VENEZUELA A TROMPICONES

venez-5Un país que, en los últimos tiempos, se ha convertido en recurso para cualquier alegato. Sin embargo, lo obvio es que Venezuela alberga hoy una sociedad dividida, sumida en las penurias y enfrentada a un incierto futuro. Es la campeona mundial en suspensiones de pagos, con una de las mayores tasas mundiales de inflación y su índice de delincuencia convierte un paseo por la capital -y hablo por propia experiencia- en aventura de alto riesgo. El régimen de Maduro ejemplifica la banalización del desastre, sin que la oposición, que ganó las elecciones por una abrumadora mayoría de dos tercios, consiga, pese al empeño que pone, revocar un mandato chavista que podría prolongarse hasta 2019 si las plegarias del Papa -reciente interlocutor del aún Presidente- llegan a buen puerto.

En semejante marco, las vergonzosas maniobras de Nicolás Maduro y sus turiferarios tienen mucho de abyección. Entre otras lindezas, ha prohibido la salida del país a ocho líderes de la oposición tras acusarlos de haber cometido fraude en la recogida de firmas para pedir su cese, ignorando el clamor masivo de la ciudadanía en dicho sentido. Pero las paradojas no terminan ahí. venezComo muchos recordarán, las revueltas callejeras contra su mandato, en 2014, se saldaron, según datos publicados, con 43 muertos y más de 900 heridos. No ha cesado desde entonces la violenta represión policial y Leopoldo López, el dirigente de Voluntad Popular (una de las organizaciones que promovieron entonces la contestación social), se halla por tal motivo y desde hace más de dos años en prisión, acusado de haber encabezado una asociación para delinquir.venez-8Pero la manipulación del régimen no termina ahí. Hace pocas semanas, Diosdado Cabello, afín a Maduro y expresidente de la Asamblea Nacional, hoy en manos de la oposición, anunciaba que López podría enfrentarse a un nuevo proceso judicial como instigador del asesinato de esos 43 fallecidos; la mayoría, como se sabe, a resultas de la acción de los cuerpos de seguridad del estado bolivariano. venez-2No fue precisamente López el autor material de las muertes o quien auspiciara la brutal reacción de los uniformados, pero así está la ley por aquellas latitudes, sin que quepa afirmar que en Venezuela la justicia vale hoy menos que el papel de vater. Más que nada porque no lo hay y es preciso echar mano de los periódicos -todos afines al mandatario. ¡faltaría más!- para lo que imaginan. Deduzco que muchos lo harán con sumo gusto y en lugar de leerlos.

Anuncios

Acerca de Gustavo Catalán

Doctor en medicina y especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador, en "Punto de Mira", del diario digital "ReInformación Balear". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad, corrupción, Opinion, Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a VENEZUELA A TROMPICONES

  1. Como tú, tengo experiencia directa de Venezuela. He viajado varias a veces a Caracas, Valencia y Maracaibo, también a Barcelona y Mérida. Por desgracia (o suerte, según se mire) los viajes se interrumpieron hará unos 5 años, cuando la cosa empezó a ponerse morena de verdad.

    Que la cosa se torcería pronto era previsible. La sima social y la discordia política eran tremendas, y ha venido a sumarse un dirigente de auténtica chirigota. Si Chávez era difícilmente comprensible para un europeo normal, Maduro es incomprensible hasta para un marciano excéntrico.

    Tengo buenos amigos allá. Ojalá podamos pasear de nuevo un domingo, subiendo al Ávila, o degustar unas arepas (ellos) y una cuba libre (yo), bajo el inmenso paraguas de un samán. Ojalá no sufran una contienda civil. Ojalá Santiago, mi chófer, pueda enseñarme más palabras en portugués.

    Me gusta

  2. Pintan bastos, como bien sabes, y el asunto tiene pinta de complicarse. Esperemos, en bien de todos, que la madurez (otra que la de Maduro) termine por imponerse, aunque cuando la ideología y el fanatismo van de la mano, no suela ocurrir sin violencia interpuesta. Me temo que habrá ocasión de volver sobre el tema.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s