EL EDITOR, PARÁSITO DEL AUTOR

editor 6Tal vez en los últimos años y con el auge de las empresas de edición virtual, la relación autor/editor sea menos aviesa que antaño cuando, por la necesidad de contar con quien se aviniese a publicarte el libro, estabas obligado a aceptar carros y carretas. Entre otras, que ese 10% en que se cifran los derechos de autor se convirtiera en pura entelequia.

La racanería de los editores cuando de pagar al escritor se trata, podría explicar que el escribir fuese para Magris una odisea (que, más allá de la aventura que supone enfrentarse al papel/pantalla en blanco, culminaría en ese contrato reiteradamente incumplido), y la frase del personaje en un relato de Gide, subrayando el hecho de que “Escribir impide vivir”, podría aludir, junto a la soledad que conlleva el oficio, al hambre del letraherido si depende de su trabajo para hacerse con un plato de lentejas. Ello explicaría que hoy se apueste en muchos casos por la autoedición y, en el pasado, también algunos optasen por editarse en papel sus propias obras. Sería el caso de Borges -en cierta ocasión- o Valle Inclán entre otros. Y algunos (Galdós, tiempo atrás, como ejemplo) se conviertan también en editores para librarse del que hasta entonces los ninguneaba.editor 3editor 2

Pero no fuesen a creer que el rencor es privativo de quien esto escribe. El propio Goethe comentó en su día a un amigo que “Todos los editores son hijos del diablo y para ellos debiera haber un infierno especial”. editor 9Y Orwell, en su texto Sin blanca en París y Londres, opinaba al respecto según la frase adjunta. Debo confesar que tras mis experiencias, ampliamente compartidas, he pensado más de una vez -vengativo, sí- que la meta no debería ser, como dicen algunos, pretender sobrevivirse escribiendo. Mejor sería un  plan para sobrevivir a los editores: ese/esos que a su vez afianzan presente y futuro (pese a no vender nunca casi nada, ¡pobrecillos!) merced al esfuerzo ajeno.

Acerca de Gustavo Catalán

Licenciado y Doctor en medicina. Especialista en oncología (cáncer de mama). Columnista de opinión, los domingos, en "Diario de Mallorca". Colaborador en la revista digital de Los Ángeles "Palabra abierta". Escritor. Blog: "Contar es vivir (te)" en: gustavocatalan.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Actualidad económica, corrupción, Opinion y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a EL EDITOR, PARÁSITO DEL AUTOR

  1. drlopezvega dijo:

    Me sorprendió un amigo al explicarme quién es el ‘dueño’ de una película de Hollywood. Yo tendía a pensar -supongo que como todos mis paisanos- que es el director, en calidad de máximo responsable de lo que vincula el cine con el arte. Sin embargo, sucede que es el productor, o sea el que pone la pasta.

    ¿Quién pudiera oponerse a que el artista obtenga una retribución económica? Ahora bien, para que eso suceda es necesaria una cadena de intermediación digamos empresarial, y cada eslabón reclama lo suyo. Puede ocurrir que el eslabón lo sea ‘casi’ todo: véase el marchante en materia de pintura abstracta…

    El libro no deja de ser un objeto comercial. Hay que imprimirlo, distribuirlo, almacenarlo, anunciarlo; hay que pagar los viajes promocionales del plumífero, invitar a cigalas a los críticos, incluso comérselo con patatas si no se vende (cosa no rara, por cierto). LO que nos lleva otra vez a la pasta. El autor pide la que estima ‘suya’, claro, pero hay otro fulano que la aventuró y pide sus intereses. Er produztó.

    Me gusta

  2. Y dado que el productor pide su pasta, quien elaboró el producto se queda a dos velas. Es lo que se denomina justicia distributiva.

    Me gusta

  3. He sentido en mis carnes ese cariño… Con mucho esfuerzo, eso sí.

    Me gusta

  4. luis_ansorena dijo:

    Quizá seria útil, quien tenga información, de la cuestión de las subvenciones a los editores. A mí uno de ellos me contaba que, practicamente, podía editar asegurándose, mediante subvenciones, al menos no tener pérdidas.

    Enviado de Samsung Mobile

    Me gusta

    • Uno de ellos se aseguraba de tener subvención oficial, para cubrir todos los gastos, antes de publicar. Y las gestiones debía hacerlas el autor que, aún en caso de conseguirlo, se quedaría a dos velas. (dispongo de nombre y apellidos para la intimidad. Como Aznar con su catalán).

      Me gusta

      • Birgitta dijo:

        Me PARECE recordar que nuestro amigo Carlos Garrido editó su Estrella Fenicia
        mediante suscripción es decir sin gastos de cigalas ni riesgos de “menu forzoso”
        De todos modos estaré a la espera de tu próximo libro que no he visto aun anunciado..
        Amistoso saludo

        Me gusta

  5. Para finales de año… aunque si la propaganda debe financiarla el editor, es posible que ni yo mismo me entere… Un abrazo

    Me gusta

  6. Arturo Ros beloqui dijo:

    Tienes que hacer un comentario sobre el día de la mujer
    De verdad creo que tienen un hándicap insalvable y es la maternidad

    Me gusta

  7. Queda en el tintero; creo que es un problema que debe resolver una adecuada legislación que contemple distintas situaciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s