POR UN RATO, MUÑECO DE PELUCHE

osito 12  Si te fuera dado poder cumplir un deseo, ¿cuál elegirías? Así venía preguntando a los amigos, tiempo atrás, con la intención de averiguar no tanto las aspiraciones concretas, sino constatar tendencias, espontaneidad o, en ocasiones, su ausencia por las dificultades que puede entrañar el adentrarse en el propio interior para desvelar, tal vez, inconfesables querencias o secretos frente a testigos.osito 13

Una abrumadora mayoría optaba por estereotipos, apetencias comunes y, los más leídos, repitiendo lo dicho por alguien como si fuera de cosecha propia: querer a alguien, que alguien me quiera y no morir después que mis hijos; llegar a ser quien soy… Sin embargo, a ninguno/a se le ocurrió alinearse con Camus cuando afirmó que toda persona inteligente sueña con ser un gangster, así que, a la luz de mi cata sociológica, lo último parece reservado en exclusiva a muchos de quienes optan por la política. osito 14También, a través de la humilde prospección que refiero pude comprobar, siquiera por deducción, cuánta frustración espiritual, carnal o económica albergamos, y cuando la hipocresía quería ocultar lo que se consideraban debilidades o anhelos inasequibles, ello se traducía en un defensivo “Estoy muy bien así”: una máscara incapaz de ocultar lo intuido en anteriores conversaciones.

Lo cierto es que ya había relegado el tema hasta que una noche soñé que preguntaba lo mismo. En esa ocasión a un niño y tenían que haber presenciado aquella su sinceridad, fruto sin duda de la inocencia, cuando me respondió sin dudarlo: “Que me acaricien mis padres, y también tú, como yo lo hago con mi osito de peluche”. osito 3-aNo lo conocía pero desde entonces sigo su consejo, algún que otro ratito, en cuanto se me pone un nietecillo por delante. Y es que estoy seguro de que comparten la apetencia de aquel pequeño desconocido. He concluído que, más de una vez, las noches ofrecen más verdad que las encuestas cuando despierto.

Acerca de Gustavo Catalán

Licenciado y Doctor en medicina. Especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador en la revista digital de Los Ángeles "Palabra abierta". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Amor, Opinion y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a POR UN RATO, MUÑECO DE PELUCHE

  1. drlopezvega dijo:

    Ya decía yo que te dabas un aire al ‘Viejo de los Alpes’. Te llevan a Heidi y te pega tremendo subidón de azúcar, jajaja.

    Me gusta

  2. Rosario Ferrà dijo:

    Hace años, en un colegio al hacer talleres uno de ellos iba de eso, ¿que te gustaría? y como lo niños no tienen filtros y los escritos eran anónimos, uno de ellos expuso lo siguiente, me quedó grabado pues era muy clarito y duro:- Estaría muy contento si mis padres estuvieran más conmigo y jugaran más conmigo y que me contaran cuentos, para poder hablar un ratito juntos y dejaran de gritarme.-
    Debo decir que al leer el escrito, me entraron ganas de llorar, pues al final creo que lo que todos deseamos de verdad es alguien con quien compartir nuestra vida, nuestras vivencias, sin la necesidad de presentar un listado de nuestro hacer diario, eso al menos es lo que entendí en ese momento, que te permitan crecer como persona sin pre juzgarte por tus ideas sino que compartiéndolas y de esta manera aprender a ir por la vida mirando al frente.

    Creo en fín que este niño, por todos esos motivos, también quería ser un osito de peluche .

    Me gusta

  3. Seguramente. Y avanzada la edad, ser un peluche, siquiera de vez en cuando y en la intimidad, puede ser todo un placer, ¿no?

    Me gusta

  4. Rosario Ferrà dijo:

    Muuy bueno……..

    Le gusta a 1 persona

  5. Pilar Bonilla dijo:

    Describes con tanta sensibilidad siempre Gustavo, sea el tema que sea, y siempre con la fantástica ironía. Yo te hubiera contado, si me preguntaras, que uno de mis sueños o deseo, es que querría haber tenido dos vidas paralelas, la que ya llevo recorrida, y otra más aventurera. Besossss

    Me gusta

  6. Creo que muchos querríamos incorporar variantes a las nuestras. Aunque sólo fueran de peluche… Un beso.

    Le gusta a 1 persona

  7. Rosario Ferrà dijo:

    Querida Pilar, las puertas siempre pueden ser abiertas, y lo bueno es que cuando ya tienes una cierta experiencia, sabes exactamente las que tienes que abrir para disfrutar de esa aventura, sin el temor de que al abrirla te aparezca el dragón de las siete cabezas y todo se vaya al traste.

    Le gusta a 2 personas

    • Pilar Bonilla dijo:

      El oso de peluche que Gustavo describe, existe en muchas personas Rosario, algunas con más intensidad que otras: para mí sinónimo de ternura, esa de la que siempre digo que hay tiempo para ella, y tú demuestras con tu comentario, además de lo que te llevo leyendo en el blog, que serás nuestra osa peluche, si nos permites claaaro. Y te doy toda la razón, porque cómo decía nuestro querido amigo: no existe mayor monotonía que la del interior, por tanto esas puertas han estado y estarán siempre abiertas, porque la curiosidad siempre será una gran aliada.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s