FASES EN LA “DESESCALADA”: ¿COMO LAS DE UN ENSAYO CLÍNICO?

      Similitudes las hay aunque también diferencias, pero quizá llamen así a las de un progresivo desconfinamiento para asemejarlas en lo posible a las estandarizadas en investigación clínica y mejor aparentar. En ambos casos, pruebas para hacerse con una realidad de final incierto, y más si cabe en el tema que actualmente ocupa y preocupa.

 

 

 

 

 

 

El ensayo de nuevos medicamentos, vacunas u otros recursos sanitarios, comienza con una fase preclínica in vitro y seguidamente con animales: conejillos, cobayas u otros varios; lo que seríamos nosotros para el Coronavirus y también usados como tales por el Gobierno a partir de la inicial reclusión. Después, y por lo que hace a los ensayos médicos, las fases I y II se orientan a comprobar tolerancia, dosis óptima y eficacia, lo que en principio tiene fácil parangón con lo que nos ha venido ocurriendo: ¿hasta dónde podremos aguantar? ¿Dosis de un par de horas a la fresca o algo más, y cuál sería la óptima para evitar un rebrote?

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es a-11-1.jpg

Deducirán que se echa en falta un mayor rigor en el estudio de las adecuadas medidas frente a la pandemia, y ni les cuento de incorporar los criterios de Díaz Ayuso para calcular de cuánto bar podrán disfrutar los conejillos de dos patas sin que el virus vuelva a campar por sus fueros.

Finalmente, y tanto en la “desescalada” como en la investigación reglada, una fase III: la última antes de aprobar el fármaco o acceder a esa nueva normalidad que nos auguran y en la que las diferencias metodológicas aumentan más si cabe, tanto en duración (desde algunos años para el ensayo a unas poca semanas frente al Corona) como por haber eliminado el grupo control con el que comparar los resultados. Así, el llamado “estudio doble ciego” en clínica ha pasado a cegueras mil y verlas venir, porque cualquiera le vende a un subgrupo de población que seguirá confinado para comparar su evolución con los que andan ya de campo, playa y baretos. a 10En resumen: que las fases de estos días han cambiado rigor por balbuceos incluso cuando se describen en el B.O.E. No es pues de extrañar que, a pesar de estar la mitad de las población en España estrenando una segunda fase, muchos nos sintamos aún en la preclínica; como ratoncillos y en manos de quienes anteponen sus manejos al interés de los obligados a seguir lo que, en más de una ocasión, no son sino ocurrencias de dudosa utilidad.

 

Acerca de Gustavo Catalán

Licenciado y Doctor en medicina. Especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión durante 21 años, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador en la revista de Los Ángeles "Palabra abierta" y otros medios digitales. Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Educación, Opinion, Política, Sanidad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a FASES EN LA “DESESCALADA”: ¿COMO LAS DE UN ENSAYO CLÍNICO?

  1. Sugerente, la comparación. En todo caso, creo que muchos nos ofreceríamos gustosos para participar en un grupo control.

    Me gusta

  2. drlopezvega dijo:

    La investigación arranca de una pregunta concreta y busca una respuesta unívoca, incluso monosilábica. ‘Este medicamento, ¿proporciona algún beneficio? No.’ La clave radica en el punto final, que también podría ir detrás de un rotundo ‘sí’.
    Bien mirado, entonces, el intríngulis estriba en la pregunta. Una cuestión difusa, en el ámbito de la metafísica, no se puede responder ni, por tanto, investigar.
    En este asunto nunca se supo qué preguntar y, en consecuencia, la ‘ciencia’ fue un mero parapeto. Un trampantojo para hablar mucho acerca de nada. Un recurso para que la ‘culpa’ siempre sea de otro.

    Le gusta a 1 persona

  3. Rosario Ferrà dijo:

    Ya que hablamos de ratas de laboratorio, recuerdo como me comentaba mi hijo que durante sus estudios las ratas los veian venir , y dado que las cogían por las colas ¿ que hacían las muy cucas? pues se arremolinaban al fondo de su cubículo con todos los culillos juntos para que no les pudieran agarrar. Supongo pues que en alguna comunidades somos de que no nos agarren y así poder escapar a la verdad y en otras somos de esparcirnos para ver si podemos saber en que paso real de la pandemia estamos. Perdón que siga con las analogias pero es como los avestruces que esconden su cabeza, al igual que los niños que se esconden detrás de sus manos y si no te veo será que yo he desaparecido, así que si no me lo detectas será que no lo tengo…….
    Lo cierto es que no hay peor enemigo que el que no se ve pues no sabes por donde pillarlo o por donde te pillará y nadie en absoluto estaba preparado, es posible que alguien lo intuyera, pero si
    se le ocurrió decir algo lo más posible es que lo tildarán de gafe, alarmista,negativo de complot de algún partido político o incluso de enanos verdes infiltrados queriendo desestabilizar nuestro querido status de bienestar, pues no……..resulta que los peligros siempre están ahí, aunque parezca que les toca siempre a otros menos agraciados económicamente, y ahora resulta que estamos todos mal económicamente, así que habrá que rejuntarse los….y hecharle agallas,
    perspectiva,inteligencia también de la emocional y una gran dosis de inventiva para reciclar
    nuestra manera de vivir.

