ENTRE LA LEY DEL EMBUDO Y EL ENSUCIA QUE ALGO QUEDA

Justicia 4Dicen que somos iguales pero algunos, como ya descubriera Orwell en su día, más iguales que otros. Como muestra, unos cuantos botones: en la Isla y algunos más en la Península. En Mallorca también gobierna el PP y es circunstancia que convendrá tener muy presente. Tal vez ello explique, más allá de lo recogido por el Código Penal, que mientras el expresidente Matas lleva años dándole de capotazos a la Justicia, ésta se ocupe -tal vez por imposición, frustración o puro aburrimiento- de otros casos que hagan posible la socorrida excusa tras esparcir mierda, real o ficticia, a diestra y sobre todo (teniendo en cuenta la adscripción ideológica de nuestros gobernantes) a siniestra. Porque la corrupción no es privativa de nadie, exclamarán. Y, si es preciso, la simularán para encasquetársela a quien convenga.
Hipocresía
Como ejemplo, el alcalde de Esporles, Miquel Ensenyat, miembro de un Partido en la oposición, ha sido imputado por no haber justificado, según la Juez, ¡4547 euros! Son los que se pagaron, en el bienio 2009-2010, para mejorar una ruta senderista y que aduce no haber sido debidamente justificados, a pesar de que en el Ayuntamiento existe una memoria pormenorizada al respecto. En parecida línea, Miquel Ángel March, exdirigente del GOB (movimiento ecologista), ha debido esperar 7 años para el sobreseimiento. Su pecado: haber rehabilitado, en la finca familiar, pocilga y gallinero tras una tormenta, lo cual, como resulta obvio, atentaba gravemente contra las leyes de Ordenación del territorio porque se trataba de edificios singulares y, por ello, comparables al Palma Arena que edificó en aras del negociete el político antes citado. El del famoso palacete, por rimar con negociete.

No obstante, ejemplos de una justicia equitativa, rigurosa y libre de mediatización, los hay también en las inmediaciones peninsulares. Justicia desigualCreo que fue en Julio cuando los dos presidentes de Ferrocarrils de la Generalitat de Cataluña, Enric Roig y Antoni Herce, salieron de la cárcel tras 45 días de reclusión y por haber malversado 2.7 millones de euros. Por las mismas fechas se condenó a alguien en Murcia; fueron once meses por robar, del interior de un coche, objetos valorados en menos de 500 euros. Y en Madrid, un chaval de 18 años deberá cumplir 1 año de encierro por apropiarse de una gallina valorada en 5 euros. ¿Qué consecuencias sacar de todo lo anterior? Pues que no hay peor cosa que andar robando a lo pobre. Te las dan en ambos carrillos y, además, eres ejemplo de buen hacer judicial. El único ejemplo.

Anuncios

Acerca de Gustavo Catalán

Doctor en medicina y especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador, en "Punto de Mira", del diario digital "ReInformación Balear". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en corrupción, Política, Políticas del PP y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ENTRE LA LEY DEL EMBUDO Y EL ENSUCIA QUE ALGO QUEDA

  1. carlesbenz dijo:

    Estoy ptobanfo el funcionamiento del blog.

    Me gusta

  2. carlesbenz dijo:

    La justicia, como muchas religiones, es una farsa. Así como hay personas de buena fe q creen en ciertos dogmas absurdos, otros creen en la independencia e imparcialidad de la justicia. Si eres pobre no cometas delitos, pq los pagarás muy caro. Si eres poderoso los delitos económicos te serán muy rentables pq la justicia actuará lenta y mal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s