¿QUIÉN CORRE CON LOS GASTOS?

Cada vez que me entero de un accidente por deporte de alto riesgo, actividad lúdica sin haber tomado las debidas precauciones u otras indeseables consecuencias, a veces por una conducta imprudente y otras como resultado de la insensatez, me digo, a la par que lamento el hecho (y no siempre, todo hay que decirlo), por qué hemos de cargar, vía impuestos, con la búsqueda, el rescate o la atención sanitaria que el caso requiera.
riesgosriesgo 2
Ya me extendí sobre el asunto, hace un tiempo, a propósito del miembro de una ONG secuestrado en un país africano donde con frecuencia ocurrían hechos similares. Y mi valoración es parecida respecto a ese par de chicas heridas tras chocar cuando eran arrastradas por la barca en una especie de paracaídas no diseñado para caer sino para gozar del riesgo hasta que éste se encarna. Otras veces, pues helicópteros y patrullas que han debido rastrear la zona para localizar a ése extranjero extraviado por aventurarse por costas o montes sin mapa ni brújula; buscar al de la tercera edad que exploraba una cueva submarina o traerse a cualquier excursionista o escalador de tres al cuarto, sin preparación ni medios.
riesgo 1
Y la ayuda sin escatimar recursos, ¡faltaría más! Pero los gastos que de ello se deriven debieran ser sufragados por un seguro privado cuya suscripción habría de ser obligatoria cuando el riesgo excede el propio de las actividades cotidianas y el ámbito laboral. Y de no disponer del mismo, pues el coste a cargo del protagonista aunque ello suponga la expropiación y/o el embargo de la cuenta corriente. Porque ya está bien de asistir día tras día -y en verano con más frecuencia- a la paradoja que supone quejarse por unos recortes que amenazan derechos fundamentales y, a un tiempo, Papaíto Estado 3aceptar que papaito Estado pechará en cualquier caso con la mala cabeza de algunos y a expensas de todos. Así pues, si hay secuestro en Mauritania, pues quién le mandaba ir y, en consecuencia, a trabajar unos años para pagar lo que exigieron los malandrines por su liberación. Y si hay helicóptero para sacar de la excursioncita al aficionado, será éste quien deberá costear horas y gasolina empleadas. Porque no es de recibo tener que pagar gilipolleces indiscriminadamente mientras se discrimina a buena parte de una población que ni siquiera se arriesga para malcomer. O para ser rescatada sanitariamente tras meses de síntomas para los que no hay helicópteros ni patrullas que valgan, con la excusa de que las ubres estatales se han quedado sin leche.

Acerca de Gustavo Catalán

Doctor en medicina y especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador, en "Punto de Mira", del diario digital "ReInformación Balear". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Opinion y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a ¿QUIÉN CORRE CON LOS GASTOS?

  1. POLO dijo:

    Interesante reflexión. Y ya extrapolando un poco se podría plantear si los fumadores y bebedores, por poner un par de ejemplos fáciles, deberían tener también si póliza privada…

    Me gusta

  2. Eso lo tengo menos claro, toda vez que los impuestos sobre alcohol y tabaco cubren con creces (hay estudios fiables al respecto) los gastos sanitarios que se derivan de las enfermedades que origina su consumo. De hecho, vender alcohol y tabaco es pingüe fuente de beneficios para el Estado, así que, en la propaganda para dejar de fumar, pongamos por caso -la que auspicia el Estado, que no las sociedades científicas-, hay mucho de actitud para la galería.

    Me gusta

  3. Rosita Gonzalez dijo:

    En Uruguay es obligatorio. quien tiene coche. un seguro contra terceros ,saludos

    Date: Mon, 7 Jul 2014 07:41:17 +0000 To: rosita.uy@hotmail.com

    Me gusta

  4. Mónica dijo:

    Muy bien, completo y al grano.
    Es una opinión que comparto; algunos han escuchado mis manifiestos, con algún improperio que otro, cuando ocurren hechos similares. O cuando veo actitudes arriesgadas e inconscientes.
    Enteramente de acuerdo con lo del seguro privado. Si quieres riesgo, te aseguras. Si no, te lo pagas. Por ejemplo, salvamento marítimo cobra si el rescate es por una negligencia.

    El problema es que quien paga seguros, de federación, es el que tiene consciencia de la actividad que realiza y del peligro que puede correr.

    El resto es insensatez, y parece que aquí hay campo libre para ella, pues te vamos a rescatar y a curar, aunque hayas hecho un parapente beodo y te hayas estampado en nosedonde inaccesible, claro. Y nosotros, qué buenos somos, te rescatamos.

