamos en que un día de estos podamos escuchar a cualquier político haciendo autocrítica movido por la honestidad, de modo que lo de mejor quemarse que oxidarse, pues cogido con pinzas y es que el óxido en muchas ocasiones se sobrelleva bien, sin que altere el sueño ni precise de remedios.

a 10¿Que pueda ocurrir a resultas de un escepticismo demoledor? Quizá sí, y convendría en tal  caso posicionarse frente a cada coyuntura sin hacer regla del desengaño. Pero ya me contarán si creen a estas alturas que la España vaciada vaya a repoblarse en las próximas décadas, si acaso confían en que Trump aclare sus manejos con el fisco, Pablo Iglesias asuma su pertenencia a  esa denostada “casta” o la Banca vaya a adoptar, antes de que nos extingamos como especie, alguna medida en bien de su clientela. Por todo ello y más, se diría que hay imposibles frente a los que parece razonable no desperdiciar el tiempo. Sin embargo, no vayan a suponer que las anteriores son meras divagaciones sin base alguna, a 1y es que lo dicho se me ocurrió tras ver el otro día cómo el camarero del bar, y con un vendaval de no te menees, intentaba barrer, entre cabreo y blasfemias, la alfombra de hojas que poblaban su terraza y empeñadas, pese a la escoba, en ocupar sin pausa mesas y suelo. Como tantas cosas que alfombran nuestro presente sin escoba que valga, para entendernos.

Publicado en Artículo, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 5 comentarios

CRECER NO ES SIEMPRE UN PREMIO

Durante la adolescencia quisiéramos -y me permito interpretar lo que creo el sentir de una mayoría- que el tiempo pusiera la directa; que acelerase su paso por esa edad en la que aún no se dispone de autonomía para procurar que se encarnen los sueños. Sin embargo, se plantea ya una primera disyuntiva porque, mientras estamos a la espera de sumar años, lamentamos que estos se añadan a los de nuestros seres queridos cuando ya la vejez con ellos o a sus puertas. Crecer nosotros y, los demás, detenidos a fin de postergar el temido adiós.a 4

Siempre, en uno u otro sentido, el pulso a las horas, rara vez aliadas. Cuando ya en la madurez y rendidos a la evidencia de su inexorable progresión, intentamos hurtarnos en lo posible a esa servidumbre y disfrutar dando la espalda al reloj de los días. Quizá aparezcan los nietos y con ellos, portrait boy grandson person imagepor su amor teñido de candor, volveremos de nuevo a la inquietud frente al enemigo aunque ahora, y al revés de lo que nos ocurría cuando a la entrada de nuestra juventud, daríamos lo indecible por detener las agujas y poder disfrutar, en la vida restante, de esa niñez y su “tiempo sin tiempo y sin memoria”, como dijera el poeta Gerardo Diego.a 2

a 12Ya escribí meses atrás del placer que me causaba enseñar a uno de ellos el juego del ajedrez y perder, alguna que otra vez, para gozarme de su contagioso orgullo. Otro me dijo, sentados en un bar y muy serio, que daría cualquier cosa -incluso sus juguetes preferidos- por hacerme inmortal. Cuando sonríe el de los grandes ojos me gustaría y como última voluntad sumergirme en ellos y, días atrás, andaba abstraído en uno de mis paseos cuando la nuera me llamó desde la esquina: “Es que te ha visto. ¡Es Tat (así me llaman) y tengo que darle un beso! Eso me acaba de decir”. Con toda seguridad se identificarán conmigo si afirmo, con Lope de Vega, que “Eso es amor. Quien lo probó lo sabe”. Por todo lo anterior, sueño a veces con lograr un imposible: que no crezcan.

Publicado en Amor | Etiquetado , , , , , , | 12 comentarios

A PROPÓSITO DEL DÍA DE REYES

a La de Rey es condición de mucha preeminencia aun a falta de reino. Incluso basta con el prefijo, con que le llamen a uno así. Y ni les cuento si es apellido. Combinado con otro que suene bien, resulta apabullante: Rey Marqués, Vara de Rey… aunque lo más, el acabose, es Rey Ardid. La unión de lo egregio con lo ladino constituye una mezcla invencible y en dicha línea,  no es de extrañar que el tal Rey Ardid fuese maestro internacional de ajedrez y campeón de España allá por los años treinta. Lo insólito es que no ocupase cargo político alguno siendo como era, por oficio y linaje, el rey de la celada.a 2

Repasen a los famosos de no hace mucho: Fernando Rey, Bárbara Rey, el matemático Rey Pastor o, cambiando sólo una letra, Ray Loriga, Ray Charles o Nicholas Ray. En cuanto a mi reina, la reina de la casa, de mi vida o vivir como tal, son expresiones todas que aluden a un amor sin límites o a una posición envidiable, aunque en puridad se viva “a cuerpo de rey”, que no de reina. a 1Pero es de las contadas ocasiones, más allá del patriarcado, en que el masculino se lleva el gato al agua, porque “rey de la casa”, por poner un ejemplo, es peor que “reina de la ídem”: el rey de la casa suele ser rorro de pañal y deja de monopolizar el título en cuanto controla los esfínteres; la “reina de la casa”, en cambio, acostumbra a extender su reinado desde la pubertad hasta la menopausia.

