YO ES OTRO

yo 1    De vez en cuando veo a ese otro que acertadamente apuntara el poeta Rimbaud, observándome desde el espejo. La mayoría solemos pasar frente a él, a diario, sin darle los buenos días siquiera en el baño, aunque detenerse y no apartar los ojos, intentando llegar al fondo, puede hacer de esos minutos un sobrecogedor tránsito hacia lo inesperado.

Supondrá enfrentarse al remedo de uno mismo con algunos rasgos que tal vez habías olvidado si en alguna ocasión los percibiste para saber de ti, para trascenderte más allá de las consabidas rutinas y en eso que llaman metempsicosis: el alma reencarnada en ese/a que te mira, que enarca las cejas cuando tú lo haces, en silencio y ambos sobrecogidos por esa presencia con la que llevabas tiempo sin identificarte. Dos iguales y, no obstante, cada uno solo en su andadura; únicamente hurgando en su identidad cuando acertáis a encontraros e incluso entonces, a veces y como observara Chesterton, perezosos de mirada.yo 8

Verme así, en ocasiones, me libera de mí -escribió alguien a quien debía sucederle algo parecido-: convertido en otro que, además, si quisiera suplantarnos lo tendría fácil y nadie lo sabría. yo 9El caso es que un ascensor y su espejo es mucho más que el vehículo para trasladarse arriba o abajo; puede llevar también al reencuentro y tanto es así, que cabría suponerlo el mejor espacio para saberse: sin falsedades ni presunciones y en un despojamiento revelador. Visto de ese modo, cuando sea preciso tomar un ascensor estando solo/a, convendrá tomar conciencia de con quién vamos a encontrarnos en cuanto alcemos la vista del suelo. Y en esos instantes no hay disimulo que valga ni se sale del paso con un “!Menudo tiempo hace!”. Por un decir.

Publicado en Artículo, Opinion | Etiquetado , , , , , , , , | 12 comentarios

ELECCIONES: TODO ALCANZA UN FINAL

final 9  Ya están ahí los resultados y la izquierda se hará con el Gobierno. Podrán gustar más o menos y, sea como fuere, sustituir la pesadilla que ha supuesto el martilleo propagandístico de los distintos candidatos por una certeza -aunque no sea la que parte de la población habría querido-, proporciona en cualquier caso cierto alivio comparable al que supone el final de una larga enfermedad. Y habrá hoy alegría o el duelo que terminará transcurrido un tiempo. Como cualquier tristeza.

Hubiera sido peor prolongar el incómodo pasado, hasta ayer mismo, como escenario de un teatro donde no bajase el telón. El espectáculo que ahora empieza alimenta nuevas expectativas fundadas en evidencias que, aunque no satisfagan a todos, permiten siquiera un respiro: dejar de comerse el coco con hipótesis cambiantes según la encuesta del día. En otras palabras, reducir el número de conjeturas para incorporar nuevos paradigmas basados en datos incuestionables, aunque el paradigma del caos, a tenor de las proporciones entre los distintos Partidos y aunque hubieran sido otras, pueda seguir siendo una posibilidad. final 8¿Tal vez mejor, o siquiera más tranquilizador para un sector, el que pudieran haberse propiciado otras alianzas? Pues creo que tampoco hay respuesta unívoca al respecto y allá cada quién, porque se sabe de antiguo (Ortega) que la realidad se ofrece en perspectivas individuales y el mal o el bien son cuestión de gustos.final 13

Frente a lo sucedido, hay que amoldarse. Nos venga el traje estrecho o a medida. Un entrenamiento el que se avecina que permitirá interiorizar, de verdad, aquello de que no hay victorias ni derrotas definitivas. Así que ni altivez ni resentimiento, porque en algún momento del porvenir pueden cambiar las tornas. Desde hoy mismo, a por lo mejor de entre lo posible mientras nos convencemos de que todo alcanza un final; sea entusiasmo o decepción, tristeza o saltos y zapatetas. En cualquier caso, flores pasajeras -o cardos- como nosotros mismos y, con tal certidumbre, la relativización hará posible distensión y disfrute sin que anden congresistas y senadores de por medio. ¡Que son cuatro días y no hay que regalárselos a azules o anaranjados, rojos ni morados!

