¿MADURO? NO: MÁS BIEN PASADO… DE ROSCA.

Desde que accedió al poder, Venezuela anda de mal en peor, lo cual, por otra parte, tampoco viene de nuevas porque es la nación que más veces (diez) se ha declarado en suspensión de pagos. Con tales antecedentes y semejante personaje al frente, Maduro 2la deriva puede desembocar en otra: sería la undécima. Por ahora, se debate en una catástrofe económica que no augura nada bueno a medio plazo: tres devaluaciones, la inflación ronda el 40% y se ha de importar incluso gasolina en un país productor de petróleo.

Que la debacle sea el resultado de una aviesa conjura internacional manejada desde USA, como ha apuntado repetidamente Maduro, no parece que tiña de esperanza el futuro de la población. De ahí que el preclaro hombre de Estado haya decidido tirar por el camino de enmedio. Chavez el fantasmaHa asegurado hace pocos días que el rostro del fallecido Chávez se apareció en la pared de un tunel del metro, lo que garantiza que no va a abandonarles en tiempos difíciles. Bajo su amparo desde el más allá, el Viceministerio para la Suprema Felicidad (tal como suena), creado en octubre, logrará sin duda el objetivo que indica sin ambages el título. Y todos tan anchos/felices.
Felicidad venezolana
Cabe preguntarse qué entenderá Maduro por Suprema Felicidad y si acaso habrá descubierto cómo llegar a ella y no a la felicidad a secas, aunque supongo que no se habrá parado en minucias y puede tener razón, ya que pensar no hace feliz, como afirmó en su día Foucault con mucho tino. felicidad 2Quizá, por esa intuición, quiera también evitar que sus súbditos le den demasiadas vueltas a la cabeza con lo de la aparición del muerto o el Viceministerio de marras, y es por prevenir el razonamiento que detiene a cuanto periodista díscolo se le cruza. Sin embargo, hay algo en la estrategia de Maduro que chirría. Se afirma en la novela “Ana Karenina” que todas las familias felices se parecen y, en consecuencia, no tienen historia. Si, gracias al Viceministerio, el pueblo alcanzase el estado que preconiza su nombre, la “Suprema Felicidad”, ¿qué pasaría con su Historia, con ese Bolivarianismo tan querido por Chávez? ¿Caerá en el olvido? Quizá sea por tal motivo que el difunto mandatario ha vuelto de ultratumba. Movido por el cabreo y, de ser así, será necesario crear, cuando menos, otro Viceministerio: el de “Apaciguamiento de fantasmas”. De no servir para Chávez, el propio Maduro podría ser el objetivo de los funcionarios adscritos al mismo. Venezuela lo agradecería.

Acerca de Gustavo Catalán

Doctor en medicina y especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador, en "Punto de Mira", del diario digital "ReInformación Balear". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s