GLOBALIZACIÓN Y CAMBIO CLIMÁTICO

a 3 Muchos suponíamos que una globalización in crescendo traería aparejados beneficios sin cuento: aumento en oportunidades y de la justicia social, contagio democrático, decisiones compartidas… Sin embargo, nada más lejos de la realidad porque lo que viene primando es el interés del capital por sobre el de la población, en una concentración transnacional del poder económico en manos de corporaciones que se ciscan en el bienestar comunitario y atentas únicamente a su beneficio. Es el resultado de interacciones que subordinan solidaridad a depredación y, de ocurrir beneficios sociales, son únicamente un subproducto, toda vez que el ciudadano tiene como papel primordial el de potencial y manipulado cliente.a

En tales circunstancias, suponer que un cambio climático de catastróficas consecuencias futuras pueda modificar en el presente las tramas del negocio multinacional, no pasa de ingenuidad. a 5Ahí tenemos las cumbres de Kyoto, Johannesburgo, Río en 1992, Varsovia, París… Y Madrid en los últimos días, con ausencia de los países más contaminantes (China o USA, en primer y segundo lugar en cuanto a emisiones de CO2), así como dificultades para redactar los participantes unas líneas de consenso sobre las medidas que podrían adoptarse en determinado plazo y fingir, siquiera, avances sustanciales al respecto.

Frente a las inquietantes evidencias, de nuevo la banalización del mal en palabras de Arendt tiempo atrás, y es que el escenario de los vencedores se diría ajeno a una degradación que, como viene ocurriendo desde antiguo y deben pensar, afectará a los de siempre. a 7Entretanto, reuniones, cumbres y palabras vacuas: utopías para el medio plazo bajo la apariencia de concienciación, y el maquillaje para un rimbaudiano “Il faut changer la vie”  que, quienes podrían hacerlo en mayor medida, se pasan por el forro, allanando el camino para que nuestros descendientes hagan suya la frase de Eluard, pero cambiando el tiempo presente por el pasado: hubo otro mundo y estaba en éste. Y así seguiremos, hasta la próxima Cumbre de Glasgow y más allá, mientras algunos sigan haciendo su particular agosto a lomos de la desertización

 

Publicado en Actualidad, Actualidad económica, corrupción, Opinion, Política, solidaridad | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario

LAS RELIGIONES: ¡PARA NO CREER!

a 13 Han sido las típicas y tópicas sentencias papales, ejemplos de postureo y en ocasiones nebulosas vaguedades, las que hoy me empujan a estas líneas. “La amenaza más grave de los países desarrollados es la pérdida del sentido de la vida”. ¡Toma ya! En Hiroshima afirmó hace poco que la posesión de armas nucleares es algo así como un pecado mortal, supongo que instando en consecuencia a la confesión y propósito de enmienda de Putin, Trump o Kim Jong Un; por la pederastia mejor pasar de puntillas, pero “La pobreza nos dignifica”, sentenció. Se deduce que es la del vecino y de ahí el lujo Vaticano, de los palacios episcopales e iglesias cerradas para favorecer el dormir al raso. Son, por afianzar su papel de vigía moral, solo el culmen de una retahíla de contradicciones que explican por qué, como se ha publicado,  el mayor porcentaje de creyentes se sitúa en los estratos de menor formación intelectual.a 1

Por hambre de mitos se sigue dando cancha a esas religiones, varias, causantes de más conflictos de los que hayan podido evitar: desde las guerras de religión, Isis o una católica inquisición, torturando y asesinando por más de tres siglos y medio, a la misoginia que comparte desde el cristianismo al islam y la judía, donde las mujeres tienen vetado el estudio de la Torah. El progreso ha sido siempre enemigo de la fe (en el siglo XIX, Gregorio XVI prohibió las vacunas y más acá, un  sucesor el preservativo; los musulmanes la imprenta en su día…) y, en toda época, han aprovechado el entramado político-económico por sobre esa ética que con tanta hipocresía preconizan.

