CUANDO PERDER ES GANAR

Ajedrez 5Me propuse hace un tiempo aficionar a mis nietos al ajedrez y hemos ido progresando aunque el mayor, diez años recién cumplidos, es quien se lo ha tomado con más interés, al punto de que no pasan más de dos días sin que acepte de nuevo mi reto: ¡Qué! ¿Quieres volver a mascar la tragedia? Y esa es la frase tras la que iniciamos una nueva partida.

He dejado que en este tiempo me gane alguna que otra para reforzar sus incentivos, aunque se diría innecesario porque parece disfrutar con independencia del resultado, lo que da razón a Montaigne cuando afirmó que enseñar a un niño no es llenar un vacío sino encender un fuego, cuyas llamas han ido aumentando al extremo de que la pasada semana, y sin darle facilidades, me dio el jaque mate.hand drawing cartoon happy boy smile with joy, happiness concept

Sad Cartoon Chess PawnSentí en ese momento que una paradoja culminaba: las victorias frente a él no me producían el placer que se experimenta con el éxito y, en cambio, con la imprevista derrota me embargó una satisfacción inenarrable. En cuanto a mi nieto, su alegría y la orgullosa mirada que me dirigió eran contagiosas. Bajé la vista y fingiéndome tocado, le dije: “Ganar está bien, pero perder enseña más; aprender de los errores para mejorar la próxima vez”. Después, lo abracé. “¡Habráse visto, Kaspárov -musité a su oído-… A partir de ahora tendré que andarme con cuatro ojos…!”. Lo cierto es que estoy deseando volver a perder sin proponérmelo. Y espero que ocurra a no tardar.

Acerca de Gustavo Catalán

Licenciado y Doctor en medicina. Especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador en la revista digital de Los Ángeles "Palabra abierta". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Amor, Educación y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a CUANDO PERDER ES GANAR

  1. drlopezvega dijo:

    La novela ‘La tabla de Flandes’ narra una historia de venganza anclada en la humillación de una derrota ajedrecística. Ándate con ojo, no vaya a ser que la defensa siciliana se transforme en un ataque israelí.

    Me gusta

  2. Zèfir dijo:

    Hay dos transiciones fundamentales: la primera, cuando te gana tu hijo; la segunda, cuando lo hace tu nieto. Imagino que a la natural satisfacción le acompañan otros sentimientos, no menos naturales, como
    Me ocurrió a mí…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s