JUSTICIA: CLARA LA HISTORIA / Y CONFUSA LA PENA.

a 2 Me refiero a la Justicia y sus condenas volviendo del revés, para esta ocasión, los versos de Machado: “la historia confusa / y clara la pena”. Y es que en este país nuestro no es tan solo que esté atascada y lejos de una proclamada independencia más que dudosa, sino que encima — cuando menos en la percepción de una mayoría ciudadana en la que por supuesto me incluyo –, al subjetivismo que informa muchas de las decisiones judiciales se suman interrogantes, incluso por lo que hace al léxico, de difícil explicación para los no versados en sus intríngulis.a 6

Porque vamos a ver: ¿cómo habrá de compensarse una prisión preventiva si el encausado resultara finalmente inocente? O si la pena resulta inferior a dos años de cárcel y por tratarse de un primer delito será por lo general suspendida, ¿por qué no obviar la escenificación, limitarse a la multa o lo que sea y dejarse de vainas? Y de ser más los años pero salir en libertad cumplidos la mitad de los mismos, tal vez se ganaría en claridad consignando estos en lugar de sumar los que quedarán para adorno. aPodrá argüirse que todo dependerá del comportamiento carcelario y las posibilidades de reinserción, lo que no pasa de cliché toda vez que más de un 30% de los excarcelados –máxime tras determinados delitos– suele reincidir, lo que dice poco y mal tanto de las medidas para la resocialización como de su evaluación por parte de los responsables y la escasa garantía que brindan determinadas opciones disuasorias, incapaces de evitar la repetición de los mismos, como bien sabemos, por cuarta o quinta vez.

a 4-En cuanto a la “prisión permanente revisable”, toda una antinomia porque esa anunciada revisión pone en solfa de antemano su duración indefinida, de modo que, siquiera en atención al lenguaje, quizá fuese más propio “Sin fecha prevista de salida” o “hasta ulterior decisión”, ya que si se excarcela incluso tras los 25 años de rigor, lo de “permanente” o “perpetua” sigue siendo falsedad apriorística. Visto todo lo anterior y más, cabría deducir que los profanos en materia judicial estamos en otra onda, aunque no pueda descartarse que, de llegar los ecos de la misma donde procediese, tal vez mejoraría la cuestión, en términos y contenidos, hasta poder aludir a Machado sin necesidad de tergiversar su poesía.

Publicado en Actualidad, Justicia, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 4 comentarios

ROMANÍ: ESTA VEZ SÍ

Como supongo que le sucede a cualquiera, estoy en desacuerdo con mucho de lo que escucho o leo y, sin embargo, el otro día no pude por menos que reconocer mi sintonía. No lo manifesté en el momento y es que María Zambrano creo que estaba en lo cierto al afirmar que hay cosas que no deben decirse aunque son esas, precisamente, sobre las que conviene escribir.a

a 4 Por concretar, demasiadas veces es preciso elegir entre ética o placer y, en más de una ocasión, he optado por lo segundo. Tras la confesión, no extrañará que un domingo por la noche prestara especial atención, en el programa que emite RNE sobre la cultura romaní, al cante que entonaba sin empacho el gitano, con una reiterada aseveración: “Todo lo que me gusta es ilegal, es inmoral o engorda”. a 10No me sorprendió porque en el curso de mi experiencia profesional he comprobado que del ingreso de gitanos en una planta de hospitalización se seguían demasiadas veces sospechosas desapariciones: desde bolsos de las enfermeras a los bocadillos que el enfermo vecino guardaba en la nevera. No obstante, el folclórico reconocimiento de sus querencias a través de la radio, esa noche, propició una identificación entre festiva y vergonzante. ¡Qué le voy a hacer!

Me di a pensar en el gozo de las transgresiones y la — escandalosa, si quieren — atracción que ejerce lo prohibido. a 12¡La de disimuladas meadas en cualquier esquina! ¡La de libros que habré hurtado en tiendas varias durante mis años mozos! ¡La de mentiras y fingimientos por entonces con tal de ligar…! Mientras lo escuchaba, recordé la pésima opinión que sobre los gitanos tenía Baroja. También yo, a tenor de mis constataciones hospitalarias y, pese a todo, he de reconocer que cualquiera, con música o sin ella, puede dar en el clavo. O muy cerca. La susodicha canción, con explicitación de unas querencias en las que me sentí concernido, fue buen ejemplo. Tanto es así que voy a intentar, a través de Spotify, aprenderla entera.

Publicado en Humor, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 8 comentarios

SÍNDROMES CON NUEVOS APELLIDOS

Años atrás, creía que por síndrome (S) se entendía un conjunto de síntomas causados por una enfermedad con base orgánica. Sin embargo, libros varios y los medios de difusión fueron sacándome progresivamente de mi error y propiciando nuevas reflexiones que incluían el afán clasificatorio. Así, comencé por establecer tres categorías, que he mantenido, según las etiquetas sindrómicas se refiriesen a la situación vivida o bien incorporasen nombres: de ciudades o los de un individuo.a

Con tal criterio, separo los síndromes del quemado, del soltero o el posvacacional, de aquellos otros con capitales como marchamo — S. de Jerusalén (contagio bíblico) o el de Estocolmo (vínculo afectivo con los opresores)–  y, finalmente, los que se resumen con un nombre o apellido. En el S. de Casandra la inquietud resulta de conocer la verdad sin que nadie te haga el menor caso, el S. de Segismundo es el miedo a olvidar y, por no seguir, los síndromes de Stendhal, Diógenes… Han sido precisamente esos que se resumen en un personaje, los estímulos que el otro día me llevaron a concluir la oportunidad que brindan las actuales circunstancias para ampliar dicho abanico, en la seguridad de que las adscripciones de hábitos o modos a algunos conocidos en los últimos años, caracterizarían nuevos síndromes que sin duda facilitarán nuestra comunicación sin necesidad de tener que explicar, una y otra vez, lo ya sabido.

