MANIPULACIÓN: EL CORONAVIRUS UN EJEMPLO MÁS.

a La epidemia por coronavirus (COVID-19) no es de mayor prevalencia o mortalidad que las registradas a consecuencia de la gripe en los últimos años y sin embargo, el trato mediático que viene recibiendo enciende todas las alarmas que quepa imaginar, en línea con lo que viene siendo la tónica informativa habitual: un ejemplo más de la creciente tendencia a cambiar realidad por representación suplantando los hechos en favor de su eco y, en consecuencia, aumentar audiencia: oyentes y lectores. a 2

Se hurtan las descripciones que permitan mayor objetividad por puro y simple oportunismo; se acostumbran a mezclar datos con opiniones de mayor o menor calado y, en pos del interés, la probabilidad desplaza a las certezas poniéndose el énfasis, indefectiblemente, en las hipótesis más inquietantes bajo la convicción de que el miedo vende. Porque vamos a ver: el 80% de los casos son asintomáticos, sólo un 5% precisará de tratamiento, la mortalidad oscila alrededor del 2% y ocurrirá, al igual que sucede con la gripe estacional, en aquellos pacientes con menores defensas, sea por avanzada edad o con patologías concurrentes. a 4Pese a todo ello, es de no creer la tendenciosidad con que se viene tratando el tema en prensa y noticiarios, fomentando bulos e infundados temores que han propiciado desde el agotamiento de las mascarillas a que se huya de los chinos como si fueran, cualquiera de ellos, emisarios de la muerte.

a 6No hay sino leer los periódicos o escuchar cualquier cadena para alimentar la convicción de que el número de fallecidos es muy superior al reportado, que China está intentando minimizar la gravedad, ocultando datos o que la epidemia, como se dijo, ha surgido por maniobra de EEUU y es parte de su estrategia en el contencioso con aquel país. A resultas de todo ello, buena parte de la población con el corazón en un puño (“¿El seguro me cubre el coronavirus?”. “¿Qué hago si empiezo a toser?”) y anulando viajes, reticentes incluso a salir de casa y cambiando de acera con sólo atisbar a alguien de rasgos orientales. En resumen: una pena, flaco favor al equilibrio social y, a no tardar, el evidente ejemplo de lo que puede construirse a caballo entre la imaginación calenturienta y el interés. Si lo dudan, al tiempo.

Publicado en Actualidad, corrupción, Opinion, Publicidad, Sanidad | Etiquetado , , , , , , , | 9 comentarios

¿OTRA CIUDAD ES POSIBLE?

Se ha convertido en inveterada costumbre subvertir, con demasiada frecuencia, el orden de muchas ciudades y como ejemplo la que habito, donde se cierran cada dos por tres calles y plazas para los más variopintos espectáculos. No me refiero a las fiestas de Navidad, procesiones en Semana Santa u otros tradicionales eventos, sino a marchas para reivindicar o celebrar cualquier ocurrencia, carreritas pedestres, en vehículos de dos o cuatro ruedas y, como única justificación, la creencia por parte de sus gestores de que todas ellas supondrán para la mayoría una complacida distracción, que convertirá las molestias consiguientes –circulación dificultada, tumulto y apreturas en otras circunstancias inadmisibles– en justo pago por el disfrute. a 3

a 6

a 10 Pago de todos por las aficiones de algunos, cuando es precisamente el bienestar de una mayoría ajena al interés que puedan suscitar dichas concentraciones, la cuestión que debiera primar por sobre vallas, direcciones prohibidas, tránsitos imposibles y tímpanos ensordecidos. Máxime porque además sabemos que el desorden, en ese paradigma del caos, podrá convertirse de nuevo en orden con mayor gasto energético y ahí tendremos, horas después, camiones de limpieza, aspiradoras y despliegue de unas brigadas que si hemos de sufragar entre todos, podrían haberse ocupado de otros rincones con la suciedad cronificada, y sin escobas que valgan, una semana tras otra.

