UNAS FIESTAS PARA ALIMENTAR EL ENTUSIASMO

Ya no son únicamente las comidas y cenas con manjares jamás soñados y nunca degustados antes, sino también la catarata de originales aconteceres lo que me mantiene -imagino que igual les ocurre a muchos de ustedes- con el alma en vilo. entusiasmo 1Tanto es así, que la afonía de estos días pasados no creo que obedezca a un enfriamiento, sino que mi laringe se ha resentido por la contención a que la he sometido para no gritar de alborozo; para no proclamar a los cuatro vientos el entusiasmo que me embarga frente a tanta novedad.

Unos Papás Noel reptando por las fachadas que es que dan ganas de llorar, y Papás Natas boquiabiertos ante el sin par espectáculo. Los originales personajes que pueblan decenas de belenes, llamando a las puertas de la imaginación y, como alimento para el análisis, esas intervenciones navideñas que muestran un lado oculto de la cotidianidad raras veces transitado. Porque no hay mejor acicate para la reflexión que escuchar al Papa y sus rompedoras propuestas: paz para todos los países castigados por la violencia y más hermandad de una puta vez aunque, con todo respeto, quizá el del Vaticano no alcance la profundidad conceptual y la coherencia de nuestro monarca Navidad 5cuando afirmó, en Nochebuena, que la salud moral de la sociedad la define el comportamiento ético de cada uno de los ciudadanos (con admirable pudor se excluía, implícitamente, así como a algunos de sus familiares directos), asumiendo, en un esfuerzo de introspección que nunca será bien ponderado, “las exigencias de ejemplaridad y transparencia”. Se trate de yernos, hijas o elefantes, calló con entrañable modestia.

Y como contrapunto a semejantes hazañas intelectuales, nuestro ánimo mecido con ternura, cada dos por tres, merced a unas melodías de admirable cadencia que cierra Raphael, con un gesto de los dedos a medio camino entre amable reconvención y amenaza de tacto rectal.Navidad 6 Sin duda, estas fiestas llevan aparejada tal carga intelectual, aportan estímulos tan abrumadores a nuestra inteligencia, que hacer votos por que se acaben no habría de extrañar. Sobre todo porque sabemos que, el año que viene, más de lo mismo. Tan excitante como inesperado.

Anuncios

Acerca de Gustavo Catalán

Doctor en medicina y especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador, en "Punto de Mira", del diario digital "ReInformación Balear". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Humor, Opinion y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a UNAS FIESTAS PARA ALIMENTAR EL ENTUSIASMO

  1. drlopezvega dijo:

    A mis 50 años, acabo de saber que los Testigos de Jehová no celebran la Navidad. Argumentan que la Biblia no especifica la fecha del Nacimiento, de manera que no hay mandato específico para una conmemoración digamos cronológica.

    Tanto rigorismo no puede traer nada bueno. Toda fecha “señalada”, por arbitraria y folklórica que sea en origen, es un mojón, un apeadero, una invitación a aprehender esa pizca de felicidad que se escapa sin remedio. Nació Jesús, viene la primavera, llegó la vendimia, qué más da. La cosa es que te detienes un minuto, tomas aire, miras alrededor, a la familia, o a ese extraño que a veces se te instala en el cerebro, te compras un libro, o haces un regalo que maldita la gracia, etc. Vives, coño, vives, porque vivir es eso, estar a las duras y a las maduras.

    Así que me trago “O Tannenbaum” y “Noche de paz”, otra vez, y me trisco los langostinos y el cordero, como un bendito.

    Lo que no he podido es deglutir el discursete de SM, rijoso individuo de quien no espero sino la abdicación. Tampoco puedo con mi antaño admirado Raphael: ya tenemos una edad para andar haciendo el payaso.

    Me gusta

  2. carlesbenz dijo:

    Borbón de la España moderna
    Orgullo y luz del suelo patrio
    Rey indiscutible, verdad eterna
    Rojo sería propagar lo contrario
    A lo largo de modélica transición
    Conseguiste paradigmáticamente
    Honrar y unir la más noble nación
    Oh monarca justo casto y valiente

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s