DE CIÁTICAS Y POLÍTICOS

a 8 A nadie se le escapa que, en fastidiosas ocasiones, los/las hay que andan (a trancas y barrancas) más preocupados por su ciática o lumbalgia, dolencias por desgracia muy frecuentes, que por el devenir de la humanidad. Y no es de extrañar ya que, si lo segundo puede posponerse como viene sucediendo, levantarse de la silla dibujará en el semblante que no ha habido hasta ahí decisión que procure alivio.

Calambres, hormigueos o latigazos pueden transformarnos en alguien distinto a quien hemos sido, y si llegada la madurez las tertulias entre amigos/as suelen discurrir trufadas de patologías varias y digresiones sobre el buen o mal hacer en el ambulatorio correspondiente, cualquiera se diría en la tercera –o quinta- edad cuando la pejiguera se alarga. Es en esos casos cuando no son sólo los terapeutas de oficio –así se afirma en la novela Monte Miseria– quienes terminan por especializarse en sus propios defectos, sino que cualquier artrósico, a más de mejorar su habilidad para una mejor descripción anatómica del padecimiento, pontificará sobre tratamientos y maniobras más o menos inútiles, aquellas otras que obran milagros a pesar de no tener la adecuada difusión y, en tal coyuntura, si el recién aquejado coincide con uno de esos “expertos” en la mesa del bar y al poco con otro, se enfrentará a un abanico de sugerencias sin saber a ciencia cierta a qué carta quedarse. Y haga lo que haga, lo tendrá crudo.

Masajes, yoga, pilates, ventosas o “¿En qué postura duermes?”. Conozco a un osteópata que en estos casos obra maravillas… El quiropráctico al que yo fui cuando me pasaba lo mismo, fue el único que supo cómo… Déjate de antiinflamatorios y anota la dirección del fisio que te daré. Y otro: “A mí, el único que consiguió…”. “¿Al traumatólogo? Tú verás, pero sé por experiencia que lo mejor…”.a 4

Todos, de frecuentar el afectado a más de uno que haya pasado por trance similar, se pronunciarán como quien está de vuelta y con un adanismo refractario a cualquier duda por parte del actual doliente; a medio camino entre la autosuficiencia y la banalidad como ocurre entre políticos (al final del post saldrán de nuevo a colación), al punto de que podríamos preguntarnos si estos habrán aprendido sus estrategias de quienes conocen como nadie del mejor enfoque para los achaques.

Pero a lo que iba: ya se guardará el aconsejado de poner en solfa la vía que uno u otro le insten a seguir. El de las molestias más recientes confía en su médico de atención primaria y no ha sido todavía preso del escepticismo que sin duda alimenta una cojera prolongada, origen –como sabemos la mayoría- del principio de incertidumbre. Podrá decirse que se renquea por motivos varios, que no hay dos caderas o dos rodillas iguales, que como reza el dicho lo más seguro es que depende y la mejoría no se consigue siempre del mismo modo. Sin embargo, no convendrá mostrar reticencias frente al enterado de turno o habrá de atenerse a las consecuencias que, entre otras, supondrán un gesto, por parte del consejero, a medio camino entre el enfado y la conmiseración.

a 10No mostrar un franco entusiasmo por la recomendación, sea medicina alternativa o cóctel de medicamentos, será percibido como estrechez de miras y falta de respeto hacia quien anda crecido por su certeza en un acierto que lo ha elevado a la condición de maestro. Los que padecieron y superaron el brete –muchas veces es sólo cuestión de tiempo y mucha paciencia- interiorizan la convicción de que dieron en la diana a diferencia de otros y, entre ellos, del que tienen enfrente, así que ¡cuidado, el nuevo quejica, de no mostrar la gratitud de quien por fin atisbó la luz al final del túnel! Sea cual sea la directriz propuesta para enfrentar su neuralgia, y aunque el oyente no tenga claro el límite entre conocimiento y metafísica, ¡nada de polemizar! Ante la orientación de cualquier cariz, provenga de los mayas o se trate de hacer el pino antes de acostarse, deberá adoptar la actitud de quien topa de súbito con la solución que andaba buscando.

Otra cosa será que, en el siguiente encuentro y con igual molestia, pinten bastos diga lo que diga: recriminación si pospuso el consejo y, de haberlo seguido sin resultado, será por no haberlo hecho como debía. Así que, por mantener la sintonía de grupo y evitar rechazo o nuevo discurso de cualquier tertuliano, lo mejor en tales casos es dar, frente a los asistentes, una voltereta que pruebe la total recuperación y luego, en casa, el hielo o  paños calientes. a 5Es, mutatis mutandis, el comportamiento en público de nuestros próceres cuando vienen mal dadas y vean si no a Casado, Pedro y sus alarmas, Iglesias tras el errejonazo o a un Torra contra las cuerdas entre el virus y Rufián. Con tales ejemplos, la ciática frente a los enterados sería un más de lo mismo: los lamentos en casita y de ser preguntados en cualquier terraza, ahora que se han reabierto, “¡Pero no me veis?”. A continuación, en espera de la segunda bebida, la tilde sobre el vecino y esa mala cara que trae. “¿Te duele algo? Pues atiende a lo que te voy a decir…”.