 

Publicado en Actualidad, Opinion, Política | Etiquetado , , , , , , , | 7 comentarios

EL DEBATE, POR LLAMARLO DE ALGÚN MODO

debate 11   En el debate de ayer se llegó al esperpento que nos siguen ofreciendo día tras día los candidatos, con argumentos falaces de los que todos participan aportando su personal toque y con el principal objetivo que no es, como sería deseable, aclarar su posición, sino oscurecer más si cabe la de los contrarios y, todos, con salidas por la tangente: actitudes propias de una casta que, con la aparición de los nuevos Partidos, se ha multiplicado. Como pudo comprobarse una vez más, cada facción tiene su peculiar modo de vestir la realidad, de identificar sus postulados con la verdad y, pese a que todos debieran ya saber a estas alturas que de la ideología no se puede hacer ciencia, dicha obviedad no ha permeado las actitudes y comportamientos de ninguno de los intervinientes.debate 6

Las derechas nos auguran un sombrío futuro de no contarse con ellos, pese a que los otros se acusen recíprocamente de favorecer su continuidad. En la izquierda siguen, como acostumbran, creyéndose exclusivos depositarios del tarro de las esencias y, en cuanto al centro (centro derecha los de C´s o centro izquierda el PSOE, si acaso fuesen razonables dichas adscripciones), es tradicional el rechazo hacia quienes se sitúen a uno u otro lado de sus temblonas fronteras, aunque nadie alcance a saber dónde empiezan o terminan. Debate 1Ninguno de ellos interactúa para lo que no sea depredación o parasitismo, lo cual revela a las claras que anteponen el protagonismo a otras consideraciones, negándose a asumir que el equilibrio de los contrarios –en palabras de Empédocles, y no precisamente ayer- es el secreto del Universo y, en el terreno que nos ocupa, condición sine qua non para la gobernabilidad.

Pese al encuentro televisivo y a disimulada cara de perro, intuyo que la ciudadanía  sigue a estas alturas y entre tanta polvareda, sin acertar a distinguir entre coletas y coletillas, tictacs o tactic-as, apostura o postureo… debateY, lo que es peor (o no), tras el domingo que se avecina podríamos seguir en las mismas, convirtiendo aquel “Bienio negro” del que se hablaba en los años treinta, en un cuatrienio de no te menees. Sea como fuere, la semana próxima terminará la pantomima. Entretanto, sólo nos queda esperar a verlas venir; los creyentes santiguándose y, los otros, sin asidero al que agarrarse a falta de fe en los milagros.

P.D: Por ser fiel a la verdad, debo precisar que escribí todo lo anterior ayer tarde, antes del debate, con intención de modificar mis apreciaciones hoy, a tenor de lo sucedido, y de paso comprobar hasta qué punto los prejuicios y estereotipos condicionan mi opinión. Sin embargo, esta mañana y ya ocurrido el evento, no me veo en la necesidad de cambiar una sola línea. Ustedes juzgarán.

Publicado en Actualidad, Opinion, Política | Etiquetado , , , , , , , | 13 comentarios

SEMANA DE ESPECTÁCULOS

procesión 6  Escribía Cioran que España está embarazada de Dios. Sin embargo, hace ya décadas que ocurrió el parto; la devoción va a menos y tal vez sean las procesiones de estos días donde aún pueden apreciarse los rescoldos de lo que un día fueron llamas. Metafóricas o menos, porque también sirvieron tiempo atrás para quemar brujas y herejes.

