PANDEMIA: MÁS EFECTOS SECUNDARIOS

Los porcentajes de afectación y gravedad en grado variable, hasta superar ya en su extremo y en el país los más de cincuenta mil fallecidos, son difundidos diariamente a través de los medios, así como la repercusión emocional que lo anterior, junto al aislamiento e incertidumbre respecto al porvenir, está teniendo en sanos y enfermos. Sin embargo, no quiero referirme aquí a la pesadumbre que la mayoría soportamos, sino a otros efectos colaterales, beneficiosos para todos o algunos y que la amenaza viral en cierta medida difumina, aunque ello no evite que también la actual crisis haga patente que las repercusiones de los malos tiempos pueden tener alguna que otra consecuencia paradójica, a más de no influir en todos por igual e incluso, para algunos, convertirse en regalo y, con oportunismo bien manejado, hacer de la desgracia colectiva una tormenta perfecta en bien de sus intereses.

En dicha línea, aquello de que hay un tiempo para cada cosa, como se afirma en el Eclesiastés, queda una vez más obsoleto, toda vez que en el mismo tiempo se suceden evidencias de todos los colores. Sabemos de una contaminación ambiental en retroceso siquiera temporal, menores los ruidos y las aguas de mares y ríos parecen más limpias, pero hoy quiero, más acá del entorno, subrayar la ventaja que ha supuesto para algunos el saber cómo sacar tajada de las circunstancias. Nada nuevo por otra parte, porque esa es precisamente la esencia del liberalismo y, en su extremo, los dividendos suelen dar al traste con los principios.

Así que no sólo se han beneficiado los fabricantes de papel higiénico, almacenado en muchos domicilios por si acaso el miedo se seguía de diarrea. El agobio de la red sanitaria corre parejo con el negociete de ciertos avispados, y así, PCRs en algunas clínicas privadas por ciento veinte euros de nada y con tal de contribuir ejemplarmente a la prevención; “Un médico disponible siempre que se necesite” (Movistar Salud), en otro ejemplo de solidaridad con el propio bolsillo y, todo ello, por no hablar de los fabricantes de mascarillas, o jeringuillas que permitan aprovechar la sexta dosis (“el culillo”) de Pfizer. Por quedarnos en casa, Amazon engordando más si cabe su cuenta corriente a costa del pequeño comercio, y si encima la Filomena nos hacía tiritar, ahí estaba un precio disparado de la electricidad, aprovechando la coincidencia entre frío y confinamiento. O lo contentos que debían andar los de las salinas de Torrevieja con el incremento de ventas a causa de una nieve que, pasada la borrasca, deben rogar al cielo para que caiga también durante el próximo verano.

En suma: con la pandemia un hartazgo universal, aunque para algunos sea su cuenta corriente la que va resultando ahíta, y es que, de todo lo anterior, se deduce una vez más que no hay mal que por bien no venga. Sobre todo si el mal afecta a esa mayoría convertida en clientela.

Acerca de Gustavo Catalán

Licenciado y Doctor en medicina. Especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión durante 21 años, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador en la revista de Los Ángeles "Palabra abierta" y otros medios digitales. Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Opinion, solidaridad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a PANDEMIA: MÁS EFECTOS SECUNDARIOS

  1. drlopezvega dijo:

    La peña deplora que Amazon haga su agosto, pero la peña no admite que eso sucede, precisamente, porque la peña se pliega a no comprar en el comercio de siempre: hay virus. La peña deplora asimismo la ruina de sectores enteros (hostelería, turismo), pero la peña no reconoce que eso sucede, precisamente, porque la peña se pliega a hibernar en casita: hay virus. La peña deplora los muertos en residencias geriátricas ‘de mala muerte y en soledad’ -dice la peña-, aunque la peña es justamente la que exige residencias (y las llena) y es la peña la que se pliega a la prohibición de visitar a los internos: hay virus. La peña es muy de protestar, aunque en el fondo es más de obedecer: hay virus.

    Le gusta a 1 persona

  2. Francisco R. Mayoral dijo:

    Ya lo dicen los chinos (siempre ellos), CRISIS= PROBLEMA+OPORTUNIDAD.

    Le gusta a 2 personas

  3. Si no se es avispado, no se puede ser chino.

    Le gusta a 1 persona

  4. adelamadrid dijo:

    Sí, produce una gran desazón comprobar de qué materia está hecha por dentro una considerable parte de la humanidad.

    Me gusta

  5. El propio interés es lo que suele primar…

    Le gusta a 1 persona

  6. Virginia dijo:

    A río revuelto, ganancia de pescadores . Esa picaresca tan nuestra buscando siempre el propio interés, sin escrúpulos . Qué mundo … !

    Le gusta a 1 persona

  7. Pilar Bonilla dijo:

    Efectivamente, la ruina económica para la mayoría, y el negocio, especialmente, de los que ya hablamos: Las farmacéuticas. Ayer leí que en Sudáfrica les cuesta el doble las vacunas. Miserables, negocio exprés y nadie les obliga a liberar la patentes.

    Me gusta

  8. Y no hay demanda que valga…

    Le gusta a 2 personas

  9. Cati ColomLlado dijo:

    Si,no hay mal que por bien no venga.mientras unos se estan forrando, otros pagan el pato falta de trabajo,ertes,colapso en hospitales,en fin una masacre detrás de otra.Solamente los mas sabiondos y sin escrúpulos pasan delante con las vacunas,(es que sobraba un poquito.)Es que…sandeces, sólo puede pasar a españa.Y es que somos únicos en todo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s