Por seguir con las vueltas de tuerca a la paciencia de los más,  extraña que no sea ya obligado el uso de silenciadores en las motocicletas, empeñadas en pasarse por el forro los sonidos que deleitan y no hieren, por citar al Shakespeare de “La tempestad”. a 11O que no se contemplen como mejores escenarios, a fin de compaginar las aficiones de un segmento poblacional con la tranquilidad del conjunto, rutas por el extrarradio, habilitación de polígonos industriales con escasa actividad en fines de semana o, si quieren, empleando para tales fines un carril de autopista, y todo ello en horas que no supongan molestia a quienes elijan quedar durmiendo en vez de madrugar o trasnochar para verlos pasar. Naturalmente, en nada de lo relatado se da la unanimidad, aunque bastaría una encuesta al respecto –de mayor interés, opino, que otras en candelero– para saber cómo mejor encauzar la convivencia. Pero ya se sabe: a falta de pan, buenas son tortas; bofetadas a la placidez y sosiego de la ciudadanía en su conjunto. ¿Y el pan? Pues competencia y un algo de sentido común, también para estas vicisitudes y entre los políticos responsables, el menos común de los sentidos.

Publicado en Actualidad, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 12 comentarios

JUSTICIA: CLARA LA HISTORIA / Y CONFUSA LA PENA.

a 2 Me refiero a la Justicia y sus condenas volviendo del revés, para esta ocasión, los versos de Machado: “la historia confusa / y clara la pena”. Y es que en este país nuestro no es tan solo que esté atascada y lejos de una proclamada independencia más que dudosa, sino que encima — cuando menos en la percepción de una mayoría ciudadana en la que por supuesto me incluyo –, al subjetivismo que informa muchas de las decisiones judiciales se suman interrogantes, incluso por lo que hace al léxico, de difícil explicación para los no versados en sus intríngulis.a 6

Porque vamos a ver: ¿cómo habrá de compensarse una prisión preventiva si el encausado resultara finalmente inocente? O si la pena resulta inferior a dos años de cárcel y por tratarse de un primer delito será por lo general suspendida, ¿por qué no obviar la escenificación, limitarse a la multa o lo que sea y dejarse de vainas? Y de ser más los años pero salir en libertad cumplidos la mitad de los mismos, tal vez se ganaría en claridad consignando estos en lugar de sumar los que quedarán para adorno. aPodrá argüirse que todo dependerá del comportamiento carcelario y las posibilidades de reinserción, lo que no pasa de cliché toda vez que más de un 30% de los excarcelados –máxime tras determinados delitos– suele reincidir, lo que dice poco y mal tanto de las medidas para la resocialización como de su evaluación por parte de los responsables y la escasa garantía que brindan determinadas opciones disuasorias, incapaces de evitar la repetición de los mismos, como bien sabemos, por cuarta o quinta vez.

a 4-En cuanto a la “prisión permanente revisable”, toda una antinomia porque esa anunciada revisión pone en solfa de antemano su duración indefinida, de modo que, siquiera en atención al lenguaje, quizá fuese más propio “Sin fecha prevista de salida” o “hasta ulterior decisión”, ya que si se excarcela incluso tras los 25 años de rigor, lo de “permanente” o “perpetua” sigue siendo falsedad apriorística. Visto todo lo anterior y más, cabría deducir que los profanos en materia judicial estamos en otra onda, aunque no pueda descartarse que, de llegar los ecos de la misma donde procediese, tal vez mejoraría la cuestión, en términos y contenidos, hasta poder aludir a Machado sin necesidad de tergiversar su poesía.