Pero, tras vírgenes y cristos, los encapirotados creyentes pueden ser presa de la frustración y así lo advertí hace un par de días cuando, alejados los tambores y los disfrazados detenidos a mucha distancia, entre la oscuridad y el silencio, optaron algunos de ellos por quitarse la caperuza para mejor respirar e intercambiar algunas frases con los espectadores, al tiempo que se apoyaban en los contenedores de basura situados a un lado de la calle y convenientemente rotulados. Llegué a pensar si acabarían por arrojar velas y capuchas al de desperdicios y, los más hartos tras horas de pasitos, estarían dudando entre marcharse a casa o culminar la penitencia, si descalzos, introduciéndose por el agujero de la “Materia orgánica”. Venció la fe tradicional y se mantuvieron en la fila; una fe que, no obstante, parece distribuirse de forma desigual como evidencia lo que me contaron un par de vecinas.procesión 9

En los mismos días, una de ellas observó cómo, en espera de las cofradías, alguien se entretenía limpiando la terraza de su edificio en paños menores. Y la otra vio, en el balcón abierto de enfrente, al inquilino rasurándose la entrepierna sin el menor pudor. procesión 4Resulta obvio que también en esta semana distan de estar claros los límites de la oportunidad en cuanto al destape u ocultación de cabeza a pies, y si los espectáculos de balcón o a lo largo de la calzada puedan terminar por contagiarse, tras el parto de Dios y al igual que se espera de las creencias, en cuyo caso ya me veo al de arriba envuelto desde los talones a la coronilla y, abajo, a los cofrades en calzoncillos o como Dios los trajo al mundo, y con el escozor trasladado, por mor del afeitado, desde el alma a los muslos.

Publicado en Actualidad, Humor, Iglesia, Opinion | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

EN CAMPAÑA ELECTORAL, OTRA REALIDAD

sueño 12   Nadie abandonará la política o cambiará de Partido por no gozar de un puesto en las listas electorales y, durante la campaña, se evitarán acusaciones mutuas incluso con fundamento, centrándose en argumentar sobre la bondad de las respectivas propuestas tal y como consensuaron cuando, reunidos a manteles, salió entre sonrisas el Titánic a colación: “Intentaremos entre todos tapar cualquier vía de agua y, de advertir la menor debilidad en el armazón que compartimos, lo haremos saber a todos los competidores. Con discreción y a la mayor brevedad.sueño 5

sueño 1  sueño 4

Sintonizaban sin excepciones con los ciudadanos que los escuchaban, y eran estos los que eventualmente quedaban con dudas que, en el siguiente evento, cualquiera de los otros líderes se encargaría de aclarar con la mejor voluntad. sueño 9Y es que, convendrá subrayarlo, las desavenencias simpre en privado y sin lugar alguno en unos discursos centrados en la búsqueda de soluciones. Gobernaría el más votado y, las posibles alianzas, con el único objetivo de facilitar la concreción de los planes, haciendo patente que lo dicho en anteriores ocasiones (“No os defraudaremos. Hemos entendido el mensaje”), era, pasados los años, fiel reflejo de la realidad.

sueño 14Casado y Sánchez, en una de aquellas y durante el postre, decidieron que el siguiente ágape tendría lugar en Waterloo y así lo comunicaron de inmediato a Puigdemont. Caso de que Rivera no pudiese asistir, lo haría en su lugar Arrimadas, a la que llevaría Rufián. Los Pablos, ambos, estaban muy serios contra su costumbre y tuvo que ser Santiago Abascal quien, con sus salidas, animase la velada durante el café, tras el que amablemente se ofreció para trasladar él mismo, junto a algunos de Vox, los restos de Franco al Pardo. Fue en ese momento, al tiempo que todos se lo agradecían, cuando desperté de otro sueño tan entrañable como el que relaté la pasada semana. Pensándolo ahora, ¡nunca lo hubiera hecho! Quedo en la esperanza de que fuera anuncio de lo por venir en el tiempo que queda hasta el día 28. En cualquier caso y como dijese respecto a otro asunto Jules Renard, un castillo tan hermoso que, en las vigilias que seguirán, me conformaré con sus ruinas.

 

 

Publicado en Actualidad, Ficción, Política | Etiquetado , , , , , , , | 7 comentarios