SOBREPESO: ¿L.M ó CUCURUCHO?

peso 3 No es sólo al probarse el bañador del año pasado, sino que también en la cuesta de que hablaba la pasada semana (se comprueba que metafórica porque, en otro caso, también serviría el ascenso para reducir la grasa acumulada), los quilos de más empezan a pesar y, tras los turrones y el pavo, algo habría que hacer. Quizá cambiar la báscula por otra más complaciente, dejar de contemplarse con ojo crítico y si nada de lo anterior funciona, como he podido comprobar entre mis interlocutoras, pedir consejo.

¿Tú qué piensas hacer? -preguntaba una a la otra-. peso 6Y las sugerencias darían para un largo panfleto porque, junto a referencias calóricas y anatemas contra los embutidos (quizá por sentirse también embutidas donde ya no cabían), surgieron todo tipo de devaneos: dietas milagro o esa de la luna que dicen que funciona y además sólo dura poco más de un día. El reequilibrio energético, de eso se trata -sentenció otra enterada-… No se mencionó la del cucurucho (ya saben: comer poco y follar (o coger) mucho, con perdón), y a mí me dió corte  ponerla sobre el tapete.peso 4

Así andábamos hasta que otra, callada hasta entonces, se destapó. “La única que resulta es la L.M”. Siguió un silencio expectante que rompió la curiosidad de rigor: “¿Y esa de qué va?”. La Mitad; comer la mitad, en siglas, aunque con lo que os metéis algunas entre pecho y espalda -siguió-, tal vez lo único que conseguiréis es engordar la mitad y habréis de cambiarla por L.C.P: La Cuarta Parte. Por sus caras, me da que la habrán descartado e imagino que, en llegada la primavera y con la playa en perspectiva, volverán a las andadas. Pensaré entonces si les sugiero, de tener ocasión, la alternativa bidireccional que ese día callé.

Acerca de Gustavo Catalán

Licenciado y Doctor en medicina. Especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador en la revista digital de Los Ángeles "Palabra abierta". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Humor, Opinion, solidaridad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a SOBREPESO: ¿L.M ó CUCURUCHO?

  1. Anónimo dijo:

    Quilos se escribe con “k”: kilos!!!

    Me gusta

  2. Anónimo dijo:

    Suele escribirse con k, efectivamente, aunque “quilo” no es incorrecto y puede aceptarse…

    Me gusta

  3. ocatalan2015 dijo:

    A mi me ha divertido mucho tu artículo. Te comento de esta forma porque sigo….con medio ordenador ¡ EA ¡.
    SHALOM

    Le gusta a 1 persona

  4. Cristina dijo:

    Para muchas personas es un problema muy serio, entre el sedentarismo que cada vez es más frecuente y que TODO lo que entra por la boca engorda, hasta los niños sufren de sobrepeso!!! Más caminar y correr al aire libre ; menos aperitivos, cenas, largas sobremesas y pocas horas de Play, TV, ORDENADOR, etc.
    Yo no mencionaría la dieta del cucurucho a según quién, te arriesgas a que te pregunten con detalles si tú la has hecho alguna vez….

    Me gusta

  5. Todo cierto lo que apuntas. En cuanto a mencionar la estrategia, la respuesta sería obvia: podría considerarla de estar en sintonía… Pero bueno; como el asunto se presta a interpretaciones varias, creo que será mejor buscar una alternativa si debiera aconsejar al respecto.

    Me gusta

  6. Pilar Bonilla dijo:

    Tiene razón Cristina. Cuando estés en esas “tertulias” frecuentes que cuenten con M.E (más ejercicio), que he visto unos “potajes” a cada cual más raro y tan poco apetecibles!, sin que le añadan el gasto calórico. Te has adelantado a la operación bikini, que ahí el asunto se torna monotemático :). Bessssssossss

    Le gusta a 1 persona

  7. drlopezvega dijo:

    En esto del sobrepeso (del tocino excesivo, en realidad) late un profundo desconocimiento de las ciencias naturales. El vulgo no tiene pajolera idea de qué es un ‘principio inmediato’, cómo obtiene el organismo energía de los alimentos, cómo almacena la sobrante y cómo se funde el panículo adiposo. Pero no es lo grave que no lo sepa el vulgo: tengo estudiantes de Medicina ¡de sexto curso! incapaces de explicarme en qué se convierte la grasa, al ser metabolizada.

    La cultura científica (hoy, un componente esencial de la cultura, a secas) es lamentable. Por consiguiente, hay una legión de cenutrios que ‘argumentan’, muy sueltos de cuerpo, que el cáncer es un conflicto emocional soterrado, que la estevia es el ‘quemagrasas’ de la NASA, que ya en la Atlántida se practicaba exitosamente el reiki…

    Con mis pacientes gordos mantengo esta conversación:
    – En los campos de concentración nazis, ¿había gordos?
    – No.
    – Pues alguno habría enfermo del metabolismo, alguno con retención de líquidos, alguno con un problema glandular…
    – Ya, pero trabajaban mucho y casi no comían.
    – Pues ya sabes: aplícate el cuento.
    – No, mejor voy al nutricionista de mi vecina, que la deja comer de todo.

    Y así. Todos los días el mismo rollo…

    Le gusta a 1 persona

  8. La pereza es mala consejera; para la cultura y también para eliminar grasa… De tener ocasi´n, preguntaré la próxima vez a las tertulianas dónde se va la grasa que desaparece.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Gustavo Catalán Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s