MÉDICOS Y SUS DESLICES

                   Empeñados en conseguir la mejor atención, en ocasiones lo que cojea no es la intención sino la trasmisión de la misma a nuestro interlocutor / paciente (y esto último, por lo que seguirá, apropiada denominación). En el diálogo podemos olvidar que nuestro lenguaje no es el que emplea el común de los mortales, de donde pueden derivarse malos entendidos. Así sucedió cuando la mujer, con escaso bagaje cultural y nulo conocimiento del vocabulario usual en sanidad, acudió al ginecólogo:

                  – ¿Y ha notado usted alguna falta ? – preguntó el galeno tras escuchar la preocupación de la misma por sus ciclos menstruales.

                                                     -Hará unos meses. Me robaron la cartera del bolso.

                  Otras veces, escribimos rápido y con esa deficiente caligrafía que suelen atribuirnos. La palabra que motivó entonces la confusión era común y cortita pero, como suele ocurrir, pensando ya en otra cosa y el bolígrafo a su aire, así que, por error y en lugar de “Revisión anual”, se leía, en el papel que tras la consulta la enferma debía entregar en recepción, “Revisión anal”.

                                        -¿Pues qué supone usted? Porque no tengo nada que me moleste.

                                        -¿Qué dice?

                                        -¡Venga, doctor! ¿Me ha notado algo? Pero si no me lo ha visto…

                                        – ¿El qué? ¿A qué se refiere?

               -Pues a qué va a ser. Al culo. Ahora se lo enseño y así no tendré que volver. O eso espero.

               -¡Pero señora…!

               -No, si no me importa. Algo sospechará usted si indica que me lo examinen. No se preocupe. Vengo preparada…

Acerca de Gustavo Catalán

Licenciado y Doctor en medicina. Especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión durante 21 años, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador en la revista de Los Ángeles "Palabra abierta" y otros medios digitales. Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a MÉDICOS Y SUS DESLICES

  1. Pilar Bonilla dijo:

    Es que tenéis una letra y una jerga que, de lo que sí hay constancia en cantidad, son los palabros que os habréis reído mucho al oírlos, los hay geniales.

    Le gusta a 1 persona

  2. Cati Colom Llado dijo:

    Ooh que buenooo!!.La señora venía bien preparada.Es que los doctores debeis escuchar algunas cosas!!!.Le cuento, un señor ya de edad,fué al urólogo ,el doctor le preguntó,y como va de la orina? el señor le responde:y vaya «un roy primo «.Su hijo me lo contó no podía casi seguir en la consulta de la risa.un saludo.

    Me gusta

  3. Un abrazo, Cati. Y no «primo», sino gordo…

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s