LOS HOMENAJES

glosa 8Si justificados, sentidos y apropiados en tiempo y lugar, no merecen sino de una entrañable adhesión. Sin embargo, asistimos en los últimos tiempos a reconocimientos con tufo a impostados y que, en ocasiones, dicen más sobre el interés de los turiferarios que de los méritos del protagonista.  El incienso huele demasiadas veces a manipulación; a un plan preconcebido para procurarse ventajas el propio concesionario, obtener réditos y luego ya se verá. Cuando no simple rutina para la galería.

glosa 4No me refiero únicamente a esas estatuas ecuestres de Franco que han permanecido erguidas más tiempo del que se ha dedicado a reivindicar a sus víctimas, muchas aún en las cunetas. O a la placa que daba nombre a una avenida principal: precisamente la del corrupto duque empalmado, glosa 3como dijo Urdangarín de sí mismo para mezclar a la ciudad en una gracieta sin par. Estoy apuntando ahora a la medalla que se concede al militar fallecido en una emboscada (¿cuál es el mérito que se aduce más allá del riesgo que corría, resultado de una profesión libremente elegida?); a la cruz del mérito con distintivo rojo otorgada al cabo muerto por una bomba israelí hace pocas semanas, al panegírico dedicado a los pilotos de Albacete, muertos tras precipitarse sobre ellos un avión a causa de un fallo técnico… ¿Dónde radica el heroísmo? O, para no seguir, los ditirambos dedicados a los fallecidos en aquel Yak 42, con Trillo de por medio. Y naturalmente que exequias dignas. Pero los honores son otro asunto.

glosa 5Hace unos meses fue el intento por investir doctor honoris causa de la Universidad a un tenista. No se antoja el foro apropiado, con independencia de su bagaje deportivo, porque científicos con cientos de publicaciones a sus espaldas, algunos en Universidades varias, quizá fueran mejores candidatos a considerar, aunque sigan malviviendo en el anonimato y con un presupuesto en I+D bajo mínimos. Es, para entendernos, como si se concediese el premio a un renombrado físico nuclear por parte del Ministerio de Información y Turismo. Lo que sugiero desde aquí es que los halagos, con medalla, birrete o diploma incluídos, a quien se los haya ganado sin sombra alguna de duda. Y otorgados por la institución adecuada. Todo lo demás, farfolla sin fundamento. Cuando no con segundas intenciones.

Acerca de Gustavo Catalán

Doctor en medicina y especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador, en "Punto de Mira", del diario digital "ReInformación Balear". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Opinion y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LOS HOMENAJES

  1. Rosario Ferrà dijo:

    Creo que tanto el tema de militares , como de policías muertos en acto de servicio es desde mi punto de vista un poco peligroso, ahí si que caminamos sobre el filo de una navaja muy afilada, pues si bien es un oficio, muy arriesgado por cierto, que han escogido ellos mismos,las familias son las que sufren las consecuencias, y quizá el acto de reconocimiento sea para ellas, y no tanto para la galería.
    Por otro lado la entrega de esos doctorados a deportistas si que pienso tambien que es dar de comer a los cerdos. UNIVERSIDAD, no ambito deportivo es lo que parecen no querer entender los otorgantes, por muy buen tenista, atleta, etc. su aportación para el bien de la Humanidad no se puede contar como un mérito, puesto que el deportista de élite como tal gana un sueldo bueniiiisimo, y aunque sea para los niños en muchos casos una meta que querer alcanzar, su aportación definitiva quedará disuelta en el aire cuando de repente se le vea, metiendose unas rayas, en peleas por Dios sabe que chorrada o bien maltratando a su pareja.
    Seguramente, despues de convivir con niños durante muchas horas, reconozco que sea más vistoso un “Honoris Causa” a un tenista conocido que a un científico desconocido, aunque su descubrimiento a lo mejor algún día le salve la vida, o bien se la destroce, todo es posible, esta comprobado, pero ellos casi nunca se enterarán pues no es lo que más se ve en los medios de comunicación.Ahí creo que fallamos las familías pues en nuestras manos esta educar a los niños en otros valores que no sean simplemente las materiales.
    Aun recuerdo cuando de pequeña veíamos en televisión la entrega de los Nobel……. ahora para los niños y adolescentes sería un verdadero “coñazo”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s