¿RESPONSABILIDAD? ¿SENSIBILIDAD? ¿EDUCACIÓN?

O quizá todo lo que sigue pueda atribuirse al despiste, pero cuando a muchos ciudadanos se les va el santo al cielo y éste, el santo, cae al poco y sin ser requerido sobre el que pasaba por allí, algo convendría hacer para librar al prójimo de tanta pejiguera. Aunque si -como dijo no recuerdo quién- nada de lo que merece la pena saberse puede ser enseñado, ¡aviados estamos!

despiste 6Viene lo anterior a propósito de mis diarios paseos, en los que el ensimismamiento se ve perturbado cada dos por tres a causa de minucias varias pero que, sumadas, terminan por convertir la caminata en una antología del descuido ajeno. despiste 8Acabo de pisar algo que me hace resbalar -piel de plátano o mierda de perro según el día- cuando en el paso de cebra han estado a punto de atropellarme mientras pensaba si acaso se habrán terminado en las tiendas los guantes que emplean para recoger los excrementos. Como sucede en Venezuela con el papel higiénico aunque, en este caso, las consecuencias queden entre las nalgas del fabricante y no en la suela del transeunte, quiero suponer.

despiste 4La señora que riega las macetas en su balcón proporciona un conato de ducha y si olvidó cuidarlas esta mañana, ya se encargará de las salpicaduras esa otra que limpia la acera frente a su casa provista de una manguera. despiste 2El conductor que va a doblar la esquina no puso el intermitente y, algo más allá, un grupo de habladores ocupa toda la acera al tiempo que gesticulan. Se me ha olvidado lo que iba pensando tras decirme que no es que seamos libres, sino que degustamos un conato de liberación haciendo el pasota respecto a los demás, de quienes se espera, ¡faltaría más!, comprensión y benevolencia con relación a unos modales de calidad dudosa. Sin embargo, a Juan Ramón Jiménez le asistía toda la razón cuando aconsejó no separar la vida en dos: limpia y sucia. Máxime si la sucia puede quedar, junto a los sobresaltos y las mojaduras, en el haber de quien pasaba por allí.

PD: estaré unos días, ocho o diez, sin decir ni pío. Al regreso del paseo, otra vez a las andadas. Sin volver a hablar de defecaciones. Palabra.

Anuncios

Acerca de Gustavo Catalán

Doctor en medicina y especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador, en "Punto de Mira", del diario digital "ReInformación Balear". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Educación, Humor y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿RESPONSABILIDAD? ¿SENSIBILIDAD? ¿EDUCACIÓN?

  1. Rosario Ferrà dijo:

    Que el paseo sea placentero y si se tercia, que en tu caso creo que es siempre, fructífero.
    Un saludo
    Rosario

    Me gusta

  2. Espero ambas cosas. Aunque no creas: no ocurre siempre…
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s