Acerca de Gustavo Catalán

Licenciado y Doctor en medicina. Especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión durante 21 años, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador en la revista digital de Los Ángeles "Palabra abierta". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Opinion, Sanidad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a DE CIÁTICAS Y POLÍTICOS

  1. Lo has descrito perfectamente. Y como me considero un “experto de oficio” en ciática, te voy a decir lo que debes hacer exactamente…

    Le gusta a 1 persona

  2. Por cierto, la ciática es chunga, yo la padecí una vez en el primer embarazo y uuuff, y los políticos son todos un dolor crónico

    Me gusta

  3. Perdona, s m fue el dedo antes d terminar mi comentario… Pues como t decía, los políticos son un dolor q s ha cronificado en nuestra sociedad, y ese sí es un dolor terrible q vamos a padecer hasta el fin d nuestros días, y por ende, muchos d los males corporales q padeceremos, serán somáticos y uuff eso si q va a tener una cura dificultosa😉😘🤗❤🌟

    Me gusta

  4. drlopezvega dijo:

    Se atribuye a Newton la más poderosa mente científica de todos los tiempos. Pues bien, en sus años mozos propuso el siguiente remedio contra la peste bubónica: ‘Ingerir una buena dosis de polvo extraído de bayas de hiedra maduras y seguidamente, jugo de estiércol de caballo’. Me ahorro moralejas.

    Me gusta

  5. Rosario Ferrà dijo:

    JaJa las ciáticas, los pinzamientos y todos sus derivados, lo mejor es seguir tu propio consejo, y si a alguien no le gusta, paños calientes que tambien funcionan…..

    Le gusta a 1 persona

  6. Pilar Bonilla dijo:

    Eso, mejor dejamos lo de los políticos, y nos centramos en yo utilizo el término quedarme “clavada”. Me siento muy identificada con lo leído, exceptuando brebajes del tipo que ha comentado el Dr. Lopez Vega…:)

    Le gusta a 1 persona

  7. Pilar Bonilla dijo:

    Y dale con no repasar lo escrito…menos mal qué seréis magnánimos. 🙂

    Me gusta

  8. Lo importante es el fondo, no la forma. Igual sucede con la ciática…

    Le gusta a 1 persona

  9. catigallardo dijo:

    Menudo tema has elegido hoy, hace unas semanas que ni podía moverme por una lumbalgía,que ya paso, pero vamos a ello a ver que se me ocurre.
    Digamos para empezar que para tal mal que ( también en alguna ocasión he padecido ) tan solo he recurrido a lo normalito sin darle mayor importancia solo aparecía la molestia a según que movimientos, así que algún analgésico y nada más’ confiada que las desiometría anuales , están normales, así que nada de preocuparse solo la molestia de la merma de movimientos …
    En cuanto a pólíticos ,, uyyy que mal sonaría si manifiesto mi sentir ,,, así que eso me salva esta vez de entrar en profundidad en el tema, estoy más que molesta y enfadada con la forma de comportarse con las y los sanitarios y demás personal.. y eso de los aplausos muy emotivo pero no es la solución para el problema, si hay un repunte que esperan que acudamos todos en masa para paliar la mala gestión?? pues hay enfado generalizado muchas compañeras decepcionadas ante las promesas incumplidas, que ya es un habito en los poderes politicos …así que mejor callada que es muy sano .. hoy dedicare este espacio a enaltecer tus escritos, que siempre me parecen de una exquisitez y justos ademas de coherentes envidiables ,,, y no pienses que es por mi admiración (que también) pero para todo hay que tener sabiduria , y clase como la que derrochas tú,

    Me gusta

  10. Eso de la sabiduría depende de la benevolencia del lector/a… Por cierto: espero que la lumbalgia sea ya cosa del pasado. Un abrazo.

    Me gusta

  11. Cati Colom Llado dijo:

    Oooh vaya escrito D.Gustavo,a estas vamos, ésta semana el escrito me va fenomenal.Ya que el sábado tuve que acudir a urgencias,de daño en la zona lumbar,caderas, todo debido al confinamiento,haciendo bici,pensando ser una jovencita y no una jubilada.Pero no fallé a las reuniones matutinas con amigas, y claro opiniones derivaron de todas,masajista, Voltaren,reposo etc etc.Asi que éste escrito me viene clavado.Un gran saludo.

    Me gusta

  12. ¡Quien más y quien menos…! Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s