Sonreír a diestro y siniestro, con independencia de la situación, sería a partir de ahora el S. de Casado –y nada que ver con el estado civil–. a 10Verse mediatizado por un plan con visos de fracaso, el S. de Torra, el Síndrome de Sánchez es de todos conocido o, de privar la egolatría por sobre cualquier otra consideración, S. de Iglesias. a 14Conseguir poder pese a la propia estupidez y merced a la ajena, S. de Trump, y buscar el mejor acomodo sin reparar en medios, o vestir la realidad a la medida del propio interés… Bueno: dejo a ustedes la elección del síndrome con el nombre que mejor se adecue, en la convicción de que hallarán nuevos Diógenes o Segismundos para nombrar algunos usos del nuevo siglo. Bastará con que, para ampliar el espectro, escuchen o lean, en cualquier rato y sin cosa mejor que hacer, las noticias de actualidad.

Publicado en Actualidad, corrupción, Humor, Opinion, Política | Etiquetado , , , , , , | 10 comentarios

POR ASTURIAS ENTRE “INES” Y “ONES”

Hemos viajado unos días por Asturias y sería egoísta el no intentar siquiera compartir las muchas fuentes de placer que pudimos disfrutar. A la belleza paisajística en excursiones por el Parque Nacional de Redes o el camino de Picu Pienzu, se sumaron sabrosas comidas a unos precios que para aquí quisiéramos y, encima, con algún que otro obsequio alimentario como entrante o de postre. a 6En cuanto a las sidrerías de la calle Gascona, en Oviedo, visita tan obligada como lo pueda ser a los museos Guggenheim o el del Prado, si de paso por sus respectivos emplazamientos.

Por lo que hace a las ciudades de allá, su magnífica arquitectura corre pareja con una limpieza de calles y plazas tan espectacular como añorada por estos lares. Más de 160 esculturas de bronce, en la capital, imantan al visitante tras bajar su vista de lo alto y, en derredor, la simpatía junto a los mercadillos de la Plaza Fontán. sdrTambién parecidas sensaciones en Avilés o Gijón: una admiración tras otra y, no obstante, la seducción que lleva aparejado el paseo por las dos mayores ciudades de la Comunidad, no las homologa. Siquiera por lo que respecta al uso de diminutivos o aumentativos según se trate de una u otra.

En Oviedo, un excelente quesín en cualquier tiendina, recoletos pueblines en sus inmediaciones para comer por unas monedinas y, del Escorialín a la Santina, las explicaciones de nuestra guía estuvieron en todo momento cuajadas de “ines” e “inas”; terminaciones a las que el de Gijón dio la vuelta y, quizá por eso, el propio nombre de la segunda ciudad en población. davAllá está la escalerona de la playa. la iglesiona y algún que otro solarón, de modo que tal vez lo de pendón o putón verbenero sean ocurrencias de esa zona y, por lo mismo, no es de extrañar que su campo de fútbol sea el del Molinón, que de estar en Cartagena cambiaría a Molinico y si en la capital del Principado, Molinín. davAfortunadamente, las sidriñas fueron en Oviedo y, obviamente, culines. Porque de haberlas tomado en Gijón, los culones habrían dado conmigo, borrachón, bajo la mesona de cualquier bar.

Publicado en Artículo, Humor, Viajes | Etiquetado , , , , , , , | 14 comentarios

RAMONAS EN LA MEMORIA

a 6

Hay mil y un estímulos que pueden remover los sedimentos que albergan la nostalgia y, entre ellos, algún que otro nombre como el que en días pasados repetían mis nietos en aquella canción que entonaban entre provocadores gestos. La Ramona pechugona es la más gorda de mi pueblo…, me informaban sin darse respiro tras el café del mediodía. Por su mediación y en aquel rato, me di a pensar en algunas otras que he conocido aunque, por lo que recuerdo, sin la exuberancia que adornaba a la glosada por ellos.

a 5

Confirmé, en la sobremesa, la razón que asistía a Emilio Lledó cuando afirmó que ser es, sobre todo, ser memoria. Y ésta puede sobrevolar con suerte variable desde suaves remembranzas a brochazos de tristeza. Ramonita se llamaba aquella por la que, más de cuarenta años atrás, mi hermano me pidió prestado el coche para viajar juntos a Barcelona con intenciones silenciadas y sobre las que nunca hemos vuelto.

a 11

Con otra Ramona y en distinta sintonía que la suya, participé en un club literario hasta que la librería donde tenían lugar nuestros encuentros y ella regentaba, cerró para siempre. Ha habido también alguna otra que permanece como un mojón en mi trayecto vital, aunque es un pez con dicho nombre el que nada entre mis recuerdos con mayor frecuencia.

aLa carpa Ramona era la principal atracción de un bar, en la provincia de Gerona y junto al lago de Banyoles, que es hoy oficina de turismo. En mis encuentros con Pablo, compañero de profesión y amigo del alma, era obligada la cerveza junto al vistazo a una Ramona de tamaño descomunal y que, según contaban, llegó a tragarse las gafas de un despistado estudiante. Pasados los años, Pablo falleció y, cuando en una ocasión volví al pueblo y al susodicho bar en pos de nuestro rastro, también la Ramona había muerto y aparecía, disecada, sobre una pared. Pasé de inmediato a la melancolía: esa sensación de despojo que renació al oír de la pechugona por boca de los niños. Y eso que no había comido berenjenas, las cuales, al decir de Covarrubias allá por el siglo XVII, favorecen la morriña.

Publicado en Amor, Memoria | Etiquetado , , , , , , , | 11 comentarios