Como apuntaba, también en los derivados se aprecia el valor: reinona, asentada y mofletuda por la molicie, reineta (manzana de excelente sabor) o reintegro y te devuelven un dinero que quizá dabas por perdido. ¿Y qué decir de las películas? Las mejores, las que emocionaron nuestra infancia, incluyen la mágica palabra: Tarzán, rey de los monos, Las minas del rey Salomón, Rey y patria, de Losey, El rey de Nueva York… Sin embargo, es en las frases hechas donde mi tesis brilla esplendorosa: el rey del mambo o del chá chá chá, o rey Pelé y  el bar O´Reilly, el mejor lugar de la Habana para degustar mojitos y que me perdone la Bodeguita.

a 4 Consciente de un rigor expositivo cuando menos dudoso, no me queda sino rogarles que acepten mis disculpas y muestren frente a estas líneas la tolerancia, la comprensión de un Rey. Así como Felipe VI, por un decir. Sobre todo hoy, que llegan los Magos.

Publicado en Humor, Opinion, Realeza | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

DÍAS DE PROPÓSITOS

a 1 Inauguramos un nuevo año para repetir propósitos y yo me los he hecho, aunque no podría asegurar que esté dispuesto a cumplirlos. Es más: diría que son más útiles cuantas más veces se transgreden, porque de ese modo pueden renovarse y la obstinación tiene un gran valor para hallar tu camino. Claudicar para poder afirmarse en nuevos empeños, vaya, pero no hacérselos sería despropósito; supondría que nos creemos por encima del mal, o bien unos monstruos que se recrean en sus flaquezas y tampoco es eso.

Por tanto, propósitos, pero ¿para hacerlos realidad? De seguir en las líneas trazadas, nuestra egolatría exigiría más y deberían seguirse de otros, a 8y luego nuevas apuestas en ese camino de perfección que convertiría la vida en un infierno, porque en infringir, conculcar, en el vicio, en suma, se asienta un morbillo que los propósitos culminados ahogarían. Hacérselos, repito, lleva aparejada la euforia anticipada y los días que anteceden traen consigo un plus de disfrute: tanto por el proyecto como por el goce de estar aún en disposición de hacer todo lo contrario. En los albores del cambio nos sentiremos más tranquilos, mejores y, llegado el día de marras, ¡tranquilos. Que no cunda el pánico!a 5

Las probabilidades de fiasco son abrumadoras y, sin embargo, ¡adelante! Lo importante es la intención aunque sólo dure una escasa media hora que es de lo que se trata, y es que los seres humanos solo nos curtimos y aprendemos de la adversidad, de modo que ¡animo! Además, los conocidos van a agradecer que dejemos de darles la vara en las horas o días que sigan a los propósitos, porque ya saben aquello de que quien ha exorcizado sus demonios, se convierte en un tostón con sus ángeles. aNo fueran a suponer que defiendo el autoengaño, pero el naufragio de las buenas intenciones está en nuestra condición y convendrá aprovecharlo cuanto se pueda. Claro que también podríamos optar por aparentar ser perfectos y con el vecino, en vez de echarle un cable y procurar entenderlo, planear el encontronazo poniendo de relieve sus flaquezas. Peligroso camino que debemos evitar siempre; otro propósito, pero alguno habrá que cumplir, ¿no? Siquiera para colocarse entre Pinto y Valdemoro, que es por donde solemos andar tras las doce campanadas.

Publicado en Actualidad, Humor, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 12 comentarios

PEDRO SÁNCHEZ: ¿UN MÍSTICO NARCISO?

a 8 En la lucha entre el yo y la realidad ponte siempre al lado de ésta, escribía Kafka. Sin embargo, Pedro Sánchez, el reiterado Presidente Provisional (PP, ya que es época de siglas y con perdón del PP), parece apostar decididamente por su persona con el adanismo de quien cree guardar el destino de todos en su propio bolsillo y es que, como alguien apuntara de otro con parecido perfil, el PP es de los que creen poder tocar el piano a cuatro manos. O a seis si se tercia y eso que tiene en común con Pablo. Como ocurría entre santos de igual nombre y de ahí, seguramente, el fraternal abrazo con el que culminaba su vía mística.

a 11      Porque Pedro el PP, ha pasado ya por las tres preceptivas fases del misticismo hasta llegar a su culminación. En la primera, la Purgativa, hubo de enfrentarse a los jerifaltes de su propio Partido y pasear en coche de la Ceca a la Meca en busca de sostén suficiente para el ansiado trampolín. Luego la Iluminativa, con éxtasis y visiones de un escenario que con inspiración podría construir a su medida por sobre elecciones y otras zarandajas; al precio que fuese y no para acercarse a Dios, sino en lo posible suplantarlo desde el laicismo tras, como el mitológico Narciso, verse reflejado con sin par belleza en los acuosos espejos del porvenir. Y por fin la tercera, Unitiva, donde recibe al otro y se funde con él en el susodicho abrazo de coalición. a 16

Ha sido sin duda una experiencia singular y que bien merecerá en su día otro libro de su parte en el que traduzca cómo, si dotado de oportunismo y autosuficiencia, puede lograrse esa polivalencia con la que, uno o múltiple según convenga, y del “No es no” al sí y a por todas, alcanzar el sillón del Altísimo, sito en Moncloa. a 15Por lo que a nosotros respecta, es sabido que en las negociaciones políticas siempre acaban pagando los mismos, y si el nuevo Narciso termina, en plazo variable y como su modelo, en el agua –de motu proprio o arrojado–, las salpicaduras podrían alcanzarnos. Así que a cuidarse, y cada quién en busca del mejor resguardo frente a lo por venir.

Publicado en Actualidad, Artículo, Opinion, Política | Etiquetado , , , , , , | 8 comentarios