Para no morir ahorcado / el mayor ladrón del mundo / se viste de colorado. a 5Se atribuye a Quevedo y en el siglo XVII la diatriba contra el Duque de Lerma, el mayor corrupto de su tiempo en España y que accedió al uniforme cardenalicio para procurarse la inmunidad que siguen procurando sotanas, mitras y solideos. Los curas fueron explícitos defensores del franquismo durante la guerra y tras la misma –incluido el Abad de Montserrat a tenor de sus declaraciones en 1942–; se conoce la connivencia de Pío XII con el nazismo y, por no seguir, el Vaticano no suscribió en 1966, como Estado miembro de la ONU, el pacto sobre unos derechos humanos con los que siguen llenándose la boca sin reparar en que, demasiadas veces, sus palabras no ocultan sino que subrayan las flagrantes discrepancias entre soflamas y hechos. a 3En resumen y hasta llegar a Bergoglio, el actual Pontífice, todo un ejemplo de lo que debiera ser modificado por tan pernicioso como lo pueda ser, en un próximo futuro, el cambio climático. Y es que si Dios existiera, el cabreo acumulado para con sus representantes imagino que sería de órdago.

Publicado en Actualidad, corrupción, Iglesia, Opinion | Etiquetado , , , , , , , | 12 comentarios

CATALUÑA: ¿HASTA CUÁNDO EN EL ALERO?

a 13 La democracia en cualquier país — y en España está  consolidada — tiene, entre otras funciones, la de limitar las ocurrencias tanto de gobernados como (y es tema más espinoso) de gobernantes, sin que pueda sobrevivir si se falta el respeto a las reglas previamente acordadas. El objetivo último, se decía en nuestra primera Constitución –hace ya más de dos siglos–, es procurar la felicidad de la nación y, de no estar en dicho camino como parece ocurrir en el caso de Cataluña, algo habrá que hacer de cara a esa amplia minoría que reclama, aunque sea desde una amalgama de sentimientos, razones y tópicos, el derecho a la independencia de una nueva patria: término que con independencia de quién lo pronuncie y perdón por el retruécano, sea en Madrid o Barcelona, se diría que ha perdido su antigua apostura para ser, como se apunta en Los cuadernos de Don Rigoberto, palabra tan triste como termómetro o ascensor.a 6

Hacer de la patria, de la nostrilatría, cuestión primordial a día de hoy y sean Vox o los indepes, se diría pulsión nacida más de una fe y pasión desenfocadas que del razonamiento, y ya es conocido que entusiasmo e inteligencia no suelen ir de la mano.a 10 No obstante, las divergencias entre los separatistas catalanes y el Estado español han llegado al extremo de que se impone la necesidad de alcanzar un equilibrio consensuado antes de que del enfrentamiento se sigan consecuencias irreparables, máxime porque conjugar opiniones distintas forma también parte de la esencia democrática, y considerar –por ambas partes — los argumentos que puedan contradecir los propios, evitaría que a día de hoy Nietzsche estuviera aún en lo cierto cuando afirmó que solo se escucha aquello para lo que se dispone de respuesta.

a 16

En esta línea, se me antoja oportuna la interpretación que del problema ha hecho el Partido Socialista de Cataluña (PSC). Las distintas identidades culturales en España justificarían el diseño de un Estado federal, plurinacional, previa la necesaria reforma en tal sentido del marco constitucional. Esa podría ser la base de un diálogo con horizonte conciliatorio, renunciando ambas partes a extremismos hirientes e incluso justificaría en su momento el referéndum al respecto. aSería probablemente el camino por el que avanzar al unísono, sin contradecir principio democrático alguno y daría razón a Heráclito: las mejoras nacen muchas veces de la previa discordia.

Publicado en Actualidad, Opinion, Política | Etiquetado , , , , , , , , | 14 comentarios

TICS Y OTROS DETALLES

a 6   A veces, el ser uno mismo pasa también -¡hay que ver!- por gestos característicos: tics y otras minucias que obedecen a motivos varios aunque ninguno de ellos excluya necesariamente a los restantes. Así lo afirmaba Bufalino en una de sus novelas y es que ciertos detalles, que muchas veces contribuyen a perfilarnos frente a terceros, no se elijen o, de haberlo hecho en su día, el tiempo los ha convertido en inevitables.