Publicado en Actualidad, Justicia, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 9 comentarios

ROMANÍ: ESTA VEZ SÍ

Como supongo que le sucede a cualquiera, estoy en desacuerdo con mucho de lo que escucho o leo y, sin embargo, el otro día no pude por menos que reconocer mi sintonía. No lo manifesté en el momento y es que María Zambrano creo que estaba en lo cierto al afirmar que hay cosas que no deben decirse aunque son esas, precisamente, sobre las que conviene escribir.a

a 4 Por concretar, demasiadas veces es preciso elegir entre ética o placer y, en más de una ocasión, he optado por lo segundo. Tras la confesión, no extrañará que un domingo por la noche prestara especial atención, en el programa que emite RNE sobre la cultura romaní, al cante que entonaba sin empacho el gitano, con una reiterada aseveración: “Todo lo que me gusta es ilegal, es inmoral o engorda”. a 10No me sorprendió porque en el curso de mi experiencia profesional he comprobado que del ingreso de gitanos en una planta de hospitalización se seguían demasiadas veces sospechosas desapariciones: desde bolsos de las enfermeras a los bocadillos que el enfermo vecino guardaba en la nevera. No obstante, el folclórico reconocimiento de sus querencias a través de la radio, esa noche, propició una identificación entre festiva y vergonzante. ¡Qué le voy a hacer!

Me di a pensar en el gozo de las transgresiones y la — escandalosa, si quieren — atracción que ejerce lo prohibido. a 12¡La de disimuladas meadas en cualquier esquina! ¡La de libros que habré hurtado en tiendas varias durante mis años mozos! ¡La de mentiras y fingimientos por entonces con tal de ligar…! Mientras lo escuchaba, recordé la pésima opinión que sobre los gitanos tenía Baroja. También yo, a tenor de mis constataciones hospitalarias y, pese a todo, he de reconocer que cualquiera, con música o sin ella, puede dar en el clavo. O muy cerca. La susodicha canción, con explicitación de unas querencias en las que me sentí concernido, fue buen ejemplo. Tanto es así que voy a intentar, a través de Spotify, aprenderla entera.

Publicado en Humor, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 8 comentarios

SÍNDROMES CON NUEVOS APELLIDOS

Años atrás, creía que por síndrome (S) se entendía un conjunto de síntomas causados por una enfermedad con base orgánica. Sin embargo, libros varios y los medios de difusión fueron sacándome progresivamente de mi error y propiciando nuevas reflexiones que incluían el afán clasificatorio. Así, comencé por establecer tres categorías, que he mantenido, según las etiquetas sindrómicas se refiriesen a la situación vivida o bien incorporasen nombres: de ciudades o los de un individuo.a

Con tal criterio, separo los síndromes del quemado, del soltero o el posvacacional, de aquellos otros con capitales como marchamo — S. de Jerusalén (contagio bíblico) o el de Estocolmo (vínculo afectivo con los opresores)–  y, finalmente, los que se resumen con un nombre o apellido. En el S. de Casandra la inquietud resulta de conocer la verdad sin que nadie te haga el menor caso, el S. de Segismundo es el miedo a olvidar y, por no seguir, los síndromes de Stendhal, Diógenes… Han sido precisamente esos que se resumen en un personaje, los estímulos que el otro día me llevaron a concluir la oportunidad que brindan las actuales circunstancias para ampliar dicho abanico, en la seguridad de que las adscripciones de hábitos o modos a algunos conocidos en los últimos años, caracterizarían nuevos síndromes que sin duda facilitarán nuestra comunicación sin necesidad de tener que explicar, una y otra vez, lo ya sabido.

Sonreír a diestro y siniestro, con independencia de la situación, sería a partir de ahora el S. de Casado –y nada que ver con el estado civil–. a 10Verse mediatizado por un plan con visos de fracaso, el S. de Torra, el Síndrome de Sánchez es de todos conocido o, de privar la egolatría por sobre cualquier otra consideración, S. de Iglesias. a 14Conseguir poder pese a la propia estupidez y merced a la ajena, S. de Trump, y buscar el mejor acomodo sin reparar en medios, o vestir la realidad a la medida del propio interés… Bueno: dejo a ustedes la elección del síndrome con el nombre que mejor se adecue, en la convicción de que hallarán nuevos Diógenes o Segismundos para nombrar algunos usos del nuevo siglo. Bastará con que, para ampliar el espectro, escuchen o lean, en cualquier rato y sin cosa mejor que hacer, las noticias de actualidad.

Publicado en Actualidad, corrupción, Humor, Opinion, Política | Etiquetado , , , , , , | 10 comentarios