    Y el resto a pagar, como dices, y caro. Pues además hay que tener en cuenta otros aspectos, como la difusión de los rescates a través de los medios de comunicación, también públicos (nos gusta salir en la tele y presumir); o el ingreso de los heridos en hospitales públicos.
    Por no entrar en incendios, y demás desastres que sufragamos con nuestro dinero.

    Y opino similar al respecto de las fiestas populares… Zonas de jolgorio veraniego…

    Me gusta

  5. Mónica dijo:

    Pues ya se sabe…
    Hoy he oído hablar sobre el asunto, hay cantidad de guiri-tolais, o tolais no guiris, que se quedan en el bar hasta las 7 de la mañana y ¡pretenden salir a correr los toros!, con una cogorza de varios días en su puno máximo de alcoholemia.
    Claro, la policía a limpiar la zona. Y aún así, muchos al hospital.
    Y además están los puestos de atención médica. Es un despilfarro. Y que luego no se financie un simple laxante, por ejemplo.
    No, no vamos bien.

    Me gusta

  6. Estupendo artículo y muy de acuerdo con lo que dice Polo, quien quiera correr riesgos (y en los riesgos entran muchas cosas como son el alcohol y el tabaco) que se lo pague. Se están recortando cosas fundamentales: Salud y Educación, dos cosas que deberían se INTOCABLES en lo que pretenden llamar “estado de bienestar” y sin embargo tenemos que pagar, los ciudadanos,por los deportes de alto riesgo.¡Que se hagan un seguro los que quieran hacer “puenting” u otras actividades similares.

    Me gusta

  7. Cive Pérez dijo:

    Desde mi más tierna juventud he practicado deportes de montaña, actividad en la que sigo aunque con el ritmo e intensidad decreciente impuesto por la edad. Siempre he estado federado, lo que implica abonar un seguro anual a efectos de cobertura de rescates y hospitalización, en su caso. Algo similar al seguro automovilístico. Aunque los rescates que saltan a las páginas de los periódicos suelen, por su espectacularidad, estar relacionados con la práctica de la escalada, la mayoría de las intervenciones del GREIM, grupo de rescate de la Guardia Civil, suelen venir provocadas por accidentes menores sufridos por turistas comunes que se acercan deficientemente calzados a lugares muy conocidos, promocionados por los correspondientes gobiernos autonómicos (Vg. Ordesa) y se tuercen un tobillo o similar.
    De todas formas, la publicidad general emplea imágenes de deportes de riesgo para promocionar sus productos, lo que induce a mucha gente a meterse en berenjenales para los que no están mentalmente preparados. Datos reales:

    Los equipos de montaña de la Guardia Civil de Huesca han tenido que llevar a cabo un total de 17 rescates a lo largo del pasado fin de semana, destacando entre ellos dos heridos muy graves por precipitación. Además, una persona ha fallecido tras sentirse indispuesta cuando se encontraba descendiendo el barranco de la Peonera, en el término municipal de Bierge.

    Dice el parte que a las 8.30 del domingo se recibía el primer aviso del día, informando de que un montañero se encontraba con un fuerte cólico de riñón en el Pico Perdiguero y no podía descender por sus propios medios. Hasta el lugar se desplazó un helicóptero y el equipo de montaña de Benasque junto con un médico del 061, que localizaron a unos 3.100 metros de altitud a dos personas haciendo señales de auxilio. Tras realizar una maniobra de apoyo parcial descendieron los especialistas de montaña junto con el médico, el cual valoró los síntomas del enfermo y determinó su inmediata evacuación, siendo trasladado a la helisuperficie de Benasque, de donde fue transferido a una ambulancia del 061. Se trata de R.V.G.C., de 37 años y natural de Lliria (Valencia).

    Este suceso me llama especialmente la atención, dado que yo mismo, hace la tira de años, cuando ni siquiera existían teléfonos móviles, sufrí un cólico de riñón de el Circo de Gredos. Pues bien, después de pasar una noche infernal sin calmantes, al amanecer no me quedó otro remedio que colgarme la mochila y emprender una penosa subida hacia la civilización, hasta llegar al pueblo más próximo donde me atendió el médico local. Hace no mucho subí al Perdiguero, una cumbre muy potente que, no obstante, en verano no tiene mayores dificultades técnicas que las del considerable esfuerzo que requiere su elevación. Creo que si me hubiese repetido el cólico (aparte de que ya siempre voy provisto de calmantes) me habría dado vergüenza llamar al 112 y habría vuelto a bajar por mis propios medios. La gente se ha vuelto muy blanda, moral y físicamente. Otra cosa es cuando se produce lesión o traumatismo que impide la normal movilidad, y para la que estos servicios resultan de indudable utilidad.

    Me gusta

  8. una interesante información, y que proceda de alguien con experiencia le aporta valor añadido.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s