LOS HUESOS DE CERVANTES: CUESTIÓN DE PASTA

Cervantes 7Desde enero del año pasado se han pasado buscando los restos de Miguel de Cervantes (MC) en el convento de las Trinitarias, en Madrid. Y hace dos días han sugerido -no indicado, asegurado o certificado…- que algunos fragmentos encontrados -entre los de varios cadáveres mezclados-, un pedazo de maxilar, parte de un femur… podrían, tal vez, pertenecer al eximio escritor. “Sería posible que… -han declarado-, porque son muchas las coincidencias”. Una de ellas, en mi opinión, sería que, entre los más de 200 enterramientos que hubo en el subsuelo del recinto (para el de MC se cumplirán 400 años en abril de 2016), algún trozo perteneciese a él entre la mezcla exhumada. ¡Menuda coincidencia, efectivamente!Cervantes 3 Porque no se ha hallado prueba incontrovertible alguna. No hay esternón partido por bala de arcabuz, y la artrosis de columna que según dicen padecía, no es alteración que pueda identificar a nadie. Por lo demás y para el análisis genético que disipara las dudas, se carece de patrón adecuado procedente de algún familiar.

Más allá de lo expuesto, algunos nos preguntamos a qué obedecerá este súbito interés. Sabido que fue depositado en el convento, ¿qué más darán unos metros más o menos? Cervantes 1Y de hallarse un diente o una falangeta que perteneciesen al escritor sin sombra alguna de duda, cuestión imposible, ¿qué se derivaría de ello? No parece que se persiga la mayor frecuentación de su obra literaria sino, seguramente, aumentar el flujo turístico hacia la zona, aunque en poca consideración parece tener a los visitantes quien presuma que, por colocar una lápida donde se indique que “Aquí pudiera ser…”, el entusiasmo cervantino se multiplicará.

Cervantes 9Sin embargo, por ahí se diría que van los tiros. Las excavaciones, mejor. Hallar unos restos, siquiera probables, por mor de la pasta. Un plan pringoso. El Quijote merece de un empuje distinto, y remozar la memoria del autor tiene nada que ver con sus cuatro astillas. Quiero también subrayar que escribí parecida opinión el pasado 14 de diciembre en Diario de Mallorca; mucho antes de que se hayan salido ahora con que hay indicios para suponer… Y también antes de que Francisco Rico, el de la RAE, abunde en similares consideraciones.

 

Acerca de Gustavo Catalán

Doctor en medicina y especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador, en "Punto de Mira", del diario digital "ReInformación Balear". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Opinion y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a LOS HUESOS DE CERVANTES: CUESTIÓN DE PASTA

  1. reconcentrao dijo:

    El tema no deja de tener su miga. La principal cuestión es por supuesto si el dinero público invertido en la excavación podría haberse dedicado a menesteres más provechosos. Tema éste difícil de dirimir por cuanto el provecho económico que pueda derivarse de un aumento de visitas a la zona es cuantificable, mientras que la inversión en otro tipo de excavaciones quizás no lo sea tanto. Igual sucede con la eterna discusión entre inversión en ciencia básica vs aplicada, útil o inútil a menor o mayor plazo. Ignoro quién ha dirigido las excavaciones ni la fuente concreta de financiación. Pero, asumiendo que las rasquetas se han pagado con dinero de todos, no estaría de más saber, si la excavación se ha financiado en el marco del I+D+I, cual ha sido la justificación científica expuesta por los desenterradores.

    Me gusta

    • El dinero procede del Ayuntamiénto de Madrid (ínclita Sra Botella). En cuanto a la “justificación científica” que leí,por boca de un portavoz del equipo “investigador” (24 miembros, nada menos), era el interés de colocar una lápida en el lugar exacto. Sin duda, una prioridad que el país esperaba, entre deshaucios, desempleos y cadáveres ignorados todavía en las cunetas, con el corazón en un puño.

      Me gusta

  2. drlopezvega dijo:

    Según parece, la inhumación en el convento de marras estaba perfectamente documentada. Entonces, como dice Gustavo, ¿cuál es el interés de entresacar “unos” huesos de una añosa turbaosamenta? Si, encima, ya sabían que el análisis genético sería inviable, ¿queda algo distinto de la propaganda o de esa forma de estupidez llamada egolatría?

    Los ingleses no saben dónde nació/murió Shakespeare, ni siquiera saben si no fuera más que un seudónimo… Sin embargo, lo leen y lo representan, que es la forma idónea de enaltecer a un escritor. Cervantes, que como todos los genios no gozó de reconocimiento en vida y feneció al borde de la indigencia, no pervivirá más ni mejor por encontrar sus papiráceos huesos. Pervivirá si se leen y enseñan sus obras.

    Un proyecto “cultural” para que “acudan más turistas” es una memez. Cervantes no se encuentra verdaderamente en el subsuelo de Madrid, sino en las librerías, en ediciones por cierto más baratas que las baratijas para la grey turística.

    Me gusta

  3. Suscribo absolutamente tus reflexiones al respecto.

    Me gusta

  4. Mónica dijo:

    Cada vez que he escuchado la noticia me he preguntado ¿para qué tanta insistencia en localizar unos huesos, que ni siquiera saben si se van a poder identificar, en una fosa común?.
    Y cuando han asegurado que eran los de Cervantes, sin pruebas ni análisis que puedan certificarlo ¿porqué se molestan en asegurarlo sin ninguna certeza?.
    Además, ¿porqué nos lo tenemos que creer? ¡si no hay pruebas!.

    Desprende tufo a provecho. A interés que, como decís, sospechamos que obedece a razones que poco tienen que ver con el reconocimiento de un escritor tan importante.

    España somos cultura cutre de souvenir, que no de cultura literaria.
    Preferimos traernos de la excursión al convento unos huesecitos de Cervantes plastificados antes que de leer sus obras… Eso si no les da por venderlos como recuerdo gastronómico.

    Me gusta

    • drlopezvega dijo:

      Hace un tiempo, coincidiendo con alguna efeméride relacionada con Lorca, apareció en la radio el consabido Ian Gibson con su consabida matraca de encontrar los huesos del poeta, en alguna de las decenas de ubicaciones con las que ha ido construyendo sus quimeras. Aprovechando el evento, celebróse un certamen entre “dos jóvenes amigos de la poesía” (y naturalmente admiradores de Lorca), que consistía en determinar si un poema pertenecía al granaíno o bien a Benedetti (también se dijeron rendidos admiradores de él).

      Empiezan: “La luna la está mirando y ella no puede mirarla”; se lo atribuyen a Benedetti. Siguen: “Vos lo dijiste, nuestro amor fue desde siempre un niño muerto”; de Lorca, por supuesto. Prosiguen: “Las piquetas de los gallos cavan buscando la aurora”; Benedetti, otra vez.

      Suspendí inmediatamente la audición. Espero que Gibson los reclutara para excavar, gratis total, en incansable y profundo rastreo de pedregales graníticos.

      Me gusta

    • ¿Alguien preferiría cochinillo en lugar de caldo de Cervantes?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s