MÁSCARAS Y MASCARILLAS

En alguna otra ocasión he citado la observación de Malraux: La máscara no oculta sino que subraya, y hoy me parece que ni pintada frente al espectáculo que nos ofrecen izquierdas y derechas intentando ocultar, bajo disfraces varios, su ignorancia sobre el mejor modo de superar este conflicto en que andamos sumidos. Para esconder dudas, pasmos y balbuceos, aportar falsas seguridades o vestir de lagarterana sus verdaderos propósitos, nada mejor que esconderse tras una mascarilla. a 10Los del gobierno por medidas cambiantes y demasiadas veces sin refrendo objetivo; la oposición procurando obtener rédito político de cualquier circunstancia (¿cuándo, como se preguntaba Pla, volverán a normalizarse y apostar por los dividendos y la beneficencia?) y, en cuanto a los inspiradores de las medidas y supuestos expertos, se entiende que opten por el anonimato frente a tanto sinsentido: contradicciones a dos metros una de otra cuando no superpuestas.

a 7Para todos ellos la mascarilla como recurso y, para nosotros, impuesta pese a un beneficio más que dudoso; obligada si no se respetan la distancias pero, a lo que se ve, innecesaria en la mesa del bar aunque medien pocos palmos entre unos y otros o para quienes exhalan sus gotitas más lejos, caso de ciclistas o corredores. Y por seguir con el disfraz de las apariencias más allá de boca y nariz, ¿acaso los guantes no pueden ser, como la propia piel, asiento del virus? ¿Por qué ejercicio en la playa sí pero nada de baños, mientras en otros lugares se autorizó el chapuzón aunque de ningún modo tomar el sol? O ni hablar de ir a la escuela para evitar el hacinamiento, aunque no haya nada que objetar al previsible en los campamentos de verano, para niños y adolescentes, que ahora se inician.

 

a 4a 3

 

Ni sinceridad, competencia o estilo, sino mascarada fruto en buena medida de la improvisación e ignorancia por parte de tanto fullero o narciso -y peor si ambas características coinciden- pretendiendo que aceptemos la película a pies juntillas. Solo consuela la certeza de que cualquier drama, incluyendo el causado por el coronavirus, es limitado en el tiempo. Aunque haya alguna que otra excepción y, entre ellas, el que venimos padeciendo por parte de quienes cobran: por la máscara y, si se tercia, añadiendo mascarilla. 

Acerca de Gustavo Catalán

Licenciado y Doctor en medicina. Especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión durante 21 años, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador en la revista de Los Ángeles "Palabra abierta" y otros medios digitales. Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad, corrupción, Opinion, Política, Sanidad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a MÁSCARAS Y MASCARILLAS

  1. drlopezvega dijo:

    Los elefantes disponen de una trompa, casi a modo de anaconda, que seguramente les facilita el acceso al agua de beber. Posiblemente fuera un adminículo interesante para nosotros, a la hora de succionar gin tónics, pero no, no la tenemos. Como tampoco poseemos el pescuezo de las jirafas, que nos facilitaría la tarea de espiar la desnudez de vecinas desprevenidas, ni los pinreles prensiles del mandril, que nos permitirían trepar por la fachada sin mayor quebranto, cuando se nos olviden las llaves de casa.

    Con todas nuestras limitaciones, sin embargo, hemos sobrevivido 1 millón de años, largo, y hemos colonizado todos los rincones del planeta, algunos con éxito inesperado y chocante, como sucede con las cumbres del Himalaya, donde organizan excursiones hasta para la 3ª edad. Y no nos ha hecho falta algo semejante a una mascarilla, como pudiera decirse de los zapatos: facilitan la marcha, según dónde y cuándo, pero se puede vivir tan ricamente sin ellos.

    Por lo que me concierne, me niego a entrar en un bar como si fuese un quirófano. La vida cotidiana tiene sus riesgos, por supuesto, pero no me da la gana que un ministro con pinta de funerario me amargue la existencia más de lo que yo mismo puedo jodérmela.

    Me gusta

  2. Creo que estamos en parecida actitud frente a tanto titubeo… Sin embargo, renuncio decididamente a beberme el vaso de vino trompa mediante.

    Me gusta

  3. Pingback: Máscaras y mascarillas | Palabra Abierta

  4. Pilar Bonilla dijo:

    Improvisación, es obvia, pero me pregunto cómo se gestiona una crisis de tal calibre, y sin antecedentes. Mascarillas, test, epis, tan reclamadas, sin tener en cuenta qué los Centros Sanitarios no tienen almacenes con reservas para esta eventualidad, solo para casos aislados. Disculpadme, pero me declaro incapacitada para cuestionar las rectificaciones qué se han ido conociendo, porque esos errores han sido generalizados, y no es que me sirva de consuelo, pero la vida cotidiana tiene multitud de complejidades en el mundo actual. Si el anterior articulo comentábamos sobre la ciencia, y el tiempo necesario para resultados, lo mismo pienso en cuanto a la gestión de esta pandemia inaudita.

    Me gusta

  5. catigallardo dijo:

    Despues, de tener que llevar casi siempre mascarulla por obligación, no imagine que a estas alturas me varia obligada a llevarla para salir a la calie, cre que estan llevando este tema a adtitudes poco claras, no se muy bién si es preciso o es entretener a la gente para aprovechar en confinamiento para enmascar otros asuntos, asi no prestamos atención,
    Parecemos, personajes de ficción listos para un atraco, aunque los atracados somos nosotros, la incertidumbre que nos estan obsequiando, hoy unas normas, mañana otras, no hay quién entienda, precaución en unas cosas y libertinaje en y no tanto por la situacíon politica otras, mientras llevan al pais a un estado de precariedad ecónomica, al parecer estan logrando sus objetivos, tenernos preocupados por en ” corona-virus, sin perder la experanza de que la cordura acompañe, a dirigentes,
    Añadir, que algunos de los que nos informan, al margen de como es humanamente y como profesional, una excelente persona, y muy apreciado en Paises que estuvo colaborando en medio de una situación altamente peligrosa, al menos por experiencia propia,

    Me gusta

  6. Muchos albergamos parecidas dudas, Cati…

    Me gusta

  7. Cati Colom Llado dijo:

    No sé, ésta dichosa pandemia donde nos va a llevar,ni tampoco donde éstos gobernantes van a llegar,es preocupante.Antes no importaba mascarillas,pero sí guantes ,ahora mascarillas si,guantes no.Ni ellos mismos se aclaran,yo ya no se a que atenerme.Un saludo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s