Quizá en el pasado comenzásemos a mover el pie bajo la mesa cuando nerviosos. O a rascarnos la cabeza si enfrentados a lo incompresible hasta que lo que empezó como respuesta a determinado estado de ánimo acaba por incorporarse a los hábitos gestuales incluso en ausencia de causa alguna. a 5No me refiero a la pelambrera de Trump o la coleta de Iglesias, determinantes de una imagen que ha terminado por subordinarse al color o longitud (del pelo), sino a movimientos; a tics tal vez con igual o mayor valor identitario y cuya reiteración se ha independizado de la voluntad en mayor medida que una eventual renuncia al tinte distinto o a la gomita para atar.

a 4Cabría preguntarse si Paco Marhuenda sería el mismo de no menear la cabeza en las tertulias frente a cualquier intervención que ponga en solfa a la derecha de este país. O si acaso Rafa Nadal habría llegado a la cima del éxito de habérsele impedido frotarse las sienes y surcos nasogenianos antes de cada saque de pelota y, como es evidente, pasándose por el forro el consejo de no recorrer dos veces el mismo camino, aunque se trate de los situados a ambos lados de su nariz. a 1O siguiendo con él, artífice ayer de la victoria española en la Copa Davis, cómo le iría si un esparadrapo, estratégicamente colocado en una comisura labial, le impidiera torcer la boca cuando el golpe de raqueta. Y ya me parece escuchar la pregunta: ¿cada quién es presa de algún tic? No podría asegurarlo, pero estoy de oír, en mallorquín, “No xucles” (atribuyo el sonido, a modo de ronquido, a una rinitis, siquiera como excusa) hasta la coronilla. Que también me suelo acariciar cuando perplejo.

Publicado en Humor, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 11 comentarios

CATARATAS TAMBIÉN EN POLÍTICA

a 5

Presentaba un inicio de cataratas en ambos ojos, pero el cirujano oftálmico, del que disponíamos de excelentes referencias por anteriores pacientes, aconsejó intervenirle solo uno y, a tenor de la visión ulterior, decidir sobre el segundo. El caso es que tras la operación parecían haberse independizado ambos y, de la tradicional sintonía para una percepción conjunta y de mayor calidad, han pasado a enviar al intermediario –el cerebro, en función de relator para alcanzar el deseable consenso– mensajes visuales discrepantes y sin visos de acuerdo. En consecuencia, sensación vertiginosa frente a ese mundo que ahora cada globo ocular interpreta como mejor se le antoja.

Derecho e izquierdo siguen sin duda enfocando con la mejor de las intenciones, pero ninguno cede ante las alternativas que plantea su vecino y a resultas de ello las neuronas, que tienen por misión aunar diferencias y evitar las distorsiones de ambos extremos, no consiguen hacer complementarias las perspectivas para lograr ese mundo equilibrado que ambos ojos, el tradicional y el de nuevo cuño, tienen como objetivo, asumiendo con Empédocles que el secreto del universo está en el equilibrio de los contrarios. a 4Me cuenta mi mujer que le basta ahora con cerrar un párpado para que la realidad circundante se vista al gusto del que permanece abierto, pero similar certeza trasmite el otro cuando no tiene quien deforme su mensaje y así, los que en un principio estaban destinados a ser en pareja los mejores vigías, parecen haberse transformado en irreconciliables enemigos aunque permanezcan con la misma apariencia de antaño y nadie pueda adivinar excepto el cerebro, obligado testigo de sus diferencias, que el entorno ha pasado a depender, como nunca antes, del cristal (o cristalino) con que se mire. a 1

A resultas de ello, el oftalmólogo nos indica que convendría actuar sobre el viejo e intocado, aunque pasará un tiempo hasta que terminen de nuevo por ponerse de acuerdo y procuren a su intérprete, el cerebral lóbulo relator, la coherencia que permita unificar, de una vez por todas, las discrepancias sobrevenidas. a 9Sin embargo, llegar ahí puede tardar varios meses, reiteró. Tras escucharlo, sugerí que el asunto podría ser muy bien una metáfora de la política postelectoral. “¿Y el cerebro? ¿Quién ocupa su papel?” –preguntó–. Caso de existir, y creo que es lo que se echa en falta en el símil, respondí. Y habríamos seguido con el devaneo de no mediar mi esposa para centrar el tema en su mirada: ¡ Y que hacemos entonces con el otro ojo? ¿Le aconsejamos a mi cerebro que se arme de paciencia? Pues es lo que espera al de muchos ciudadanos/as, tal como van las cosas en la Moncloa…

Publicado en Ficción, Humor, Medicina | Etiquetado , , , , , , , | 9 comentarios