    Me gusta

    • drlopezvega dijo:

      El ‘enemigo invisible’ es coartada reiterada de los totalitarismos. McCarthy veía ‘comunistas’; Stalin, ‘revisionistas’. Ahora es un virus, que al parecer nos asedia a cada paso que damos. Es mentira, naturalmente. En realidad siempre lo es: basta mirar a la cara del Salvador y constatar que la tiene de hormigón.

      Le gusta a 1 persona

  4. Espero que prosigáis en el debate/coloquio. A ver si me entero y descubro el mejor camino para llegar al fondo de la cuestión…

    Le gusta a 1 persona

    • drlopezvega dijo:

      Ayer escuché a una ciudadana (para mí, anónima) que tuvo acceso a una cadena de radio. Su marido tiene a 2 familiares, padre y hermano, en una residencia enfermos geriátrico-neurológicos. En otra (relativamente distante, por cierto), ella tiene a su madre, enferma de Alzheimer.

      Se preguntaba por el sentido último de sus confinamientos. Llevan meses sin verse; el matrimonio -los sanos- sintiendo el mordisco de la culpa, y los enfermos, enjaulados en su habitación/inmovilidad, solos, más abandonados que nunca.

      Exponía, con absoluta ecuanimidad, que era plenamente consciente del PRONÓSTICO ominoso de sus familiares, en particular de su madre. La visitaba 2 veces por semana, sabiendo que morirá cualquier día, y siente esa muerte como un hecho INMINENTE, que no se va acercar sustancialmente por el coronavirus ni tampoco se alejará mucho por más ‘aislamiento’ que se imponga.

      Lo más desgarrador es que la ciudadana no proponía ninguna medida concreta. Simplemente expresaba la zozobra de que su madre muriese sola, como un jarrón Ming haciéndose añicos en una urna de aséptico cristal.

      Le gusta a 1 persona

  5. Cati Colom Llado dijo:

    Que dudosa creabilidad lo que nos machacan cada día los políticos, mentiras y más mentiras.No puedo comprender que hace poco estábamos en la fase 0,ahora ya pasemos a la fase lll,estoy segura que tendremos un rebrote infernal.Pero para infernal es el ver esas caras de estos “”politiguengos”” que tienen s en el gobierno.Una gran pena.

    Le gusta a 1 persona

  6. Pilar Bonilla dijo:

    Comentáis dos Doctores, y con incertidumbres, ¿os imagináis los legos en la materia qué sensación de no saber, ni la certidumbre de esta nueva pandemia?, Mucha información buscando para intentar comprender, y lo único qué descubres es que la propia ciencia, que nos cuentan, ni tan siquiera aparenta qué haya sabido estar a la altura. Será qué en ciencia, investigación e innovación seguimos dependientes de este mundo globalizado, dado a los recortes qué padecemos?.

    Me gusta

  7. La verdad, a más de parcelar, no se deja apresar de buenas a primeras… hace falta competencia, esfuerzo, tiempo, apertura de miras… y juntar todo no es tarea fácil incluso para los dedicados a la ciencia. Supongo.

    Me gusta

    • Pilar Bonilla dijo:

      Parece ya casi una evidencia qué, efectivamente, no es esa tarea fácil, cuando un virus mutado y nuevo ha aparecido, y tan virulento. Me pongo a suponer cómo tú, y ya comenté qué no soy dada a las conjeturas, pero te pasma observar qué, a pesar de los muchísimos años transcurridos, las medidas haya sido exactamente las mismas que la de 1918…mascarillas y confinamiento. Claro qué la ciencia no tiene varitas mágicas, y necesita lo que comentas. Leí qué farmacéuticas no les interesaba investigar la prevención en pandemias…Economía!!!!

      Le gusta a 1 persona

  8. catigallardo dijo:

    Cuando creemos haber entendido ciertas explicaciones,, vienen y nos cambian todo el discurso, y al final lo menos complicado es hacer lo que hacia protegernos con todo tipo de artilugios aun cuando ya no estas muy seguro que sean los que esos días han aconsejad,, en cada provincia una moda nueva de protección. Parecemos conejillos de indias que utilizan a ver quien tiene más aguante, si ya resulta pesado llevar tanto equipo en una intervención imaginen todo el día, pero a obedecer que esto da para mucho, nos están educando para acatar las ordenes que sean que se impongan más adelante, porque aún tendremos otro repunte, y si no lo tenemos lo advertiran , aunque sea para curarse en salud ( y nunca mejor dicho ) por lo que pueda ser, aunque ya estan llegando noticias de la O.M.S. que no es un virus sino una Bacteria, con lo cual la cosa cambia si así fuera,, que hace que se formen coágulos en la sangre y causa la muerte del paciente .. pero nada esta claro, así que mejor tomar precauciones por evitar sustos, Ante tantos alagos y aplausos el personal, sanitario orgullosos estaban, pero no para que de desprendieran de un alto número de los que habían dado todo ante tal magnitud, ante la falta de medios y personal para que al acabar los manden a casa, sin más se agradece el premio a la concordia como se llame pero creo que ha sido digno no aceptarlo, sin que se reconozca primero la situaciòn de precariedad de este colectivo , aunque seguirán estando donde se los requiera , con sobrada eficiencia sin perder nada de dedicación y responsabilidad, tambièn sin premio . gracias a todos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s