HOY, EL MILAGRO DE SAN GENARO

En la Catedral de Nápoles, el Duomo, y si todo discurre según lo previsto, se licuará la sangre de San Genaro.San Genaro 1Los restos de quien fue obispo en el siglo III y decapitado por orden del emperador Diocleciano, se guardan en la cripta de Succorpo, en una peana que contiene supuestamente su cabeza y ciertamente 2 ampollas de vidrio con lo que dicen ser la sangre coagulada del santo. Dos veces al año, y hoy 19 de septiembre es una de ellas, el obispo tomará la redoma en sus manos ante la general expectación y, en un tiempo variable, el coágulo se transformará en sangre líquida.

En la visita de hace un tiempo no coincidí con la efeméride, aunque nuestras amigas napolitanas consiguieron teñir de pasmo mi natural escepticismo. Porque no es sólo que -sea lo que sea- se licúe (Montesquieu lo explicaba por el aumento de temperatura que propician las manos del prelado sobre el cristal), sino que esto no ocurre hasta que las autoridades ocupan su lugar en los primeros bancos, subrayando así, frente a los espectadores, una alianza político-religiosa que sin duda beneficia a ambas partes y a la que se subordinan incluso los milagros. San GenaroTambién me contaron que, de no suceder éste, el fiasco preludiará una catástrofe, así que espero una manipulación con éxito para que nos traiga a todos, italianos y mediterráneos en general, el alivio que nuestros respectivos Gobiernos nos escamotean. Porque si he de comparar el augurio que proporciona la sangre del mártir con la credibilidad de Montoro o Guindos respecto a los brotes verdes, prefiero apostar por San Genaro.

En todo caso, se asegura que jugar a ganador y colocado a un tiempo, suele resultar mejor. Fabia, una de las napolitanas que hoy contemplarán el asunto en directo, nos hizo llegar hace pocos días un tarrito que contenía una pasta rojiza (salsa de pimientos picantes. Exquisita) y que rotuló como “Sangre de San Genaro”.San Genaro 4 La hemos comido con gran placer junto a unas lonchas de queso y creo que sin pecar, porque la degustamos con verdadera unción. No tuvimos la compañía del obispo ni el alcalde, pero si hoy finalmente no se licuase el coágulo y pintaran bastos para el futuro, ¡que nos quiten lo bailao! Gracias a Fabia.

Acerca de Gustavo Catalán

Doctor en medicina y especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador, en "Punto de Mira", del diario digital "ReInformación Balear". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Humor, Iglesia y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s